¡Consigue un abdomen plano y sexy!

Por: Mariola Báez Verdú

¿Quieres presumir de un abdomen liso y tonificado? No es tan difícil. Una alimentación equilibrada y unos sencillos ejercicios harán que estés encantada de enseñar tu ombligo.

Consigue un vientre plano
Gtres
Es una de las zonas del cuerpo más propensa a que la grasa se acumule estropeando la silueta con los antiestéticos "michelines". Pese a esta realidad, no es cierto que mantener la barriga "a raya" requiera durísimas tablas de abdominales. Una dieta sana y variada, algo de actividad aeróbica (paseos, bicicleta, natación, baile, etc) y unos ejercicios específicos y eficaces conseguirán devolver la firmeza al vientre, tonificando con suavidad los músculos abdominales.

Hay que hacer hincapié en que si lo que quieres es obtener una figura armoniosa y sin barriga, los temibles abdominales no bastan por sí mismos porque están indicados para trabajar una zona corporal muy concreta. Para que resulten más efectivos (y no se limiten a muscular esa área concreta) han de ir acompañados de una actividad que ponga en movimiento todo el cuerpo. Practicar deportes como la natación, la gimnasia de mantenimiento, el aerobic, o el tenis, entre otros, al menos tres veces en semana, hará que estés en forma y que las grasas no se acumulen.

Si además consideras que tu barriga empieza a necesitar ejercicios específicos para que luzca lisa y tonificada, puedes crear tu propia tabla de abdominales teniendo en cuenta los siguientes consejos:

1. Tendrás que trabajar los tres grupos musculares que dan forma al abdomen (inferiores, superiores y oblicuos).

2. La constancia es fundamental para obtener resultados. Es preferible realizar sesiones cortas, de entre 20 y 30 minutos, que una de más de una hora que te dejará exhausta y sin ganas de volver a intentarlo.

3. Inicia los ejercicios de forma progresiva. Los músculos deberán adaptarse poco a poco a la nueva actividad. Empieza haciendo cada movimiento 3 - 5 veces y a medida que tu cuerpo responda, aumenta el número de repeticiones hasta un máximo de 15.

4. Cuida que la postura sea la correcta cuando realices los distintos ejercicios para evitar lesiones y conseguir la máxima efectividad. Cuando hagas abdominales tumbada boca arriba, la zona lumbar debe estar totalmente apoya en el suelo y, a la hora de elevar el torso, debes procurar no doblar la cabeza, manteniendo la barbilla hacia el techo.

5. Controla la respiración. Inspira en el momento de relajación y expira cuando estés realizando el máximo esfuerzo.

6. Entre ejercicio y ejercicio acuérdate de hacer algún movimiento para relajar la zona.
Tabla de ejercicios para un abdomen plano y sexy
Gtres

Ejercicios eficaces con los que confeccionar tu propia tabla

1. Tumbada boca arriba, con los brazos pegados al cuerpo, las palmas hacia abajo y las piernas estiradas. Sube las piernas de forma progresiva hasta que formen con tu cuerpo un ángulo de 90º, parando unos segundos en los 30º y 60º. Descansa cuando las tengas totalmente en vertical y vuelve a bajarlas con las mismas "paradas". (trabajarás especialmente los abdominales inferiores).

2.
Partiendo de la posición anterior, eleva las piernas hasta la vertical y realiza el movimiento de pedalear (hacia adelante y hacia atrás) durante unos segundos. Si estás en forma, eleva la zona lumbar (sujetando las caderas con tus manos) y pedalea (combinarás abdominales y movimiento aeróbico).

3.
Tumbada boca arriba con las piernas (rodillas) flexionadas y ligeramente separadas y las manos detrás de la nuca. Sube el tronco sin llegar a la vertical y vuelve a descender lentamente (trabajarás especialmente los abdominales superiores).

4.
Partiendo de la posición anterior, realiza el mismo movimiento pero intentando tocar con el codo derecho la rodilla izquierda y viceversa.

5.
Nuevamente tumbada boca arriba, estirada y con las manos a lo largo del cuerpo. Haz tijeretas con las piernas, elevando primero una y luego la otra con movimientos cortos y rápidos (a escasos centímetros del suelo). Tras descansar unos segundos, repite el ejercicio pero con tijeretas cruzadas, es decir, pasando una pierna por encima de la otra.

6.
De pie, con las piernas juntas y los brazos estirados por encima de tu cabeza. Ve doblando el tronco intentando tocar, con la punta de los dedos de la mano, tus pies. No fuerces el movimiento, llega hasta donde puedas y "rebota" con suavidad.

7. Partiendo de la posición anterior pero con los brazos a lo largo del cuerpo. Dobla las rodillas hasta ponerte en cuclillas intentando mantener el tronco recto. Vuelve a subir lentamente.

8.
También de pie pero con las piernas separadas y los brazos en cruz. Intenta tocar con la punta de los dedos de la mano derecha, el pie izquierdo y viceversa (trabajarás especialmente los abdominales oblicuos).