Buscar

¿Cómo no engordar en Navidad? Trucos para mantener tu peso ¡sin sufrir!

Aunque en Navidad son muy frecuentes las comidas y cenas copiosas, por no hablar del exceso del dulce y bebidas alcohólicas, la versión sana de estas fiestas también es posible, y más fácil de lo que crees.

   actualizado el 19/12/2019 - 3:17 7m 26s
Storyblocks

Llega la Navidad, los supermercados ya están a rebosar de todo tipo de dulces tentaciones y exquisiteces navideñas a las que tanto cuesta resistirse, y como cada año, turrones, dulces, comilonas y cenas copiosas te producirán temor de subirte a la báscula y ver que los Reyes Magos te han regalado unos kilitos de más. ¿Cómo no engordar en Navidad? Parece misión imposible, sin embargo, vamos a demostrarte que es perfectamente posible celebrar estas fechas sin que te remuerda la conciencia. Ficha estos trucos y consejos, la guía definitiva que te permitirá disfrutar de estas fiestas, pero sin que pasen factura a tu figura. ¡Toma nota!

Olvídate de los remordimientos

La primera regla durante estas fechas, es que no hay norma que tengas que seguir a toda costa, a todas horas y que esto haga que te sientas fracasada si te saltas la dieta. Debes disfrutar y por lo general saber que, si se suma, después se restará. Evita que la palabra "dieta" te ponga los pelos de punta.

Gtres

No te saltes ninguna comida

Nunca, jamás de los jamases, te saltes ninguna comida. Lo que más engorda de las comidas es el picoteo de pan previo y el postre, así que hay que conseguir comer “comida”. Es fundamental un desayuno completo y algo de fruta, un yogur o una infusión a media mañana y media tarde. Se trata de mantener tu metabolismo activo y evitar llegar con hambre voraz a las comidas principales, así que lo ideal será comer cada 3 o 4 horas.

Para las cenas de Nochebuena y Nochevieja lo ideal es desayunar fuerte, de manera equilibrada y completa, realizar una comida ligera y consumir algún lácteo o alguna fruta antes de llegar a la cena para poder disfrutar sin remordimientos, comiendo de todo, pero en pequeñas cantidades.

Como un reloj

Para lucir un vientre plano, evitar la acumulación de toxinas y sentirte ligera, el estreñimiento debe formar parte del pasado. Asegúrate de beber suficiente agua a lo largo del día y toma al menos un kiwi en ayunas, dos mandarinas o una naranja.

Planifica el menú

Establece el menú con antelación para equilibrar con entrantes más ligeros si el plato principal es muy graso (como el cordero, por ejemplo). Si los primeros alimentos del menú contienen como base las hortalizas o las legumbres, se incrementan las posibilidades de que se consuman menos calorías a lo largo de la comida, lo que contribuye directamente a mantener tu figura y no engordar.

Excesos, los justos

Procura limitar los excesos exclusivamente a los días de fiesta (Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes), y no los extiendas a los días restantes que quedan entre uno y otro festivo. No podemos consumir lo que quedó de la comida de Navidad durante los tres días siguientes, o sacar la fuente de turrones para cerrar cualquier cena de este periodo, de hacerlo, la báscula no perdonará y será implacable cuando te enfrentes a ella pasadas las fiestas.

Evita elaborar o encargar un exceso de comida: el truco es multiplicar por el número de comensales la cantidad que nos serviríamos nosotros mismos. Los anfitriones deben también evitar sacar todos los platos con demasiada rapidez, hay que dejar un espacio de tiempo amplio entre unos platos y otros para dar tiempo al estómago a enviar la señal de saciedad al cerebro, así resultará más sencillo parar de comer.

Otra de las claves para no engordar en Navidad es comer de forma pausada y saborear cada bocado, sin engullir la comida.

Las sobras navideñas pueden aprovecharse si evitamos empacharnos hasta acabarlas. Pueden almacenarse en tuppers y conservarse en el congelador para darle una alegría al paladar en épocas más críticas como la famosa "cuesta de enero".

Storyblocks

Que no falte la fibra en las comidas y cenas señaladas

Toma frutas y verduras (sin prescindir de la piel), alimentos integrales y legumbres, todos ellos alimentos con alto contenido en fibra, que ayuda a no absorber parte de la grasa y el colesterol que se consume en la comida. Inclúyelas sin excepción como entrantes, guarnición y en los postres de las comidas navideñas.

Menos cantidad, pero más variedad

Para que las raciones de las comidas sean más pequeñas, pero parezca que ingieres mayor cantidad, apuesta por comer en platos de postre, incluso, los menús de Navidad, así controlarás mejor el volumen de lo que comes mientras disfrutas de todo lo que tienes en la mesa.

Ojo con los carbohidratos

Deja el pan sólo para el desayuno, así podrás comer lo que haya en el plato sin dejar de lado a las patatas, el arroz y las legumbres. Debes mentalizarte que “todo no se puede”, la clave está en comer de todo, pero “no hay que comérselo todo”.

Sí a las salsas y cremas caseras

No te prives de salsas y cremas caseras para acompañar a otros platos haciendo que sean más completos y apetitosos. Para estos momentos salseros, en los que seguro estará presente el pan, puedes compensar apostando por un complemento que ayude a bloquear los hidratos de carbono a base de faseolamina, una glicoproteína extraída de la judía blanca capaz de reducir la absorción de los hidratos de carbono. Pregunta en tu farmacia.

No obstante, también puedes apostar por estas salsas bajas en calorías que te proponemos en MujerdeElite.

Sí al marisco

Aprovecha el marisco que sobre de las celebraciones para elaborar platos más ligeros como salteados de gambas al limón, ensaladas de tomate y langostinos o mejillones con tomate natural casero, nécoras a la plancha, entre otras recetas. Di sí, a una mariscada en Navidad.

Sin miedo a la grasa

Durante la Navidad se tiende a tomar comidas más ricas en grasas, comidas más sabrosas, pero más calóricas. Si en estos días se cometen algunos excesos en este sentido, apóyate en complementos nutricionales a base de chitosán, una sustancia extraída de los caparazones de crustáceos capaz de captar parte de la grasa ingerida evitando que se absorba o digiera.

No obstante, procura evitar grasas procedentes de la carne, sustituyéndolas por pescado, preferentemente asado al horno o a la plancha.

Agencias

No te pases con el alcohol

Beber alcohol y cuidar la figura no es compatible. Siempre que haya alcohol de por medio, procura que sea vino. El vino, la cerveza y la sidra son las bebidas alcohólicas con menor graduación de alcohol, las que menos engordan, y que incluso tomadas con moderación resultan beneficiosas.

Aunque en las comidas se beba vino o cerveza no hay que perder de vista el agua. Evitar también el consumo de refrescos azucarados que cuentan con muchas calorías “vacías” que engordan sin que te des cuenta.

Gtres

Postres con fruta

Durante la Navidad, postres y dulces tienen mayor presencia en nuestras mesas, sin embargo, no es motivo para olvidarse de la fruta en la dieta, especialmente en las cenas, por lo que una buena opción es tomarla de postre. Existen multitud de recetas de postres ligeros con frutas con los que disfrutar mientras te cuidas.

También puedes apostar por infusiones depurativas, muy eficaces para evitar la retención de líquidos, acelerar la combustión de grasas y desintoxicar el organismo. Acompaña el postre con alguna de ellas.

Dulces caseros

Los postres son una de las perdiciones de la Navidad por lo que es mejor controlar el contenido de azúcar elaborando nuestros propios postres. Te recomendamos fichar estos trucos de repostería para reducir grasas y calorías.

¡Muévete!

Mantener el ejercicio es importante para compensar las calorías extra que se consumen en las comidas navideñas y evitar a su vez una posible pérdida de masa muscular. No es necesario exagerar y llevar el mismo régimen de todos los días ni pasarse 3 horas en el gimnasio, pero tampoco hay que tomarse unas vacaciones del ejercicio.

Si sales de fiesta, aprovecha para bailar, pasear y moverte. Evita permanecer sentada y estática en un mismo lugar. Por las noches también puedes quemar calorías y acelerar tu metabolismo en buena compañía.

Te puede interesar
Bebidas con y sin alcohol bajas en calorías ¡brinda sin engordar!

Bebidas con y sin alcohol bajas en calorías ¡brinda sin engordar!

Entrantes y postres ligeros con kiwi para Navidad

Entrantes y postres ligeros con kiwi para Navidad

Temas relacionados  ››