Buscar

DIETA S.O.S Pierde peso y deshínchate ¡Ya!

¿Te sientes hinchada como un globo tras las fiestas? Tranquila, te damos las claves para acabar con esa incómoda sensación de hinchazón y retención de líquidos.

5m 47s
Publicidad
Gtres

¿Agobiada porque tu figura refleja los caprichos que te has dado durante estos días? No te martirices. Que te cueste un poco abrocharte el pantalón y que te sientas absolutamente llena después de las fiestas navideñas es normal y tiene fácil arreglo. Tu cuerpo necesita recuperar su equilibrio eliminando toxinas y de paso algún kilo de más, fruto de carnes, jamón, salsas, turrones y cava. Una dieta depurativa y baja en grasas hará realidad lo que parecía imposible.

Es inevitable y ¿por qué no?, una vez al año hacemos comidas y cenas especiales y nuestra alimentación cambia permitiéndonos algunos excesos o caprichos. Eso sí, pasadas las fiestas, es importante intentar recuperar hábitos alimenticios sanos lo antes posible para que nuestro cuerpo encuentre de nuevo su equilibrio. Hay que insistir en que hablamos de esa sensación de hinchazón y de ese par de kilos ganados en escasas dos semanas.

Lo que provoca la sensación de hinchazón, que permanece pasado el "empacho" de comida, es consecuencia de la retención de líquidos, que se produce en nuestro organismo tras ingerir comidas más ricas en sal (embutidos, salsas, canapés, frutos secos) y una mayor cantidad de alimentos dulces.

Otros sabrosos manjares como las carnes rojas, el marisco y por supuesto el alcohol, consumidos en exceso, son también responsables de la situación y de la aparición de otros problemas como el incremento del colesterol y del ácido úrico.

Por todo ello, una dieta depurativa rica en fibra y antioxidantes conseguirá que tu organismo elimine de forma progresiva y en poco tiempo las toxinas acumuladas en estos días.

Dieta a tu medida

Más que hablar de dieta, se trata de elegir una serie de alimentos que te ayuden a eliminar el exceso de líquidos, toxinas y grasas reduciendo al tiempo la ingesta de otros menos aconsejables para conseguir tu objetivo.

Una semana de "comida sana" hará que te sientas mucho mejor y vuelvas al peso que tenías antes de Navidad. Recuerda que las dietas milagro no existen, sé constante y verás cómo te "deshinchas". Las claves son estas:

Consume alimentos diuréticos y ricos en fibra

Las frutas, verduras y hortalizas son tus mejores aliadas, y entre ellas elige especialmente piña y pomelo, son muy depurativas por su alto contenido en potasio. También la naranja es perfecta por su poder antioxidante y su vitamina C.

En cuanto a las verduras y hortalizas todas son aconsejables, pero los espárragos, las alcachofas y los puerros son pura fibra y además son ricas en potasio, calcio, magnesio y vitaminas.

Las ensaladas no pueden faltar

Como primer plato o acompañamiento en la comida o en la cena, las ensaladas son tus aliadas. Alíñalas con limón o vinagre de manzana y un poco de aceite de oliva.

Evita las grasas pero no las proteínas

Reduce las grasas pero no las proteínas (con ello sólo conseguirías eliminar masa muscular y el resultado no sería efectivo ni beneficioso). Debes alternar en las comidas y las cenas carnes de ave (pollo, pavo, etc), carne de ternera magra (sin grasa), pescados preferiblemente blancos, huevos, etc.

Del mismo modo, toma leche y productos lácteos siempre desnatados.

Más agua

Ingiere agua, zumos e infusiones (sin azúcar) en abundancia. Que quieras acabar con la retención de líquidos no implica que no bebas, ¡todo lo contrario!. El agua es el mejor elemento depurativo para tu organismo.

Dulces fuera

Evita los dulces (no te costará mucho después de tanto turrón y mazapán) y los fritos.

10 consejos depurativos

Gtres
  1. Libérate de toxinas evitando las carnes rojas. Sustitúyelas por carne magra de pavo o pollo, ¡te sentirás mucho más ligera y dirás adiós a las digestiones pesadas!
  2. Olvídate de la freidora y elige los alimentos cocinados a la plancha, al vapor, al horno, en papillote
  3. Carga la cesta de la compra con frutas, verduras, hortalizas… ¡Son tus aliadas!
  4. No desprecies los frutos secos, es cierto que son muy calóricos pero también muy sanos, constituyen una fuente de fibra y aportan a tu alimentación proteínas de origen vegetal y grasas saludables, así que incorpóralos a tu dieta en cantidades controladas. Eso sí, elige el fruto al natural y pasa de los fritos y/o salados.
  5. Pásate a los cereales integrales y al pan integral, te ayudarán a funcionar como un reloj y su fibra evitará que tu cuerpo almacene toxinas y grasas que no necesita.
  6. Los refrescos azucarados y bebidas gaseosas solo aportan calorías vacías y una dosis nada despreciable de hinchazón. Apuesta por los zumos de frutas frescas y jugos de verduras, te encantarán si los tomas bien fresquitos.
  7. El agua es la bebida depurativa por excelencia, no te olvides de ella. Recuerda que debes beber al menos 1,5 litros de agua diarios, preferiblemente embotellada y baja en sodio.
  8. Convéncete, para depurar tu organismo debes renunciar a las sustancias estimulantes como el alcohol, el tabaco o el café, así como la sal, las especias picantes y los alimentos en conserva.
  9. A estas alturas seguro que conoces las bondades del té verde. Los antioxidantes que posee y su efecto depurativo te ayudarán eliminar de tu cuerpo lo que no necesita. Sustituye el café por té verde y en poco tiempo descubrirás lo bien que te sientes.
  10. Acelera el proceso depurativo y ayúdate aún más a quemar las grasas indeseables tomando en ayunas el zumo de un pomelo rebajado con agua y un buen chorro de limón.

Un buen menú

Siguiendo las pautas antes indicadas puedes hacerte tu menú diario según tus preferencias. Como en cualquier dieta hay que recordar que es importante que hagas cinco comidas (incluido un tentempié a media mañana y una ligera merienda) y que no te saltes ninguna.

Puedes elegir algunas de las opciones que te proponemos para cada comida. Por ejemplo:

  • Desayuno: zumo / yogur desnatado / rebanada de pan integral con aceite de oliva / pieza de fruta / cereales integrales…
  • Media mañana y merienda: Infusión / pieza de fruta / queso fresco desnatado.
  • Comida y cenas: arroz o pasta integral / sopas desgrasadas o cremas de verduras / carnes magras / pescado blanco / pollo, pavo / huevos y por supuesto como primero o acompañamiento ensalada y/o verduras (a la plancha, menestra, etc). De postre, fruta.
Temas relacionados  ››  
Publicidad