Buscar

Pizza: consejos y recetas fáciles

En la actualidad, la pizza se ha convertido en una comida informal reconocida de forma internacional, pudiendo variar los ingredientes casi a nuestro antojo y facilitando la creación de múltiples versiones, incluso dulces.

4m 36s
Publicidad
Gtres
La elaboración de las primeras pizzas se remonta a tiempos muy antiguos, se cocían sobre piedras calentadas y algunos vendedores ambulantes preparaban y vendían la pizza por las calles. Los primeros hornos eran de ladrillo, después de piedra volcánica, debido a que estos eran los únicos materiales que permitían alcanzar la temperatura necesaria para la cocción de la pizza. La primera pizzería se abrió en Nápoles, en el año 1830.

En la actualidad, la pizza se ha convertido en una comida informal reconocida de forma internacional, pudiendo variar los ingredientes casi a nuestro antojo y facilitando la creación de múltiples versiones, incluso dulces.

Prácticamente en cualquier supermercado tendremos a nuestro alcance pizzas congeladas en las cuales la pasta al estar precocinada y también en ocasiones los ingredientes, culminan en una preparación rápida, cómoda, y a la vez, nutritiva.

No obstante, vale la pena poder disfrutar de una pizza tradicional casera, elaborada por nosotros mismos, nos permitirá elegir ingredientes de primera, sin añadidos de conservantes, grasas de dudosa calidad y otros aditivos adicionales que encontramos en las pizzas comerciales.

Te mostramos algunas recetas sencillas y consejos útiles para lograr cocinar una pizza perfecta.

Masa para pizza tradicional (para 4 pizzas)

  • 600 gramos de harina de trigo
  • Harina adicional -la necesaria para espolvorear las superficies de trabajo-
  • 40 gramos de levadura de cerveza
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 pellizcos de sal
  1. Deshacer en un bol con 50 ml de agua templada la levadura de cerveza.
  2. Colocar 60 gramos de harina en forma de volcán sobre una superficie y verter en el centro la levadura de cerveza diluida.
  3. Amasar con las manos cuidadosamente hasta obtener una masa homogénea. Colocar la masa en un cuenco espolvoreado con harina. Efectuar un corte en forma de cruz con la punta de un cuchillo en la masa, cubrirla con un paño y dejar fermentar durante 1 hora a temperatura ambiente (temperatura ideal: 20º C).
  4. Transcurrido el tiempo de fermentación de la masa, se agrega el resto de la harina en un cuenco. Poner en el centro de éste la masa fermentada junto con el aceite de oliva Virgen, la sal y un poco de agua templada.
  5. Amasar en conjunto y trabajar la masa hasta conseguir una pasta lisa y homogénea.
  6. Dividir la masa en 4 partes del mismo peso y formar una bola con cada una de ellas, colocándolas en una superficie enharinada. Tapar cada bola con un paño y dejar nuevamente que fermenten, en esta ocasión durante 1 o 2 horas.
  7. Una vez transcurrido el tiempo de fermentación, se extiende la primera bola de masa fermentada en una superficie enharinada, estirándola con las manos o con el rodillo, obteniendo un disco de masa del grosor deseado. Repetir la operación con las bolas de masa restantes.
  8. Cubrir los discos de masa con los condimentos elegidos sin cubrir los bordes y cocer a 250º C en el horno. El tiempo de cocción es imposible de determinar, dependerá del grosor de la masa y del tipo de ingredientes añadidos. 

Calzone (para 4 calzones)

  • Masa para pizza (ver receta anterior)
  • 150 gramos de queso rallado
  • 300 gramos de requesón
  • 100 ml de salsa de tomate
  • 200 gramos de jamón curado cortado en tiras finas
  • 3 huevos enteros
  • Orégano en generosa cantidad
  • Pimienta y sal
  • 1 yema de huevo (para pincelar los calzones)
  1. Elaborar la masa según la receta base anterior, obteniendo de ella 4 bolas del mismo peso. Estirarlas hasta crear unos discos de 20-22 cm de diámetro aproximadamente.
  2. Mezclar todos los ingredientes y salpimentar ligeramente.
  3. Colocar el relleno en el centro de los discos a lo largo del diámetro.
  4. Batir en un bol pequeño la yema de huevo con un poquito de agua y pincelar los bordes de la masa. Doblar ahora la masa como si se tratase de una empanadilla y aplastar los bordes para que se peguen bien.
  5. Pincelar ahora toda la superficie de la masa con la yema de huevo batida restante que se preparó anteriormente.
  6. Llevar al horno a 210º C durante 15 minutos, bajándole después la temperatura a 170º C y continuando la cocción de los calzones 15 minutos más.

Las guarniciones que se emplean para las pizzas son muy variadas y te animamos a que las vayas combinando según preferencias. A continuación, algunos de los condimentos empleados para las pizzas más conocidas:

Pizza Margarita

Mozzarella en trocitos pequeños, pulpa de tomate (o tomates pelados, sin pepitas y troceados) y hojas de albahaca fresca.

Pizza Napolitana

Tomates pelados, troceados y sin pepitas, orégano, ajo triturado y aceite de oliva virgen.

Pizza Romana

Tomates pelados, troceados y sin pepitas, mozzarella, anchoas, orégano y aceite de oliva virgen. 

Las 3 reglas para un resultado óptimo

  1. Amasar bien la pasta
  2. Dejar fermentar el tiempo necesario
  3. Hornear a temperatura elevada

Y la regla de oro…

Si a pesar de seguir al pie de la letra las indicaciones que te hemos ofrecido, el resultado no es satisfactorio al 100% en tus primeros intentos, no te desanimes, la práctica te llevará al éxito.
Temas relacionados  ››  
Publicidad

Te puede interesar