¡Sorpréndete con los beneficios del café!

El café forma parte de nuestra vida diaria pero, ¿conoces todas las ventajas de incluirlo en tu alimentación? ¡Toma nota!

   actualizado el 31/1/2021 - 8:31 15m 49s
Café - Storyblocks

Tomar café es uno de esos grandes placeres de la vida. No sólo aporta la energía necesaria para empezar el día, sino que además transmite una sensación de bienestar y es bueno para la salud. Según varias investigaciones realizadas en diferentes países, entre las que destaca un estudio realizado en Holanda durante trece años, se ha demostrado que el consumo moderado de café es recomendable por sus aportes al organismo.

Además, un reciente estudio confirmó que beber 3 cafés al día reduce la mortalidad prematura entre un 8% y un 18%. Se trata del mayor estudio hasta la fecha que constata cómo una de las bebidas más consumidas en todo el mundo tiene efectos beneficiosos en la salud, tanto en su versión con cafeína como descafeinada. Mantiene alerta, ayuda a quemar grasas, contiene nutrientes esenciales y disminuye el riesgo de padecer diabetes y otras enfermedades como el Alzheimer o Parkinson.

Son muchas las personas que toman café diariamente, en mayor medida, por la mañana, para despejarse antes de ir al trabajo, y por la tarde después de comer, haciendo de ello un hábito social. No es de extrañar que los consumidores se planteen, en muchas ocasiones, qué efectos produce en su cuerpo y de qué manera repercute en su salud este líquido maravilloso.

Grandes mitos sobre el café

El café es una infusión que hasta el momento contaba con muchos detractores, pero ahora también con el apoyo de numerosos científicos. El Congreso de Biología Experimental ha demostrado que el consumo "moderado" de café reduce las posibilidades de padecer Alzheimer, Parkinson, cálculos renales y biliares, además de ejercer un efecto protector ante algunos tumores (recto, colon e hígado). También parece mantener alejados los estados depresivos.

A pesar de que todavía existe mucha leyenda negra sobre el café, los expertos confían en que se puede consumir diariamente sin hacerlo de manera exagerada. Lo ideal sería tomar menos de tres tazas al día, pero todo depende de cada persona, ya que esa cantidad para una persona que no suele tomarlo sería un consumo exagerado, mientras que, para una persona que suele tomar un par de tazas al día, sería abusivo tomar cinco o seis.

La cantidad recomendada de cafeína diaria es de entre 100-300 mg. ¿Cómo controlarlo? En casa, preparando el café de forma casera para tener en cuenta el grado de intensidad de la bebida; fuera de casa, los cafés fríos listos para tomar son perfectos, puesto que cada cup reúne las cantidades justas de cafeína (desde los 80 mg hasta los 120 mg), con lo que resulta más sencillo no sobrepasarse.

  • La adicción en uno de los aspectos que menos gustan del café, pero esto no es del todo cierto ya que no está catalogado como adictivo, como pudiera ser una droga. Al poseer elementos que causan bienestar, es fácil pensar que pueda causar adicción, pero no es comparable al poder de otras sustancias.
  • Se suele relacionar al café con el aumento de la presión arterial, pero esto no sucede con todos los consumidores, ni está relacionado con el consumo de café.
  • Otro mito que se suele tener en mente es el del consumo de los posos del café. Esto no genera cálculos biliares ni renales, no existe ninguna relación en este hecho. Al contrario, se ha podido demostrar en estudios recientes que tomar café ayuda a reducir el riesgo de padecer cirrosis, ya sea alcohólica o no alcohólica. De hecho, reduce la posibilidad de desarrollar cálculos renales. Estudios de Harvard determinaron que quienes beben una o más tazas de café al día tienen 26% menos posibilidades de desarrollar cálculos renales que quienes consumen café menos de una vez a la semana. La cafeína contribuye a desechar a través de la orina el exceso de calcio y sodio del organismo.
  • Suele decirse que el café provoca problemas gástricos, normalmente por tener cierta acidez que otros alimentos no tienen, pero lo cierto es que la gastritis la produce el consumo abusivo y no el café en sí mismo. Tomarse un café por la mañana, sin desayunar, es un mal hábito que puede desencadenar ese tipo de problema.
  • Que el café causa osteoporosis o cualquier daño en los huesos, es completamente falso. No descalcifica ni eleva el riesgo de desarrollar deficiencias de calcio.

Ventajas de consumir café

El consumo moderado de café, esto es, entre dos y cuatro tazas diarias, tiene los siguientes aportes al organismo, según se ha podido probar en los estudios realizados:

  • Gracias a la cantidad de antioxidantes que contiene, contribuye a disminuir el riesgo de padecer cáncer de vejiga o hígado. En el caso del hígado, se ha demostrado que tomando un par de tazas al día se disminuye el riesgo un 50%. Por este motivo también ayuda a prevenir la cirrosis.
  • Por su alta concentración de flavonoides, disminuye las probabilidades de tener problemas de corazón. Igualmente, combate los problemas de inflamación vinculados a las enfermedades cardíacas.
  • Retrasa el envejecimiento: Los químicos presentes en el café ayudan a reducir la inflamación, que juega un papel fundamental en enfermedades relacionadas con el envejecimiento. El café también ralentiza los procesos metabólicos que impulsan el envejecimiento o las enfermedades periodontales.
  • Es una de las principales fuentes de antioxidantes: También aporta vitaminas B2, B3, B5, manganeso y potasio.
  • Reduce en gran medida el riesgo de contraer diabetes tipo 2 entre un 15 y un 60%, debido a la cafeína, minerales y ácido clorogénico.
  • Es diurético y evita el estreñimiento, actuando como laxante natural.
  • Se puede utilizar para tratar el asma, así como para aliviar dolores de cabeza. Algunos tipos de migraña también pueden ser tratados con café, ya que muchos medicamentos contra este padecimiento contienen cafeína.
  • Su consumo reduce la aparición de cálculos biliares y enfermedades de vesícula.
  • Facilita la utilización de grasas como fuente de energía, y carece de calorías si se toma sólo y sin endulzar.
  • Retrasa la fatiga física y mental y mejora la atención y la concentración. La cafeína, al ser una sustancia psicoactiva, disminuye el cansancio y ayuda a enfocar la atención en los estímulos externos, por lo que es recomendable consumirla justo antes de hacer actividades que requieran de mucha concentración, como estudiar o conducir el coche. La cafeína también ayuda con otras funciones cognitivas como la memoria o la capacidad de respuesta.
  • Reduce los dolores musculares, de hecho, ayuda a prevenir las agujetas.
  • Aumenta la energía y la resistencia física. Consumir una taza de café de forma regular antes de hacer ejercicio incrementa los niveles de adrenalina en la sangre, lo cual se traduce en una mayor rapidez y fuerza durante la actividad física. También reduce el dolor físico.
  • Aumenta el deseo sexual.
  • Retrasa el envejecimiento.

El café te pone guapa, ¡descubre cómo!

Pero hay más. El café se ha hecho un hueco como aliado de belleza gracias a sus componentes. Diversos estudios han comprobado cómo el café ofrece grandes beneficios para la piel, el pelo y la salud en general. ¿Por qué incorporar el café en nuestra rutina de belleza diaria? Descubre los motivos por los que tomar café te pone guapa:

Agencias

Mejora el estado de ánimo

El café no sólo ayuda a despertar los sentidos y mantener la mente activa, puesto que también provoca una sensación refrescante e hidratante, sobre todo en su versión fría. La cafeína, además, mejora el estado de ánimo al ser un estimulante natural, que provoca una mayor producción de dopamina, un neurotransmisor que fomenta la euforia y el bienestar. Todo ello repercute en un sentimiento de confianza y bienestar general.

Antiinflamatorio natural

Entre sus muchas propiedades, la cafeína funciona como un antiinflamatorio natural, lo que permite reducir las rojeces e inflamaciones en la piel, manteniéndola cuidada y en equilibrio. La razón por la que la cafeína funciona como antiinflamatorio es la adenosina, un componente con propiedades inflamatorias que se encuentra en nuestro cuerpo. El proceso es el siguiente: la cafeína bloquea la función inflamatoria de la adenosina, logrando de esta manera desinflamar y mantener la piel en equilibrio.

Adiós a los ojos cansados

Las clásicas ojeras tienen los días contados gracias al café. El problema derivado por diversos factores como la falta de sueño o la deshidratación puede combatirse con la cafeína, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, que reducen las ojeras y favorecen la circulación en zonas tan críticas como el contorno de ojos.

¡Pelo 10!

El mantenimiento y buena salud del cabello es otra de las preocupaciones estéticas más comunes. Mantener el ciclo de crecimiento del pelo en buen estado es importante, y para ayudar al funcionamiento, la cafeína se considera un estimulante de los folículos capilares, incrementando el crecimiento del cabello y un tratamiento natural contra la caída del pelo.

Aliado contra la celulitis

El poder antioxidante del café hace de él un básico en los tratamientos de belleza contra la celulitis. Tanto en su versión tradicional como si se usa a modo de exfoliante, mantiene hidratada la piel y evita la retención de líquidos, principal causante de la celulitis.

Protege y rejuvenece la piel

El café se hace un hueco como bebida del verano puesto que la cafeína evita el daño que los rayos UVA provocan en la piel, gracias al alto contenido de polifenoles, potentes antioxidantes que no se degradan en el proceso de tueste. Este poder le convierte en un alimento antiage, ya que ayuda a mantener la piel lo más brillante y elástica posible, factores imprescindibles contra el envejecimiento y la aparición de arrugas o líneas de expresión. Según estudios de la Universidad de Scraton en EEUU los polifenoles refuerzan el sistema de protección natural del tejido celular de la piel, neutralizando los radicales libres y retrasando la aparición de arrugas.

Taza de café - Pixabay

Los mejores momentos para tomar café

El café a primera hora de la mañana tiene los días contados. Al despertarnos, producimos una gran cantidad de cortisol, la hormona encargada de mantenernos activos al poner un pie fuera de la cama, con lo que el papel del café queda relegado, ya que nuestro propio cuerpo produce las herramientas necesarias para estar activos. ¿El mejor momento para tomar café? Entre las 10 de la mañana y el mediodía, y entre las 2 de la tarde y las 5 de la tarde. También es ideal disfrutar de un café antes de echarse una siesta, hasta los 20 minutos de sueño la cafeína no ha hecho el efecto activador, el tiempo perfecto para despejarse y continuar con el día.

El café ayuda a prevenir las agujetas

Como ha demostrado un estudio de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, la cafeína tiene propiedades antiinflamatorias, de modo que su consumo ayuda a prevenir las agujetas.

Según dicho estudio, la cafeína bloquea la adenosina, un compuesto que provoca el dolor durante y después del ejercicio y es por este motivo que deja de doler, ya que la cafeína que contiene el café inhibe la producción de esta sustancia.

Así, expertos recomiendan aprovechar al máximo las ventajas de la cafeína. Para ello, se puede tomar un café antes de ir al gimnasio acompañado de una comida ligera una o dos veces por semana para que las agujetas aminoren.

¡Un expreso por favor!

"Un expreso contiene entre dos y tres veces más de antioxidantes que el café hecho de otra forma", afirma la nutricionista Chiara Trombetti, del instituto Humanitas Gavazzeni de Bergamo, Italia. "Los taninos y antioxidantes son buenos para el corazón y las arterias, alivian el dolor de cabeza y ayudan a prevenir la cirrosis", declara Chiara.

Eso sí, no te pases en el consumo de café o podrás sufrir de insomnio, nerviosismo, temblores, diarrea… Un expreso diario es la medida adecuada, en el equilibrio está la clave.

Café - Agencias

Tipos de café y cómo preparar un buen café

Aunque la gran mayoría de los consumidores de café lo desconoce, existe una gran cultura en torno a este producto que tiene fans en todo el planeta.

Tipos de café

Los tipos de café existentes se pueden dividir en función del origen geográfico, de la planta de procedencia y del proceso de tratamiento. Así, no es lo mismo un café de origen latinoamericano que uno asiático, ya que cada uno de ellos tiene unos matices diferentes.

Por otro lado, tal y como explica Raquel Merino, learning manager de Starbucks, no es lo mismo un café natural que un café torrefacto. El primero de ellos es de mejor calidad y posee menos cafeína que el segundo, al cual se le añade azúcar durante su procesamiento.  

Hay diferentes variedades de café pero las más consumidas son: arábica, con menos cafeína y un sabor más suave y, robusta, tiene una calidad mayor y cumple con los tres pilares de un buen café: aroma, cuerpo y acidez.

La cata del café

Tal y como ocurre con el vino y la cerveza, el café se cata. Para poder realizar una cata de café es necesario prepararlo en una cafetera de émbolo en la que se deja reposar cuatro minutos. Una vez pasado este tiempo, el café se sirve y posteriormente se huele para identificar aromas diferentes al del café. Por el olfato se puede reconocer si un café es de alta o baja calidad. Los aromas más agradables suelen ser florales, frutales, a chocolate o caramelo, etc. Y los que menos gustan, son los aromas a madera o tierra.

El color también es importante y depende del tueste. A menos nivel será más claro, mientras que, si el nivel de tostado es superior, el color del café será casi negro. Se recomienda un grado de tostado medio sin llegar a estar pasado o quemado.

Después de olerlo, se sorbe, a fin de identificar cuerpo y acidez. Se considera que el café debe ser amargo, pero en realidad es todo lo contrario. Un buen café debe tener un equilibrio entre la acidez y el dulzor. Por último, la bebida se combina con algún alimento que haga que el sabor en la boca se balancee.

La temperatura es un factor clave en el café perfecto. Para los baristas expertos, si se toma a una temperatura por encima de los 80ºC, se pierden las tonalidades y aromas. Las semillas de café potencian su sabor en frío, especialmente si ha sido refrigerado.

Café - Pixabay

¿Cómo preparar un buen café?

Para degustar una exquisita taza de café es necesario tener en cuenta unas pautas básicas:

  • Escoge un café de calidad, ni muy grueso ni demasiado fino, preferentemente recién molido.
  • El agua debe ser de calidad.
  • La medida adecuada es una cucharada de café molido por taza.
  • El agua no debe llegar a hervir, retíralo justo antes. (Si el café ha hervido, podrás reducir ese regusto amargo añadiendo una pizca de sal).
  • Sirve el café inmediatamente después de prepararlo en una taza de loza o de porcelana. Elige aquellas tazas de café de capacidad más reducida para no perder aromas. La taza cónica es perfecta, ya que la bebida se desliza por sus paredes y al caer forma una crema uniforme de color avellana. Cuando las laves no uses detergente, emplea abundante agua y seca con un paño suave y limpio.
  • Consúmelo recién preparado y evita recalentarlo.
  • Para que el café ya sea en grano o molido conserve todo su aroma y no pierda sabor, guárdalo en un bote perfectamente tapado y en el frigorífico. Cuando lo vayas a utilizar, lo disfrutarás al máximo.

¡Truco! Cuando te sobre algo de café, no lo tires, congélalo vertiéndolo sobre las bandejas para cubitos de hielo vacías. Podrás utilizar ese café en otro momento agregando los cubitos que necesites a la leche caliente.

Las ventajas de las cafeteras de cápsulas, la forma más rápida de disfrutar de un buen café

Cafetera de cápsulas
  1. Antiguamente este mercado estaba más dominado por Nespresso, pero, actualmente, hay una gran de variedad de cafeteras y marcas con las que conseguir el mejor café en cápsulas en casa.
  2. La gran parte de estas máquinas son pequeñas y recogidas, esto implica un gran beneficio en cuanto a espacio, ya que caben en cualquier rinconcito de la cocina o del salón, pues además hay modelos realmente bonitos y decorativos.
  3. Tanto a la hora de preparar el café como a la hora de limpiar las cafeteras de cápsulas, aportan la gran ventaja de que no tiene ninguna complicación hacer el café además de introducir la cápsula, mientras que a la hora de limpiarlas, suelen tener menos componentes que las clásicas espresso y las tradicionales italianas.
  4. El café está listo rápidamente, ya que tardan escasos segundos en preparar el café preferido de cada uno, sin tener que calentar el café en una vitrocerámica o procesos similares.
  5. Solo, doble, intenso, cortado, cacao, capuchino, etc. Mil y una variedades de cápsulas y de sabores para las cafeteras de cápsulas, para que cada uno encuentre de una manera fácil y rápida su café, chocolate o té favorito.
  6. En la parcela de la estética, las cafeteras de cápsulas son las más bonitas estéticamente hablando, ya que han conseguido aunar la tecnología de las voluminosas espresso en el espacio de las clásicas cafeteras italianas.
  7. Cierto es que cuando esta generación de cafeteras salió al mercado, se escapaban en cuanto a precio, pero con el paso de los años se han ido abaratando y se han convertido en máquinas tecnológicas pero muy económicas. Por menos de 50 euros ya tienes máquinas de cápsulas realmente preparadas e innovadoras.
Temas relacionados  ››