Lechugas: mucho más que una ensalada ¡conoce sus variedades!

La lechuga es una hortaliza que resulta siempre una opción sabrosísima, ligera y muy sana para toda la familia. Descubre todas sus variedades, atrévete a combinarlas entre sí y crear platos deliciosos y atractivos.

   actualizado el 28/4/2021 - 8:32 9m 43s
Lechugas - Storyblocks

Esta hortaliza, cultivada desde la antigüedad, resulta siempre una opción sabrosísima y muy sana. Su elevado porcentaje de agua y su escaso aporte calórico, la hacen compañera indispensable de aquellas personas que desean cuidar de su salud y su figura. Es fuente de fibra que, siendo en su mayoría celulosa, es saciante y favorece el adecuado tránsito intestinal. Posee pequeñas cantidades de antioxidantes y vitaminas A, B, C y E, además de ácido fólico, hierro y potasio. Las hojas exteriores, más verdes, son las que tienen mayor contenido en vitaminas y minerales.

La lechuga también aporta pequeñas cantidades de fitoesteroles, que ayudan a la reducción de los niveles de colesterol. Además, favorece la eliminación de líquidos por su efecto diurético, y ayuda a regular los niveles azúcar en sangre.

Además, sus propiedades sedantes ayudan a reducir la ansiedad y conciliar el sueño cuando es consumida en la cena. Entre sus propiedades menos conocidas está su capacidad como analgésico, ansiolítico moderado y efectos ligeramente afrodisíacos.

Usos en cocina

Actualmente existen una gran variedad de lechugas disponibles durante todo el año, con multitud de colores, formas, texturas y sabores, creando un universo de posibilidades en cocina. Se pueden disfrutar en ensalada, pero también como guarnición, ingrediente estrella de cremas, salteada, rellena o incluso cocida con legumbres y estofados.

¡Algunas ideas!

Desde preparaciones más tradicionales hasta recetas más exóticas, las opciones son infinitas. La lechuga puede ser parte del relleno de un wrap de pollo con rodajas de tomate y salsa rosa o de un sándwich con atún y huevo duro. Una crema con cebolla, ajo, caldo de verduras, zumo de limón y unas hojas de lechuga es también deliciosa. Además, generalmente se piensa que la lechuga solo puede consumirse en crudo, pero lo cierto es que una forma muy sabrosa de consumir este vegetal es cocinarlo en el horno. Su elaboración es tan simple como poner las hojas de lechuga iceberg en una fuente para horno, salpimentarla y recubrirla con tomate frito casero y bechamel. Una vez esté cubierta con las salsas, añade un poco de queso y mete el plato en el horno hasta que el queso esté dorado, y listo, ¡disfruta de un plato novedoso y sorprendente!

Recuerda que antes de prepararla hay que limpiarla desechando siempre las hojas exteriores y lavando el resto una a una para asegurar que no queden restos de arenilla o impurezas. Después de secarlas bien estarán listas para prepararlas según marque tu receta favorita.

Variedades y cómo escoger la mejor lechuga para cada plato y momento

Descubrimos todas las variedades de lechugas existentes para que puedas disfrutar de ellas en una explosión de sabores, texturas y colores, creando una cocina saludable, sabrosa y más atractiva. Dado que cada tipo de lechuga es único, es importante conocer las características de cada variedad y elegir la más adecuada para cada momento:

Lollo rosso

De origen italiano, sus hojas rizadas recuerdan a la escarola. Su tonalidad rojiza amoratada, suave textura y sabor ligeramente amargo, aportan color y distinción a las ensaladas. Resulta exquisita combinada con tomates cherry, jamón de pato y un toque de hierbas aromáticas. Es ideal en tablas de queso o embutidos y para incluir en sandwiches vegetales. Su otra variedad, destaca por su coloración verde en la parte exterior y amarillenta en la interior, y es ideal para la preparación de múltiples ensaladas o combinar con otros tipos de lechuga.

Romana

Su sabor, dulce y suave, presenta unas hojas exteriores crujientes y de un precioso color verde oscuro, las cuales se vuelven más claras en el cogollo. Esta variedad es muy resistente al paso del tiempo. Combina con cualquier tipo de ensalada y como base para cualquier plato.

Escarola

La escarola es la lechuga típica para los meses de invierno. En función de la variedad, sus hojas son lisas o rizadas y de color variable, entre verde y amarillo/blanco. Es una lechuga con sabor picante y amargo que viene muy bien con vinagres fuertes acompañando una carne asada.

Batavia

Sus grandes hojas verdes redondeadas, poseen un sabor muy suave y una textura poco crujiente. Es perfecta para preparar ricas ensaladas con frutos secos, salmón o pollo.

Trocadero

Se trata de una variedad muy apreciada en Francia, mantecosa, suave, poco crujiente y con un gran cogollo de color verde. Una fórmula muy sabrosa es combinarla con unos dados de melón y queso feta. Trocadero, pepinos, alcaparras, tomates cherry y salmón ahumado son los ingredientes principales para una sencilla y nutritiva ensalada que aporta un sabor diferente gracias a la conjugación del salmón y las diferentes salsas (yogur y vinagreta balsámica).

Iceberg

Su denominación viene dada por su alta resistencia al frío. La forma redondeada del repollo la hace inconfundible. Sus hojas son grandes, verdes y muy crujientes, la cuales se aclaran de tono a medida se acerca al tronco. De sabor suave, es ideal para una gran variedad de platos, como burritos, sándwiches o hamburguesas, guarniciones, o como base de una ensalada.

Cogollos

Son lechuguitas de tallo pequeño que forman una cabeza similar a la col, de hojas tiernas y prietas. Los cogollos que destacan en esta variedad son los de Tudela.

Hoja de roble

Esta llamativa variedad acogollada, compacta, crujiente y con un sabor dulzón, posee unas hojas onduladas con tonalidades verdes, marrones y violetas. Por su sabor intenso y color, la hoja de roble es una de las variedades más apreciadas y da un toque muy elegante a cualquier plato. Ofrece al paladar una textura fresca, delicada y ligeramente crujiente, con un sabor muy suave, que combina muy bien con quesos y frutas.

Cresta

Esta variedad se caracteriza porque posee en su parte superior un tono morado. Su corazón, presenta un color óxido.

Sweet Gem

Una variedad creada sobre la lechuga romana que posee un sabor más dulce y una textura muy crujiente.

Variedades de lechuga

Consejos a tener en cuenta

  • Para conseguir disfrutar de tu variedad de lechuga preferida con todo su sabor y frescura, evita mantenerla en el frigorífico más de una semana.
  • Para que la lechuga se mantenga fresca por más tiempo, envuélvela en papel de aluminio y guárdala en la parte baja del frigorífico.
  • Si la lechuga esta mustia y lacia, permite que repose unos minutos en agua fría con un chorreón de zumo de limón natural. Si lo prefieres, ponla en remojo con abundante agua fría y una patata cruda partida en trozos. En pocos minutos habrá recuperado su frescura.
  • Si vas a consumirla en ensalada, recuerda aderezarla justo antes de consumirla.
  • Lo ideal a la hora de preparar la lechuga para una ensalada, es trocearla con las manos en pequeños trozos para que pueda comerse sin necesidad de volver a cortarla. Si se corta con el cuchillo los bordes se oscurecen afeando el aspecto.
  • Aquellas variedades de hojas tiernas requerirán aliños ligeros, en cambio, las carnosas y rizadas, admitirán gustosas salsas con más cuerpo.
  • Si has preparado lechuga para ensalada mucho antes de servir y no quieres que se estropee, colócala en un envase cerrado con un puñado de garbanzos crudos.
  • Si has cortado demasiada lechuga y no la utilizarás en su totalidad, no tires la sobrante, envuelve las hojas que quieres conservar en una servilleta de tela ligeramente humedecida y guárdala en la nevera.
Rodrigo de la Calle para Primaflor

Ensalada de lechuga Batavia con ensaladilla de pollo y zanahoria

Con la entrada de la primavera, el frío deja paso al buen tiempo, y una excelente opción para alimentarse en esta época del año son las ensaladas, platos ligeros y versátiles elaborados con alimentos frescos y saludables. Para ayudarnos a salir de las tradicionales recetas de ensaladas, el Chef Rodrigo de la Calle nos presenta una propuesta original elaborada con una base de verduras y la combinación de diferentes ingredientes que convierten a este plato en una apuesta nutritiva y apetitosa a la vista.

Se trata de una deliciosa ensalada con lechuga Batavia y zanahoria que, junto con el pollo y el huevo, alimentos con un alto contenido en proteínas, proporcionan la energía necesaria para afrontar las actividades del día a día. Todo ello, unido a una deliciosa salsa elaborada con aceite de oliva virgen extra, ajo y zumo de limón, tiene como resultado un plato atractivo y exquisito para cualquier paladar.

La lechuga Batavia es una variedad que se caracteriza principalmente por su llamativa estética, ya que sus originales hojas rizadas están unidas por la base con forma de ramo, presentando un nervio central carnoso y jugoso que permite separar cada hoja de manera sencilla. Además, su color cambia, dependiendo de la variedad, pudiendo presentarse un color más blanquecino en la base, mientras que las puntas pueden ser de color verde o rojizo.

En general, este tipo de lechuga es excelente para cualquier tipo de elaboración, ya que su sabor es más neutro que el de otras variedades de lechugas y destaca por su gran consistencia a la hora de cocinar cualquier plato.

Aquí tienes la receta paso a paso:

Ingredientes (2 personas):

  • 1 lechuga Batavia
  • 1 pechuga de pollo cocida o asada
  • 1 bote de mayonesa
  • 1 bote de zanahoria rallada cocida
  • 2 huevos cocidos
  • 1 diente de ajo
  • Perejil
  • Zumo de limón
  • 50 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
Ingredientes de la ensalada

Elaboración:

  1. Sacar las hojas de la lechuga una por una y separar la parte rizada de las hojas por un lado y la base de las hojas por otro lado.
  2. Meter ambas en agua y en hielo durante media hora. Después, sacarlas y escurrirlas perfectamente.
  3. Reservar las hojas rizadas hasta el final.
  4. Cortar en juliana fina las bases de las hojas y ponerlas en un cuenco para añadirle el resto de los ingredientes.
  5. Trocear en cubos pequeños o deshilachar las pechugas de pollo y añadir al cuenco de la lechuga.
  6. Agregar también la zanahoria cocida rallada y la mayonesa al gusto hasta que quede como una ensaladilla.
  7. Triturar un diente de ajo y unas hojas de perejil junto con el aceite de oliva virgen extra y colocarlo todo en un vaso, añadiendo el zumo de limón y la sal. Triturarlo todo bien con una batidora hasta que obtengamos una crema densa.
Ensalada Batavia con ensaladilla de pollo y zanahoria - Rodrigo de la Calle para Primaflor

Acabado del plato:

  1. Colocar en los bordes de un plato plano, en forma de círculo, todos los brotes de las hojas rizadas haciendo una corona y dejando un hueco en el centro del plato.
  2. En el hueco del centro, colocar la mezcla del bol, quedando a los lados los brotes rizados.
  3. Rellenar con el huevo cocido encima de la ensaladilla de pollo y lechuga.
  4. Terminar aliñando las hojas exteriores con la mezcla realizada anteriormente de ajo y perejil.
Temas relacionados  ››