Orgasmo femenino: la guía definitiva que toda mujer debe conocer

Sus beneficios, curiosidades desconocidas, mitos y falsas creencias, las causas y consecuencias de fingir orgasmos, los trucos infalibles para llegar al clímax... Te lo contamos absolutamente todo en esta completísima guía del orgasmo femenino, todo un regalo de la evolución que debe dejar de verse como un tabú.

   14/2/2019 - 7:02 12m 34s
Stoyblocks

El orgasmo es el placer más saludable que una mujer pueda procurarse cada día sola o acompañada. Esa experiencia sublime de intenso placer, no sólo físico, sino también emocional, debería estar incluida en las rutinas diarias, como cepillarse los dientes o ducharse ya que se trata de uno de los mejores ejercicios para el suelo pélvico que puedas realizar.

El orgasmo femenino no tiene, realmente, ningún tipo de función biológica. Se ha especulado con la posibilidad de que las contracciones del útero pudieran servir para ayudar a los espermatozoides a llegar al óvulo. Sin embargo, se trata de una teoría que no está del todo demostrada. “Una vez leímos que el orgasmo femenino es simplemente un regalo de la evolución porque el clítoris es el único órgano de nuestro cuerpo cuya finalidad única es proporcionar placer. Curioso, ¿verdad?”, cuentan las sexólogas del centro Ishtar. Lo mejor de todo, es que además de placer, nos proporciona múltiples beneficios, fíjate:

Los beneficios del orgasmo

  1. Durante un orgasmo se producen de cinco a quince contracciones por segundo, involuntarias y rítmicas, de los músculos del suelo pélvico, la vagina, el útero y el esfínter anal.
  2. Ya en la fase de excitación se produce una mayor lubricación e irrigación sanguínea de los tejidos del suelo pélvico. El clímax aumenta el ritmo cardiaco, la frecuencia respiratoria, la presión arterial y la circulación, lo que ayuda a oxigenar las células de todo el organismo.
  3. El orgasmo es una de las pocas maneras de ejercitar el tono de la musculatura involuntaria (el 80% del suelo pélvico), que no se ejercita con los ejercicios de Kegel o contrayendo voluntariamente estos músculos. Los fisioterapeutas recomiendan a las mujeres tener un orgasmo cada 3 o 4 días para mantener el suelo pélvico completamente sano y en forma.
  4. El orgasmo es la primera recomendación para tratar de evitar la atrofia vaginal o vaginitis en la menopausia o tras pasar por una histerectomía.
  5. Cuantos más orgasmos disfrutes, su intensidad irá aumentando, cuanto más ejercites tu suelo pélvico con orgasmos, más intensos serán éstos…

Pero además…

  1. Levanta el ánimo: libera endorfinas, dopamina y oxitocina, hormonas que ayudan a aumentar la felicidad y disminuir la ansiedad, la depresión, hacen crecer la  autoestima y la confianza emocional se fortalece.
  2. Mejora el descanso: la liberación de endorfinas es un sedante natural, promueve un descanso reparador y elimina por completo el insomnio.
  3. Agilidad mental: hacer sudokus, aumenta la actividad cerebral en determinadas regiones, pero un orgasmo lo hace en la totalidad de este órgano, ya que en el clímax un flujo de sangre riega el cerebro, aportado nutrientes y oxígeno.
  4. Piel rejuvenecida: durante el orgasmo aumenta considerablemente la circulación sanguínea y se bombea oxígeno hacia la piel, lo que hace que gane brillo y se eliminen toxinas. Así que descubrirás un cutis luminoso, fresco y libre de impurezas.
  5. Da vida: la revista British Medical Journal asegura que existe una “fuerte correlación entre orgasmos y la tasa de mortandad; los orgasmos no sólo ayudan a parecer más joven, sino también a alargar la esperanza de vida".
  6. Analgésico natural: Un estudio liderado por Beverly Whipple, prestigiosa sexóloga, afirma que “cuando una mujer se masturba para alcanzar el orgasmo, la resistencia al dolor aumenta un 74% por ciento”.
Agencias

Curiosidades que no conocías sobre el orgasmo femenino

¿Es posible llegar al orgasmo solo con la mente? ¿Se puede alcanzar el clímax sin estimulación? Eyaculación femenina, ¿mito o realidad? Desvelamos curiosidades que seguro no conocías relacionadas con el orgasmo de las mujeres:

  • Orgasmo sin estimulación. Es posible alcanzarlo. Existen los orgasmos espontáneos que pueden surgir en cualquier situación del día. Los más conocidos son los que ocurren en sueños.
  • Orgasmos mentales o neuro-orgasmos. Los que surgen con ayuda de nuestras propias fantasías. Nuestro principal órgano sexual es el cerebro, nunca hay que olvidarlo. El orgasmo se origina en el cerebro, por eso es posible alcanzarlo sin estimulación genital.
  • El orgasmo actúa como analgésico. Se acabó la excusa del dolor de cabeza, pues como hemos comentado antes, el orgasmo actúa como analgésico. Esto es debido a la liberación de oxitocina, una hormona analgésica o la hormona del amor, como es más conocida. La buena noticia es que no hace falta esperar al orgasmo, la hormona se libera desde el comienzo de la relación erótica, e incluso cuando pensamos en sexo.
  • El orgasmo femenino dura más en relación al masculino. El promedio de una mujer es entre seis y diez segundos, el del hombre entre cuatro y cinco.
  • El clítoris, gran protagonista. La mayoría de las mujeres llegan al orgasmo sólo a través de la manipulación del clítoris.
  • La experiencia importa. Los orgasmos suelen mejorar con la edad. ¡No todo iba a ser malo!
  • El cuándo también importa. El mejor momento para tener orgasmos es durante el periodo.
Storyblocks

Los principales mitos sobre el orgasmo

El mundo de la sexualidad no permanece ajeno a las falsas creencias y mitos. En este campo, uno de los temas que más controversia genera es el orgasmo, sobre el que aún existen muchísimas leyendas. Es muy importante diferenciar qué afirmaciones sobre el sexo son verdaderas y cuáles son producto de la imaginación. Nos lo cuentan desde LELO, ¡toma nota!

  • Existen dos tipos de orgasmos, vaginales y clitorianos: este es, seguramente, el mayor mito que existe sobre el orgasmo femenino. Es totalmente falso que existan dos tipos de orgasmos, ya que el clitoriano es el único tipo de orgasmo que las mujeres pueden experimentar, desmintiendo así la existencia del orgasmo vaginal. De hecho, la estimulación del clítoris (el único órgano de la fisionomía humana que tiene como única misión dotar de placer) y sus más de 8.500 terminaciones nerviosas es fundamental para que las mujeres puedan alcanzar el orgasmo, ya que 3 de cada 10 mujeres declaran necesitar estimulación del clítoris durante el coito para alcanzar el orgasmo.
  • El orgasmo sólo puede alcanzarse por medio de la penetración: nuevamente, nos encontramos ante una afirmación falsa, basada principalmente en la naturaleza coitocentrista que tienen las relaciones sexuales en la actualidad. Sin embargo, cabe destacar que en muchos casos la penetración ni siquiera es necesaria para alcanzar el orgasmo, puesto que la estimulación de las zonas más destacadas del mapa erógeno de la mujer (como por ejemplo lóbulos de las orejas, cuello y el ya mencionado clítoris) puede hacer que la mujer experimente un orgasmo sin necesidad de la penetración. El orgasmo se da en el cerebro, lo que significa que sólo hay un orgasmo y distintas formas de provocarlo. La genitalización del sexo es un paso atrás, puesto que el cerebro es el órgano sexual más potente, así que potenciar las fantasías sexuales a través de susurros o caricias es una buena opción para alcanzar el orgasmo.
  • La masturbación reduce los orgasmos en pareja: otra falsa creencia algo extendida indica que la masturbación femenina, ya sea de forma manual o mediante el uso de juguetes eróticos, reduce las posibilidades de alcanzar el orgasmo al tener relaciones con la pareja. De hecho, es justo al revés. La autoexploración es una forma de adquirir experiencia y de conocerse mejor a uno mismo y su propio cuerpo, ya que sabes qué es lo que te hace sentir placer y qué no. Además, gracias a este conocimiento previo, las relaciones sexuales en pareja serán más placenteras, ya que puedes guiar a tu compañero en busca del orgasmo.
  • Alcanzar el orgasmo depende del tamaño del pene: el tamaño del pene, a pesar de lo que mucha gente pueda pensar, apenas tiene incidencia a la hora de alcanzar el orgasmo. Tan sólo el primer tercio de la vagina y el final (el cérvix) tienen sensibilidad, por lo que el resto apenas siente. Por tanto, el tamaño del pene no es imprescindible para dar placer a la mujer.
  • Hay mujeres que son multiorgásmicas y otras no: rotundamente falso. A pesar de lo que se pueda pensar, todas las mujeres tienen la capacidad de encadenar más de un orgasmo, por lo que no existen “mujeres privilegiadas” en este sentido. Sin embargo, cabe destacar el hecho de que esta respuesta sexual requiere “trabajo”. La edad y la experiencia, así como la autoexploración juegan un papel determinante en la consecución de orgasmos múltiples. Además, es fundamental difundir el mensaje de que ni hombres ni mujeres deben convertir la "multiorgasmia" en el objetivo último de las relaciones sexuales.
  • El embarazo es época de sequía: no existen estudios que demuestren que durante el embarazo no se pueda practicar sexo y, por tanto, experimentar orgasmos. En condiciones normales, una vez alcanzada la adultez, no existe ninguna etapa vital en la que no se recomiende experimentar orgasmos. De hecho, disfrutar del sexo y experimentar orgasmos durante el embarazo es beneficioso tanto para la madre como para el bebé, puesto que genera serotonina (hormona de la felicidad) y ayuda en las labores del parto al trabajar el suelo pélvico.
  • Los orgasmos tienen fecha de caducidad: ni muchísimo menos. La llegada de la menopausia da lugar al nacimiento de otro falso mito: la desaparición de la capacidad para experimentar orgasmos. El deseo y la capacidad no desaparecen nunca, aunque sí que disminuye la lubricación en las mujeres con la llegada de la menopausia. Sin embargo, este es el menor de los males, puesto que con un hidratante íntimo ya tenemos todo lo necesario para disfrutar del sexo y de los orgasmos sin importar la edad que marque nuestro DNI.
Storyblocks

Fingir orgasmos: causas y consecuencias

Otro aspecto a destacar en nuestra guía del orgasmo es el hecho de fingirlos. ¿Son placenteras tus relaciones sexuales? ¿Llegas siempre al orgasmo o en ocasiones lo finges? Estas son preguntas muy personales que la gente normalmente elude o responde con la frase: “Sí, son muy satisfactorias”. La acción de fingir orgasmos es llevada a cabo mayormente por mujeres, aunque cada vez son más los hombres que se suben a este carro, como nos comentan desde la Unidad del Suelo Pélvico de la Clínica del Dr Rozalén.

¿Por qué se finge un orgasmo? ¿Qué consecuencias tiene simularlos? Estas son algunas de las razones que llevan a fingir un orgasmo:

  1. Miedo a herir al compañero. Este es uno de los motivos principales por los que se finge un orgasmo, miedo a que la pareja se sienta poco querida o poco atractiva.
  2. Hábito sexual. Otra de las causas que puede llevar a fingir un orgasmo es que las relaciones sexuales se vuelvan algo completamente previsible y que no constituyan nada novedoso ni apasionante.
  3. Miedo al rechazo. Algunas personas consideran que si no tienen un orgasmo en sus relaciones sexuales son menos hombre o mujer y les causa temor no dar la talla y que la otra persona les rechace.
  4. Aumentar la propia excitación. Hay estudios que avalan que existen personas que fingen sus orgasmos porque les resulta algo morboso y muy placentero.
  5. Falta de entendimiento en la pareja. El no saber decir: “no, ahora no me apetece” es otra de las causas más extendidas por las que se finge un orgasmo. Ya que fingir un orgasmo y aparentar haber tenido una relación sexual muy fogosa es la solución rápida para evitar una posible discusión en la pareja.

Pero como todas las acciones, fingir los orgasmos también acarrea sus consecuencias… A continuación, algunas de las más extendidas:

  1. Ansiedad. Lo que se hace cuando se finge un orgasmo es pensar una cosa y hacer otra. Esta oposición hará que, de repetirse varias veces, el sujeto pueda llegar a tener problemas de ansiedad, al no casar sus actos con sus pensamientos.
  2. Baja autoestima. El tener una relación sexual sin que apetezca provoca que el sujeto se esté privando de su derecho a elegir y que esté suprimiendo algunas de sus emociones, el hacerlo de forma continuada puede comenzar a hacer mella en su autoestima.
  3. Anorgasmia. Otra de las consecuencias de fingir el orgasmo es que a medida que uno finge orgasmos cuesta más llegar al verdadero clímax.
Agencias

Los trucos infalibles para llegar al orgasmo según las sexólogas

Y llegamos al final de nuestra guía del orgasmo femenino con unos trucos infalibles para alcanzarlo con éxito:

  1. Déjate llevar. Lo más importante es no obsesionarse con la idea de llegar ya. Disfrutar de la relación sin obsesionarse. Olvídate de todo y deja que tu mente fantasee, y sobre todo, aparca tus inseguridades y tus miedos.
  2. Conócete y explórate. La masturbación es el mejor camino para saber qué y cómo te gusta. Con esto podrás guiar a tu pareja y hacerle partícipe de lo que realmente te excita. Comunicación, no esperes a que tu pareja adivine. No te olvides de explorar la zona del periné ya que ahí confluyen numerosas terminaciones nerviosas que, al ser acariciadas, producen sensaciones muy placenteras.
  3. Posturas pro-orgasmo. Existen algunas posiciones que favorecen la consecución del orgasmo durante la penetración. Estas posturas son aquellas en las que se estimula el clítoris. La más fácil es aquella en la que la mujer se sitúa encima del hombre con movimientos de rotación más que de vaivén. Prueba diversas posturas y movimientos hasta encontrar aquel que te facilita el orgasmo.
  4. ¿Conoces el punto U? Se encuentra entre los labios mayores y el inicio de la vagina. Es una zona altamente sensible, ¡búscala!
  5. ¡Bordea! Estimula las regiones más sensibles poco a poco y baja la intensidad cuando se acerque el clímax (o incluso detenerla) para comenzar de nuevo. El placer irá ascendiendo y el orgasmo será más intenso y rápido.
  6. Fantasea, fantasea y fantasea. El cerebro es nuestro órgano sexual más potente. Recuerda, la imaginación es tu mejor aliada.
Temas relacionados  ››  

Te puede interesar