Buscar

¡Sorpréndete con los beneficios del café!

El café forma parte de nuestra vida diaria pero, ¿conoces todas las ventajas de incluirlo en tu alimentación? ¡Toma nota!

6m 14s

Tomar café es uno de esos grandes placeres de la vida. No sólo aporta la energía necesaria para empezar el día, sino que además transmite una sensación de bienestar y es bueno para la salud. Según varias investigaciones realizadas en diferentes países, entre las que destaca un estudio realizado en Holanda durante trece años, se ha demostrado que el consumo moderado de café es recomendable por sus aportes al organismo.

Son muchas las personas que toman café diariamente, en mayor medida, por la mañana, para despejarse antes de ir al trabajo, y por la tarde después de comer, haciendo de ello un hábito social. No es de extrañar que los consumidores se planteen, en muchas ocasiones, qué efectos produce en su cuerpo y de qué manera repercute en su salud este líquido maravilloso.

Grandes mitos sobre el café

El café es una infusión que hasta el momento contaba con muchos detractores, pero ahora también con el apoyo de numerosos científicos. El Congreso de Biología Experimental ha demostrado que el consumo "moderado" de café reduce las posibilidades de padecer Alzheimer, Parkinson, cálculos renales y biliares, además de ejercer un efecto protector ante algunos tumores (recto, colon e hígado). También parece mantener alejados los estados depresivos.

A pesar de que todavía existe mucha leyenda negra sobre el café, los expertos confían en que se puede consumir diariamente sin hacerlo de manera exagerada. Lo ideal sería tomar menos de tres tazas al día, pero todo depende de cada persona, ya que esa cantidad para una persona que no suele tomarlo sería un consumo exagerado, mientras que, para una persona que suele tomar un par de tazas al día, sería abusivo tomar cinco o seis.

  • La adicción en uno de los aspectos que menos gustan del café, pero esto no es del todo cierto ya que no está catalogado como adictivo, como pudiera ser una droga. Al poseer elementos que causan bienestar, es fácil pensar que pueda causar adicción, pero no es comparable al poder de otras sustancias.
  • Se suele relacionar al café con el aumento de la presión arterial, pero esto no sucede con todos los consumidores, ni está relacionado con el consumo de café.
  • Otro mito que se suele tener en mente es el del consumo de los posos del café. Esto no genera cálculos biliares ni renales, no existe ninguna relación en este hecho. Al contrario, se ha podido demostrar en estudios recientes que tomar café ayuda a reducir el riesgo de padecer cirrosis, ya sea alcohólica o no alcohólica.
  • Suele decirse que el café provoca problemas gástricos, normalmente por tener cierta acidez que otros alimentos no tienen, pero lo cierto es que la gastritis la produce el consumo abusivo y no el café en sí mismo. Tomarse un café por la mañana, sin desayunar, es un mal hábito que puede desencadenar ese tipo de problema.
  • Que el café causa osteoporosis o cualquier daño en los huesos, es completamente falso. No descalcifica ni eleva el riesgo de desarrollar deficiencias de calcio.

Ventajas de consumir café

El consumo moderado de café, esto es, entre dos y cuatro tazas diarias, tiene los siguientes aportes al organismo, según se ha podido probar en los estudios realizados:

  • Gracias a la cantidad de antioxidantes que contiene, contribuye a disminuir el riesgo de padecer cáncer de vejiga o hígado. En el caso del hígado, se ha demostrado que tomando un par de tazas al día se disminuye el riesgo un 50%. Por este motivo también ayuda a prevenir la cirrosis.
  • Por su alta concentración de flavonoides, disminuye las probabilidades de tener problemas de corazón. Igualmente, combate los problemas de inflamación vinculados a las enfermedades cardíacas.
  • Reduce en gran medida el riesgo de contraer diabetes tipo 2 entre un 15 y un 60%, debido a la cafeína, minerales y ácido clorogénico.
  • Es diurético y evita el estreñimiento, actuando como laxante natural.
  • Se puede utilizar para tratar el asma, así como para aliviar dolores de cabeza. Algunos tipos de migraña también pueden ser tratados con café, ya que muchos medicamentos contra este padecimiento contienen cafeína.
  • Su consumo reduce la aparición de cálculos biliares y enfermedades de vesícula.
  • Facilita la utilización de grasas como fuente de energía, y carece de calorías si se toma sólo y sin endulzar.
  • Retrasa la fatiga física y mental.
  • Reduce los dolores musculares, de hecho, ayuda a prevenir las agujetas.
  • Aumenta el deseo sexual.
  • Retrasa el envejecimiento.

¡Un expreso por favor!

"Un expreso contiene entre dos y tres veces más de antioxidantes que el café hecho de otra forma", afirma la nutricionista Chiara Trombetti, del instituto Humanitas Gavazzeni de Bergamo, Italia. "Los taninos y antioxidantes son buenos para el corazón y las arterias, alivian el dolor de cabeza y ayudan a prevenir la cirrosis", declara Chiara.

Eso sí, no te pases en el consumo de café o podrás sufrir de insomnio, nerviosismo, temblores, diarrea… Un expreso diario es la medida adecuada, en el equilibrio está la clave.

Café - Agencias

Tipos de café y cómo preparar un buen café

Aunque la gran mayoría de los consumidores de café lo desconoce, existe una gran cultura en torno a este producto que tiene fans en todo el planeta.

Tipos de café

Los tipos de café existentes se pueden dividir en función del origen geográfico, de la planta de procedencia y del proceso de tratamiento. Así, no es lo mismo un café de origen latinoamericano que uno asiático, ya que cada uno de ellos tiene unos matices diferentes.

Por otro lado, tal y como explica Raquel Merino, learning manager de Starbucks, no es lo mismo un café natural que un café torrefacto. El primero de ellos es de mejor calidad y posee menos cafeína que el segundo, al cual se le añade azúcar durante su procesamiento.  

La cata del café

Tal y como ocurre con el vino y la cerveza, el café se cata. Para poder realizar una cata de café es necesario prepararlo en una cafetera de émbolo en la que se deja reposar cuatro minutos. Una vez pasado este tiempo, el café se sirve y posteriormente se huele para identificar aromas diferentes al del café.

Después de olerlo, se sorbe, a fin de identificar cuerpo y acidez. Por último, la bebida se combina con algún alimento que haga que el sabor en la boca se balancee.

¿Cómo preparar un buen café?

Para degustar una exquisita taza de café es necesario tener en cuenta unas pautas básicas:

  • Escoge un café de calidad, ni muy grueso ni demasiado fino, preferentemente recién molido.
  • El agua debe ser de calidad.
  • La medida adecuada es una cucharada de café molido por taza.
  • El agua no debe llegar a hervir, retíralo justo antes.
  • Sirve el café inmediatamente después de prepararlo en una taza de loza o de porcelana.
  • Consúmelo recién preparado y evita recalentarlo.
Temas relacionados  ››