Buscar

Soluciones al acné, quemaduras, picaduras e irritaciones de la piel en verano

Picaduras de mosquito, piel irritada, acné o quemaduras, son algunos de los problemas dérmicos más comunes en verano. Descubre los trucos para conseguir una piel libre de imperfecciones.

3m 54s
Schrammek

El sol posee muchos beneficios tanto para el estado de ánimo como para nuestro cuerpo: activa el metabolismo, mejora el humor y consigue que la piel tome ese favorecedor bronceado perfecto para "lucir palmito" y presumir de moreno. Sin embargo, exponerse al sol también tiene sus peligros y su parte menos favorecedora: manchas, irritación, quemaduras y acné suelen ser los problemas más comunes de la piel cuando se expone demasiado a los rayos solares.

Toma nota de los principales problemas de la piel en verano y los mejores consejos para evitarlos:

Acné

Cuando hace calor sudamos, y cuando sudamos pueden aparecer granitos. Esto se debe que las cremas o aceites, junto con las bacterias presentes en nuestra piel, se mezclan con el sudor, provocando que los poros se inflamen, surgiendo así el temido acné. Para evitar este problema, es importante secar siempre la piel con una toalla limpia, aplicar productos libres de aceites, e incrementar los alimentos antioxidantes como la sandía y los tomates, puesto que ayudan a prevenir imperfecciones en la piel.

Gtres

Quemaduras

El mejor consejo para evitar quemaduras solares es la prevención. Preparar el cuerpo antes de la exposición al sol, así como mantener un cuidado constante durante las horas de mayor incidencia evitarán las famosas quemaduras. ¿Qué hacer para prevenirlas? Aplicar protección solar SPF 50, buscar lugares con sombra y alimentar tu piel con lácteos (yogures, leches o quesos), puesto que contienen vitaminas A y B, que favorecen la renovación de la piel y mantienen nuestro metabolismo a raya.

Tras la exposición solar, la aplicación de un buen aftersun es obligatorio. En MujerdeElite te proponemos apostar por un aftersun casero de melón completamente natural. Solo tienes que hacer una pasta de melón muy maduro con ayuda de la batidora. Puedes utilizarlo tanto en el rostro como en cualquier zona enrojecida del cuerpo.

Picaduras de mosquito

El enemigo de las noches de verano. Las picaduras de mosquito son un problema muy frecuente que puede dejar la piel llena de marcas y heridas antiestéticas. Evitar la presencia de estos insectos es tarea complicada, no obstante, para mantener alejados a los mosquitos de tus veladas al aire libre, prueba a colocar en lugares estratégicos unos paños empapados en esencia de lavanda o eucalipto.

Afortunadamente, existen remedios caseros eficaces contra las molestias de las picaduras: hinchazón y picor constante. Dormir con mosquiteras reducirá el riesgo de picaduras, así como colocar un cuenco con vinagre en la habitación, una solución repelente totalmente ecológica, segura y económica; pero si ya es tarde, pasar cubitos de hielo o limón por la picadura calmará el picor, así como el vinagre de manzana y la miel, puesto que tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Para desinfectar las picaduras de mosquito o cualquier otro insecto, humedece la zona y aplica un poco de sal. La hinchazón disminuirá.

Además, ante la picadura de algún insecto, frota la zona con un diente de ajo. Desinfectará la picadura con rapidez y desaparecerá.

Picaduras de avispa

Para evitar que las avispas se acerquen, sólo tienes que poner sobre un platito medio limón en el que pinches unos clavos de especia.

Para minimizar los efectos producidos por las picaduras de estos insectos, utiliza vinagre común, sin más, hasta tener asistencia médica si fuera preciso.

Irritación

Para mantener la piel perfecta, en verano el uso de métodos de depilación es mayor que en otras épocas del año. Sin embargo, caemos en el error de exponernos directamente al sol después de pasar la cuchilla o las bandas de cera, produciendo piel irritada y molesta. Para evitarlo, es conveniente esperar 24 horas antes de la exposición solar, mantener la piel hidratada y exfoliada correctamente y evitar productos que contengan alcohol.

Si tu piel presenta irritaciones, granitos o eccemas por reacciones alérgicas propias de los cutis sensibles, puedes calmar y suavizar la dermis empapando una gasa en una infusión de té rooibos y extendiéndola durante unos minutos. Para evitar el picor de los eccemas y acelerar su curación, aplica directamente un algodón empapado en leche sobre la zona afectada.

Temas relacionados  ››