Buscar

El dolor de cabeza: tipos, causas, síntomas y tratamientos

Aprende a reconocer el tipo de dolor de cabeza que sufres. Todo sobre los síntomas, causas que lo provocan y los tratamientos recomendados. El porcentaje de mujeres que sufren regularmente dolores de cabeza se está incrementado, su incidencia es mayor entre los países desarrollados, se estima que 6 españoles de cada 10 sufrimos dolor de cabeza, y las mujeres son las primeras víctimas de esta desagradable dolencia.

   actualizado el 13/8/2020 - 8:17 15m 34s
Gtres

Resulta muy extraño encontrar a alguien que no haya sufrido jamás un dolor de cabeza, pues es una de las afecciones más comunes. El 90% de la población sufre cefaleas o migrañas ocasionales y entre un 10% y un 20% las padece crónicamente.

No todos los dolores de cabeza son iguales, algunos son sólo el síntoma de alguna enfermedad y otros constituyen por sí mismos verdaderas enfermedades. El dolor de cabeza, ya sea leve o serio, debe ser tratado por el especialista y observar cuándo ocurre, en qué momento y circunstancia, aprendiendo a reconocerlo y así colaborar con el especialista en la búsqueda del remedio adecuado.

Nos detendremos primero en la "migraña", dolor de cabeza que afecta a una gran parte de la población.

La migraña

Se trata de un dolor de cabeza persistente y palpitante en el que se siente como si un martillo interior nos fuera destrozando poco a poco la cabeza. Su molesto y doloroso "golpeteo" o "latido" empeora al menor esfuerzo físico y cualquier movimiento que se realice es un verdadero calvario.

Cuando una migraña es muy intensa puede provocar náuseas e incluso vómitos, además de dejar a quien lo padece con una sensibilización a la luz y a los ruidos extrema, por lo que si alguien vocifera cerca puede ser terriblemente molesto. En ocasiones viene acompañada de temblores, manos frías y mareos.

Una crisis de migraña puede durar desde unas horas hasta días.

No se transmite genéticamente

La migraña no es forzosamente hereditaria, pero sí que se trata de un asunto familiar y se extiende por unas familias más que por otras. Generalmente si los padres sufren de migrañas con frecuencia, probablemente los hijos la sufran, esto se debe a que se trata de un mal relacionado con los hábitos de vida, tipo de alimentación, carácter… a pesar de que no se transmita genéticamente.

Causas de las migrañas

Las causas de esta dolencia no están claras, aunque es un hecho que la migraña afecta mucho menos a los hombres que a las mujeres y un denominador común entre los migrañosos es la "ansiedad".

Otros factores como el estrés, dormir demasiado, saltarse comidas, permanecer en ambientes con mucho ruido, los cambios de tiempo y de presión atmosférica pueden desencadenar una crisis de migraña.

Dolor de cabeza - Gtres

También el consumo de alimentos como el queso curado, chocolate, ahumados, vinagre, aditivos como el "glutamato monosódico", vino y licores, pueden resultar negativos y agravar la dolencia. En concreto, el chocolate negro y los quesos curados contienen sustancias "aminas vasoactivas", responsables de la cefalea por su efecto vasoconstrictor, por tanto, deberían evitarse o consumirse en pequeñas dosis en aquellas personas propensas a sufrir dolores de cabeza. Algunas bebidas también favorecen el dolor de cabeza, la leche, el vino, la cerveza y las bebidas alcohólicas en general, contienen las mismas sustancias. Además, deberían evitarse los embutidos y las espinacas por su contenido en "nitritos", sustancias que igualmente pueden desencadenar cefaleas.

Por otro lado, padecer dolores de cabeza, confusión mental e incluso falta de coordinación, pueden indicar sensibilidad al gluten. Varios estudios revelan que eliminar o disminuir la ingesta de gluten, presente en alimentos como el trigo, cebada, centeno, avena... reduce estos síntomas en adultos sensibles a dicha proteína.

En las mujeres, se da la "migraña menstrual", provocada por la fluctuación de los niveles de estrógenos que se producen en torno a los días de menstruación u ovulación.

Asimismo, la píldora anticonceptiva puede producir migrañas, si se nota un empeoramiento o agravamiento de la dolencia, conviene consultar con el ginecólogo/a.

Tratamientos naturales en migrañas comunes

  • Bolsas de hielo.
  • Permanecer tumbado o ligeramente recostado con los ojos cerrados en una habitación oscura, sin ruido y con una temperatura agradable.
  • El "espliego o lavanda", planta utilizada desde hace 300 años para tratar el dolor de cabeza es una opción natural que además combate la depresión leve. Su dosis recomendada en infusión será de 3 tacitas diarias después de cada comida (5 gramos por taza o 30 gramos/litro). También es una de las plantas más recomendadas y efectivas para su aplicación externa. Bastará aplicar el aceite esencial de lavanda, mezclado con unas gotas de aceite de almendras o aceite de oliva en las sienes mediante un suave masaje con las yemas de los dedos de forma circular. Se conseguirá aliviar el dolor de cabeza de forma muy efectiva, principalmente si se aplica justo en el momento en que se comienza a sentir dolor.
  • El "Omega 3", ácido graso que reduce el proceso inflamatorio que acompaña a la migraña.

Tratamientos farmacológicos en migrañas comunes

  • Analgésicos potentes bajo prescripción médica.
  • Consultar con el especialista una medicación periódica como tratamiento de base preventivo.

En el caso de la migraña menstrual, se prevendrá restringiendo el consumo de sal durante el período y realizando algo de ejercicio. El especialista podrá valorar la toma de ciertos medicamentos tales como ergotamina o progestágenos dos semanas antes de la menstruación.

Otros tipos de dolores de cabeza

Síntomas, causas y tratamientos

Gtres

Jaqueca alérgica

  • Congestión nasal, ojos acuosos y tiernos son sus síntomas más comunes.
  • Las alergias estacionales provocadas habitualmente por pólenes son la principal causa de este tipo de jaquecas.
  • Los antihistamínicos o las inyecciones-vacunas neutralizantes bajo prescripción médica constituyen un tratamiento eficaz.

Jaqueca de artritis

  • El dolor en la parte trasera de la cabeza y cuello acompañado con inflamación de las articulaciones y músculos son sus síntomas.
  • La causa de esta jaqueca no está clara, pero probablemente derivada de un agarrotamiento de los músculos con objeto de defenderse del dolor.
  • Los tratamientos más indicados suelen ser los antiinflamatorios o analgésicos y relajantes musculares.

Malestar febril

  • Dolor de cabeza generalizado que se desarrolla durante la subida y permanencia de la fiebre.
  • La causa es una infección y el dolor de cabeza se produce por la dilatación de los vasos sanguíneos de ésta.
  • El tratamiento recomendado será la toma de aspirina o paracetamol y antibióticos en las dosis adecuadas.

Resaca

  • Dolor de cabeza palpitante, acompañado en ocasiones de náuseas e incluso vómitos.
  • La causa es el consumo de alcohol, el cual provoca dilatación e irritación en los vasos sanguíneos, produciendo así el dolor de cabeza.
  • La ingesta de abundante líquido y fructosa conseguirá aminorar los efectos del alcohol.

Dolor de hambre

  • Dolor de cabeza que se produce cuando por alguna razón se retrasa la toma de alimentos o se salta una comida.
  • Un bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia) es la causa.
  • El tratamiento no es otro que comer algo ligero, preferiblemente bajo en azúcar y alto en proteínas. Prevenirlo es tan sencillo como regular hábitos y horarios de comidas, al igual que mantener una alimentación rica en proteínas e hidratos de carbono de lenta absorción.

Dolor de sinusitis

  • Se trata de un dolor opresivo sobre las fosas nasales, acompañado generalmente con fiebre, mucosidad y congestión nasal.
  • Pueden provocar esta dolencia las infecciones y pólipos nasales.
  • Los descongestionantes o antibióticos con prescripción médica se encuentran entre los tratamientos habituales, pero dependiendo de la gravedad del caso, el especialista valorará una posible cirugía para drenar las fosas nasales.
    Estrés - Fotolia

Dolor de estrés

El dolor de cabeza más común es el causado por la tensión, el estrés o el cansancio, denominado como "cefalea tensional", y el número de mujeres que lo padece va en aumento debido al ritmo de vida actual.

La gran mayoría de personas que sufren este tipo de dolor de cabeza, se sentirían mucho mejor con la modificación del estilo de vida. También es posible prevenir los episodios evitando el estrés o aprendiendo a convivir de un modo más relajado con él, entendiendo las situaciones que lo ocasionan y poniéndolas remedio.

Cuando la cefalea ya se ha iniciado, los masajes suaves en el cuello, los hombros y la cabeza pueden ser de gran ayuda, así como acostarse y relajarse durante algunos minutos con la luz apagada.

  • Dolor sordo, constante y opresivo que aparece en bandas alrededor de la cabeza (sienes) y se advierte presión en el cuero cabelludo y cuello.
  • La causa es el estrés y la depresión en la mayoría de casos.
  • Asegurar un descanso suficiente, el uso de analgésicos con prescripción médica, aplicación de bolsas de hielo, antidepresivos, masajes, practicar ejercicio al menos 3 veces por semana y técnicas de relajación, así como ayuda psicológica (psicoterapia), se encuentran entre los tratamientos recomendados. Además, la infusión de pasiflora (Passiflora incarnata) es ideal para aliviar el estrés y la tensión muscular asociada que contribuye directamente al dolor de cabeza.

Dolor traumático

  • Se trata de un dolor constante, ya sea de forma local o generalizada.
  • Suele aparecer meses después de recibir algún golpe fuerte en la cabeza.
  • El tratamiento generalmente se basará en antiinflamatorios, analgésicos y/o antidepresivos bajo prescripción médica.

Fatiga ocular

  • Característico dolor frontal en los ojos o sobre ellos, producido generalmente por un sobreesfuerzo visual.
  • El músculo del ojo se desequilibra y aparece el dolor.
  • Normalmente mejorando las condiciones de visión la dolencia desaparece, si no es así, es necesario y conveniente consultar al oftalmólogo.

Cefalea en Racimos

Fotolia
  • Segundo tipo de cefalea primaria más frecuente tras la migraña que también se denomina la cefalea “suicida” por el dolor tan intenso que experimentan quienes la padecen.
  • La cefalea en racimos se diferencia de otros tipos de dolor de cabeza por las características de sus crisis. Los afectados presentan dolor de gran intensidad, de inicio rápido, unilateral y generalmente alrededor del ojo o la sien. Las crisis suelen acompañarse de síntomas en la región ocular, generalmente lagrimeo, caída del parpado, enrojecimiento… y/o nasal, principalmente congestión o secreción.
  • La cefalea en racimos también se caracteriza por crisis que se presentan con una sorprendente puntualidad, con un predominio vespertino y/o nocturno (en el 73% de los casos).
  • El dolor puede aparecer varias veces al día y casi siempre a la misma hora. Los ataques (aunque extremadamente dolorosos) tienen una duración relativamente breve (de 15 a 180 minutos).
  • Los pacientes alternan periodos sintomáticos y asintomáticos. Es decir, se pasa de no tener dolor de cabeza a tener episodios diarios o casi diarios durante semanas o meses. Cuando los ataques de dolor de cabeza aparecen de forma ininterrumpida durante más de un año sin remisión o con remisiones menores a un mes, estamos hablando de una enfermedad crónica.
  • La cefalea en racimos puede comenzar a cualquier edad, aunque es más frecuente en individuos entre la tercera o cuarta década de la vida, y predomina en varones. Se diagnostica cefalea en racimos a 2 o 3 hombres por cada mujer, y las diferencias son mayores cuando se trata de formas crónicas, ya que afectan con aún mayor preponderancia al género masculino.
  • El consumo de alcohol y tabaco, o cambios en el patrón de sueño o en la alimentación puede precipitar los episodios de cefalea en racimos. Por lo tanto, como parte el tratamiento de la enfermedad, los pacientes también tendrán que intentar controlar los posibles factores desencadenantes.
  • Generalmente, además de que traten de evitar ciertos factores desencadenantes, como el alcohol o la siesta, el paciente necesitará un tratamiento sintomático -habitualmente oxígeno, dada su eficacia, bajo coste y escasos efectos adversos- y ciertos tratamientos de transición y preventivos.
Dolor de cabeza - Gtres

Dolor de cabeza por el cambio de hora

Tanto la modificación horaria que tiene lugar en verano como la que se realiza para cambiar al horario de invierno, provoca ligeras alteraciones en nuestras rutinas diarias que, aunque para una gran parte de la población son prácticamente imperceptibles, no lo son tanto para aquellas personas que padecen alguna enfermedad neurológica. Y es que los cambios en los horarios de comidas, de sueño o en el número de las horas que dedicamos a dormir, y que se ven modificados por el cambio horario, afectan especialmente a personas que padecen cefaleas, epilepsia, trastornos de sueño o enfermedades neurodegenerativas.

En el caso de las cefaleas, los cambios horarios en las rutinas diarias son una de los principales causas del dolor de cabeza. "El cerebro de una persona que sufre dolores de cabeza es hipersensible a cualquier cambio, por muy lógicos o momentáneos que parezcan. Por eso, una de las principales recomendaciones que hacemos a nuestros pacientes es que intenten mantener el mismo ritmo de comidas y sueño durante todos los días de la semana. Algo complicado de llevar a cabo si se producen cambios de horario, bien por la adaptación a los horarios de verano o invierno, o cuando realizamos viajes a países con distinta franja horaria", explica el Dr. Jesús Porta-Etessam, Director de la Fundación del Cerebro.

Por otra parte, la variación del ritmo de sueño, sea por exceso o por defecto, también se reconoce como desencadenante de crisis de dolor de cabeza. Y en el caso de la migraña, aún se hace más patente: un 35% de las personas que padecen migraña consideran los cambios en los tiempos de sueño como el principal desencadenante de sus crisis. "La mayoría de las personas, cuando duermen más o menos de lo habitual, al despertarse, suelen experimentar una ligera cefalea que suele desaparecer cuando iniciamos nuestra actividad. No obstante, en una persona predispuesta a tener dolor de cabeza, esto puede evolucionar en el desarrollo de una crisis", señala el Dr. Jesus Porta-Etesam. "Y en estos días, en los que nuestro cerebro aún se está habituando al cambio de horario, es muy habitual que durmamos más o menos de lo habitual y que surjan este tipo de trastornos".

En todo caso, lo habitual es que los efectos del cambio horario solo duren unos pocos días. Normalmente una persona tarda una media de entre 2 a 7 días en adaptarse al nuevo horario, que es lo que necesita el cerebro para reajustar su actividad y que nuestras funciones corporales y nuestra conducta sea la adecuada en cada momento. "Nuestro cerebro tiene mecanismos para autorregularse mediante un sistema hormonal y de neurotransmisores, vinculados sobre todo a la luz, y que son los que marcan los ciclos para tener sueño, hambre, etc.", explica el Dr. Jesus Porta-Etesam. "Aunque es verdad que no todos los días del año tenemos las mismas horas de luz, habitualmente este cambio es muy gradual, lo que permite a nuestro reloj interno ajustarse sin dificultades, pero si los cambios son más bruscos -como ocurre cuando se produce el cambio horario- la adaptación puede ser más difícil".
 
Los estudios que se han realizado hasta la fecha indican que, en personas sanas, niños y ancianos son los segmentos de la población que más dificultad tienen para adecuarse al nuevo horario porque las estructuras cerebrales encargadas de regular el ciclo vigilia-sueño se adaptan peor a los cambios. Para evitar los efectos secundarios derivados del cambio de hora es recomendable reajustar poco a poco el horario de comidas y sueño, evitar siestas, comer y cenar ligero, evitar el consumo de alcohol, cafeína y nicotina y hacer ejercicio.

Si el dolor de cabeza empeora con el calor, atenta a estos consejos

Cefalea - Fotolia

En verano, con la inevitable llegada de las altas temperaturas, los episodios de cefalea y migrañas pueden agudizarse notablemente desencadenando crisis intensas, pues aunque resulte paradójico, el descenso del ritmo vital, el aumento de horas de sueño y otros cambios que se producen en verano y durante las vacaciones, pueden generar estrés en aquellas personas propensas a sufrir dolores de cabeza.

Si en verano sueles padecer dolores de cabeza intensos con más frecuencia, resultará muy útil tener en cuenta los siguientes consejos y recomendaciones, te ayudarán a mantener a raya el dolor de cabeza a pesar del calor:

  1. Sigue una dieta variada y equilibrada en vitaminas y minerales, baja en sal y rica en proteínas e hidratos de carbono de lenta absorción. Además, procura comer siempre a la misma hora y evita saltarte comidas o retrasar la toma de alimentos.
  2. Evita mascar chicle. El movimiento continuo de la mandíbula al mascar chicle puede favorecer la contractura muscular y producir dolores de cabeza.
  3. El estrés y la falta de sueño son grandes aliados del dolor de cabeza, oblígate a relajarte y practica técnicas de relajación si es necesario para conseguir un descanso óptimo, sin embargo, no te excedas, dormir demasiado puede provocar dolores de cabeza.
  4. Las malas posturas pueden producir dolor de cabeza. Debes mantener la espalda recta y la cabeza erguida.
  5. El ejercicio físico moderado es una buena medida contra el estrés, responsable en numerosos casos del dolor de cabeza. Procura practicarlo regularmente. Además, si el dolor de cabeza aparece y no es muy intenso, hacer ejercicio suave puede ayudar a aliviar el dolor, especialmente en casos de cefalea tensional.
  6. Los días de calor intenso, evita tomar el sol de forma prolongada y asegúrate de llevar la cabeza cubierta.
  7. No debes olvidar llevar siempre contigo la medicación habitual para controlar las crisis y tomar los analgésicos prescritos por el médico al inicio de los síntomas, será más eficaz.
Te puede interesar
Estrés: causas, síntomas, consejos y técnicas para aliviarlo

Estrés: causas, síntomas, consejos y técnicas para aliviarlo

Relaja tu cuello en casa con los mejores ejercicios y automasaje

Relaja tu cuello en casa con los mejores ejercicios y automasaje

Los mejores alimentos, suplementos y plantas contra el estrés ¡acaba con él!

Los mejores alimentos, suplementos y plantas contra el estrés ¡acaba con él!

Temas relacionados  ››