Buscar

Preguntas y respuestas sobre los blanqueamientos dentales

El prestigioso odontólogo Iván Malagón hace un exhaustivo análisis de un tema cada vez más de moda: el blanqueamiento dental.

7m 29s
Iván Malagón

Lucir una sonrisa bonita y radiante es una aspiración que cuenta cada vez con mayor demanda, y no sólo entre los ricos y famosos. Son muchas las personas que acuden al dentista no sólo para solucionar problemas dentales, sino para mejorar la estética de sus dientes y darles un blanco reluciente.

Desde hace un tiempo es extraño no conocer a nadie que se haya sometido a una sesión de blanqueamiento dental. Sobre el asunto existen muchos tópicos: desde el "no quiero tener los dientes muy blancos porque parece antinatural" hasta "el blanqueamiento hace que pierdas antes la dentadura". Son muchos los que deciden someterse a nuevas técnicas para conseguir que sus dientes tengan un aspecto más joven.

Podemos tener numerosas opiniones respecto de la estética general de la población americana, pero de lo que no cabe duda es que unos dientes blancos y correctamente alineados son caracteres necesarios para tener una estética general agradable.

Según una encuesta de la Sociedad Americana de Cosmética Dentaria (AACD):

  • Más del 92% de adultos destacan que una sonrisa atractiva constituye un recurso social importante.
  • Un 88% recuerdan a alguien que posea una sonrisa especialmente atractiva.
  • El 85% coinciden en que una sonrisa poco atractiva no atrae a personas del sexo opuesto.
  • Un 74% están de acuerdo en que una sonrisa poco atractiva puede disminuir las oportunidades de éxito profesional.

Según el prestigioso odontólogo Iván Malagón, unos dientes blancos pero naturales representan frescura, juventud y atractivo: "desde el origen de los tiempos, el deseo de belleza, el atractivo estético y erótico combinado con un aspecto juvenil, ha sido la aspiración de toda clase social en cualquier cultura. Una dentadura blanca, dentro de unos márgenes de naturalidad y de armonía con el resto de la boca y de la cara, es un recurso social importante y una estupenda tarjeta de presentación".

Una curiosidad: la primera pasta dental blanqueadora/limpiadora data de la época egipcia, hace más de 5.000 años, y estaba preparada a base de polvo de sal, pimienta, hojas de menta, flores, uñas de buey y cáscara de huevo, aunque no fue hasta el año 1896 cuando se empezaran a comercializar los clásicos tubos de pasta dentífrica.

Gtres

¿Por qué se oscurecen los dientes?

El color de los dientes presenta una gama muy amplia de tonalidades, que viene determinada, como el color de la piel o el cabello, por la herencia genética. El color viene dado por la tonalidad del núcleo del diente, o dentina, que no varía nunca, y por el esmalte, cuya transparencia y capacidad para reflectar la luz dan su tono al diente. El color del esmalte puede oscurecerse por causas intrínsecas o extrínsecas, y puede afectar a un solo diente, a varios o a todos ellos.

Las causas intrínsecas más comunes son una hemorragia interna, depósitos de partículas en el interior del esmalte, o daños estructurales en el diente. Los dientes se van oscureciendo con la edad, pero también hay sustancias que propician la formación de manchas, tales como el café, el té, el tabaco, el vino tinto, y ciertos alimentos y medicamentos. 

Por tanto, es frecuente que el color original de los dientes se vaya oscureciendo poco a poco, perdiendo su tono natural y saludable, aparentando un aspecto de boca sucia. Esta pérdida de color se debe, en la mayoría de los casos, a la edad, y se agrava por el consumo de café, vino o tabaco. Otras veces, la causa de este color antiestético de los dientes puede ser herencia genética o el efecto adverso de algún tipo de medicación. Lo importante, en cualquier caso, es analizar cuál es el motivo de esta decoloración para, a partir de ahí, buscar la mejor solución.

Una oxidación, el secreto de los productos dentales blanqueantes

Estamos acostumbrados a ver "rubias platino", con el pelo decolorado con agua oxigenada… Pues bien, ese mismo compuesto es uno de los más utilizados para blanquear los dientes, aunque llame la atención, y es que el peróxido de hidrógeno (H2O2), agua oxigenada, es capaz de filtrarse a través del esmalte de los dientes para "oxidar" la dentina, lo que se traduce en un blanqueamiento "desde dentro" de los dientes.

El color que adquirirán los dientes tras el tratamiento de blanqueamiento depende en gran medida del tono original y de las causas del oscurecimiento. Después de ser blanqueados, los dientes tendrán una tonalidad más clara, pero dependiendo siempre del color original del diente. Es decir, el color natural no puede cambiarse, sólo aclararse.

Los dentistas disponen de un amplio muestrario de colores, por lo que el paciente se puede hacer una idea muy aproximada de cuál será el resultado final del tratamiento.

Una cosa importante a tener en cuenta es que, si la tinción es superficial, se puede eliminar con una simple limpieza bucal.

Gtres

¿Es seguro el blanqueamiento de los dientes?

Según el doctor, está comprobado que estos métodos son seguros y efectivos, no producen efecto adverso ni sobre los dientes ni sobre las encías, siempre que el proceso sea controlado por un especialista. Un efecto clásico y prácticamente sin importancia, es la posibilidad de que el paciente sufra cierta sensibilidad cuando ingiere ciertos alimentos muy fríos o calientes después del tratamiento, pero suele desaparecer después de las 48 horas y se detiene por completo cuando se termina el tratamiento.

¿Blanqueamiento en casa o en consulta?

Hay pastas, geles y enjuages dentríficos que blanquean los dientes, pero los resultados nunca serán tan buenos como el blanqueamiento realizado por un profesional. Este método tiene buenos resultados inmediatos, aunque no dura mucho tiempo, puesto que más que eliminar las manchas más profundas, lo que hace es cubrirlas.

El peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida son las dos sustancias más utilizadas para el blanqueamiento dental.

Uno de los métodos más habituales de blanqueamiento dental es el que combina la consulta en el dentista y el tratamiento en casa. En la consulta, el dentista realiza un pulido de los dientes para eliminar las impurezas. Después aplica un gel de peróxido de hidrógeno. Esta sustancia es muy abrasiva, y debe ser siempre el dentista el que la aplique para evitar daños en los dientes y encías.

El dentista habrá tomado previamente un molde de plástico de los dientes del paciente para que lo use, con un relleno de peróxido de carbamida, durante varias horas al día y unas cuatro semanas. El tratamiento finaliza con un nuevo pulido en la consulta del dentista y una aplicación de flúor cuya misión es reforzar el esmalte.

Los blanqueamientos más rápidos son los que se realizan en consulta y consisten en cubrir los dientes con peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida, según el caso. El blanqueador se activa con luz de polimerizar, láser o arco de plasma.

La nueva blancura dental no dura para siempre y es conveniente someterse una vez al año a un tratamiento "recordatorio", similar al que se utilizó para el blanqueo inicial.

¿Existe alguna contraindicación?

En algunos casos, el especialista debe saber que no podrá blanquearse los dientes:

  • Si tienes las encías inflamadas o sufres sensibilidad dental
  • Si estás embarazada o en periodo de lactancia
  • Si posees coronas o carillas en los dientes anteriores, que no se pueden blanquear

Todos los tratamientos para blanquear los dientes deben realizarse con buena salud dental. Antes de realizar el blanqueamiento dental, el dentista tiene que asegurarse de que no hay caries, que las encías se encuentran en buen estado y que la sensibilidad de los dientes no es excesiva. Todas estas precauciones están destinadas a evitar posibles infecciones o una alta sensibilidad dental tras el tratamiento.

Una buena limpieza bucal es aconsejable antes de comenzar el blanqueamiento dental. De esta forma, se eliminan las manchas y se preparan los dientes para que el tratamiento sea más eficaz.

Las coronas y empastes no cambian de color durante el blanqueamiento dental, por lo que en ocasiones es aconsejable cambiarlos al finalizar el tratamiento para que su color se corresponda con la nueva tonalidad de los dientes.

Temas relacionados  ››