Buscar

Trucos fáciles para adelgazar ¡perderás peso sin esfuerzo!

¿La palabra dieta te horroriza? No te preocupes, puedes adelgazar sin darte cuenta y mantenerte sana y delgada poniendo en práctica unos trucos y consejos muy fáciles.

7m 46s
Fotolia

Llega el calor, y con él los vestidos y las prendas ligeras que dejan al descubierto nuestro cuerpo, quizás con algunos kilitos de más acumulados durante el invierno. Si no estás dispuesta a seguir una dieta estricta pero quieres perder peso, no te preocupes, tenemos la solución ideal para ti. Pon en práctica estos sencillos trucos que te ayudarán a adelgazar de forma definitiva y mejorar tu salud sin ceñirte a ninguna dieta, ¡toma nota!

  1. Con el buen tiempo te apetecerá más salir y hacer ejercicio, importantísimo para eliminar con más rapidez el exceso de grasa y evitar la flacidez asociada a la pérdida de peso. Anímate y sal a pasear, utiliza las escaleras en lugar del ascensor, evita coger el coche para trayectos cortos…  Los deportes de aventura son una experiencia fantástica para descargar adrenalina y bajar de peso. Vete a una casa rural y practica senderismo, apúntate a las jornadas multiaventura con toda clase de juegos de rol, sube en bicicleta a los montes y contempla fantásticos paisajes... Hay miles de propuestas que estilizan tu figura mientras vives completas jornadas de máximo ocio.
  2. Empieza el día con un desayuno completo y nutritivo compuesto por proteínas, fibra, frutas y lácteos, ya que las calorías aportadas a primera hora del día se metabolizan más rápidamente y las necesitas para comenzar la jornada con energía y optimismo.
  3. No se te ocurra saltarte comidas, ya que solo contribuirías con ello a aumentar las grasas de reserva. Lo ideal es realizar 5 tomas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  4. Haz varias comidas al día en raciones pequeñas. Por ejemplo, una tostada con jamón y zumo de naranja para desayunar, una pieza de fruta o un yogur a mediodía, una plato de pasta con tomate para comer, un minibocadillo de pavo para merendar, y una crema de verduras con pescado a la plancha para cenar.
  5. Un truco muy eficaz para evitar comer en exceso consiste en utilizar platos y cubiertos pequeños. Te producirán antes sensación de saciedad.
  6. Añade cada día 5 raciones de alimentos "verdes", son ricos en estanoles, sustancias presentes en las frutas y en los vegetales en general que poseen efectos muy positivos en la reducción de los niveles de colesterol. Además, ¡tienen poquísimas calorías!
  7. Apuesta por los cereales en su versión integral (pan, arroz, pasta...). Su riqueza en fibra capta las grasas, elimina toxinas, estimula la sensación de saciedad y evita el estreñimiento, entre otras muchas virtudes.
  8. Estudios recientes demuestran que las dietas ricas en fibra reducen las probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y te protegen del cáncer de colon, además de ayudarte a adelgazar. Come fruta, verdura, legumbres y cereales integrales para asegurarte llegar a unos 25 gramos de fibra al día, es la cantidad ideal para que funciones como un reloj, mantengas los niveles de colesterol a raya y consigas aumentar la sensación de saciedad. Eso sí, no te pases, ya que si tomas demasiada te puede producir gases y carencias de calcio y hierro.
  9. Disfruta de las comidas y mastica los alimentos despacio saboreándolos. Además de digerir mejor la comida y evitar los incómodos gases, te sentirás llena antes y comerás menos.
  10. No olvides beber agua, pues te ayuda a disminuir la sensación de hambre. La cantidad ideal diaria se encuentra entre 1,5 y 2 litros. Por el contrario, evita las bebidas alcohólicas y refrescos con gas, pues aportan un buen número de calorías vacías.
  11. No es nada nuevo, el exceso de sal en la dieta retiene líquidos y sentirás esa incómoda sensación de hinchazón, pero además te hace más propensa a padecer hipertensión y otras enfermedades de tipo cardiovascular. Olvida los cubitos de caldo y procura añadir poca sal a la comida, en su lugar apuesta por las hierbas aromáticas que enriquecen cada uno de tus platos con sabor y aroma. Además, vigila el contenido en sodio de los alimentos precocinados y congelados. Reduce el consumo de sal tanto como te sea posible y emplea especias en su lugar, así evitarás la temida retención de líquidos. Las infusiones de té verde y manzanilla, además de sanas, son ideales para reducir la hinchazón.
  12. La bollería industrial debería estar desterrada de tu carrito de la compra, ya que además de ser rica en azúcar, contiene grasas trans (hidrogenadas y parcialmente hidrogenadas) y aceite de palma que es rico en grasas saturadas, ambas igualmente nocivas para el sistema cardiovascular. Si eres golosa, prepara en su lugar dulces caseros con harinas integrales, frutas y buenas grasas como el aceite de oliva o de girasol. Endúlzalos con fructosa (endulza el doble que el azúcar) o edulcorantes naturales como el sirope de agave o stevia.
  13. Es un error muy común eliminar por completo las grasas cuando se quieren eliminar esos kilitos de más, también cuando se pretende mejorar la dieta en general, sin embargo, las grasas insaturadas o grasas buenas como el aceite de oliva y las grasas del pescado y los frutos secos, son muy sanas y absolutamente necesarias para cuidar la salud. Eso sí, el hecho de que el aceite de oliva sea muy sano no implica hacer un abuso del mismo, a estas alturas ya sabes que cualquier exceso resulta perjudicial y desequilibra la dieta. Las verduras, los alimentos a la plancha, al horno etc, no requieren nadar en aceite para estar sabrosos. Evita las frituras y no enmascares la textura y sabor de los alimentos empleando demasiado aceite.

Reparte bien y adelgaza sin esfuerzo

Sabemos que para no pasar hambre y seguir una dieta equilibrada, hay que combinar proteínas, grasas e hidratos de carbono en cada comida principal, pero también tenemos que tener en cuenta que la proporción de estos macronutrientes debe variar dependiendo si se trata del desayuno, la comida o la cena.

Gtres

Desayuno

La primera comida del día debe ser la más rica en hidratos de carbono, consistiendo en frutas, cereales integrales, pan integral… combinados con grasas saludables como el aceite de oliva, frutos secos… y proteínas como el atún, el jamón curado o el fiambre de pavo.

Desayunar poco aumenta el ansia de comida y no ayuda a adelgazar. Son numerosos los estudios que así lo demuestran, afirmando que la mejor manera de perder peso o mantener la silueta es consumir cada día un desayuno rico en carbohidratos y proteínas.

Comida

La comida ideal debe combinar hidratos de carbono como la pasta, el arroz o las legumbres, con proteínas sanas como los huevos, las carnes magras y los pescados. Además, no puedes olvidar incluir una ración de verduras frescas.

Cena

Para la última comida del día debes elegir hidratos de carbono ligeros y de fácil digestión como las verduras cocidas, sopas de hortalizas o las ensaladas a base de lechugas, que ejercen un suave efecto sedante. Para completar, añade proteínas saciantes y ligeras como la pechuga de pollo o pavo asada o a la plancha, pescados cocidos, huevos duros o en tortilla y productos lácteos (queso, yogur…) bajos en grasa. Cenando ligero disfrutarás de un descanso reparador y te levantarás con energía y apetito para hacer un desayuno completo.

¡Reduce calorías sin darte cuenta!

Sigue estos consejos y verás lo sencillo que resultará perder peso, lo mejor de todo es que ¡adelgazarás sin darte cuenta!

Desayuno

  • Toma leche desnatada en lugar de entera.
  • Prescinde del azúcar para endulzar el café, si es necesario, utiliza un edulcorante sin calorías.
  • Apúntate a la infusiones, y sobre todo, al té verde.
  • Sustituye el pan normal por pan integral, y elige mermeladas sin azúcar.
  • Si tomas cereales, evita las versiones refinadas y azucaradas. El muesli, la avena o los cereales ricos en fibra, son las mejores opciones.

Tentempiés

  • Los zumos naturales y los refrescos sin azúcar son tus aliados.
  • Cambia el bocadillo por un sándwich de pan integral con rellenos sanos, como el pavo, queso fresco, atún, tomate en rodajas, lechuga…
  • Cambia los yogures enteros por desnatados.

Comida y cena

  • Trata de cambiar el pan normal por integral.
  • Es preferible que tomes pan tostado integral, así evitarás mojar en las salsas.
  • Procura no aliñar en exceso las ensaladas. Un chorrito de aceite de oliva es suficiente. Utilizar un pulverizador de aceite puede ser una buena idea.
  • No abuses de los fritos. Los alimentos al horno, al vapor, asados o a la plancha, pueden estar igual de ricos y son mucho más ligeros.
  • Sustituye las clásicas patatas fritas de acompañamiento por verduras a la parrilla o ensalada.
Temas relacionados  ››