Cómo lavar, hidratar y proteger el pelo en verano

Descubre con los sencillos consejos que te ofrecemos, cómo debes lavar, hidratar y proteger tu pelo en verano para que luzca radiante. Incidimos especialmente en un correcto lavado del cabello, pues es clave para minimizar los daños que se pueden llegar a producir en tu melena en verano, optimizando la calidad del pelo mucho más de lo que imaginas. Tu melena soñada cada vez estará más cerca de convertirse en realidad.

   actualizado el 22/7/2021 - 22:26 7m 35s
Fotolia

Cuando llega el verano no podemos olvidar los cuidados que requiere el pelo para mantenerlo sano, fuerte y brillante toda la temporada. Una correcta protección, un adecuado lavado y una óptima hidratación son las tres premisas básicas para cuidar el cabello en verano. Y es que, durante el verano el pelo se resiente con mayor intensidad que el resto del año. El sol, el agua del mar y los productos químicos con los que se trata el agua de las piscinas son, entre otros, factores externos que inciden negativamente en la salud del cabello.

El Dr. Juan Ruiz Alconero, director de la clínica Capilae y experto en patología del cabello, espera que con estos consejos consigamos proteger y mantener la salud del pelo en verano, un órgano que tendemos a olvidar en esta época del año. "Cada vez hay más concienciación sobre la protección del cabello y del cuero cabelludo de cara al verano, sobre todo, porque en el mercado van surgiendo más protectores de sol para el pelo y hay más información, pero todavía hay una serie de prácticas perjudiciales que hay que tratar de evitar", señala.

Los protectores solares para el pelo, esenciales

Los protectores solares específicos para el cabello, lo mantienen hidratado y forman una capa delgada e impermeable que lo mantiene protegido de la sequedad y las alteraciones que pueden producirse en el color gracias a sus añadidos en vitaminas, aminoácidos, aceites, proteínas y filtro solar.

Geles

Las versiones en gel, muy suaves e incoloras, son la opción ideal para cabellos grasos, muy finos y cortos. Perfectos cuando se quiere lucir un peinado estilo mojado o definir mechas para ir arreglada y proteger a su vez el cabello de la desecación provocada por la exposición solar, el viento, el agua salada y el cloro.

Cremas y aceites

Las versiones en crema o aceite enriquecidos, aunque no son grasos, penetran en la fibra capilar y están especialmente indicados para cabellos secos y quebradizos, nutriéndolos en profundidad, proporcionando una suave definición y aportando brillo extra.

Lociones fluidas

Los fluidos son muy ligeros y altamente nutritivos, recomendables especialmente para cabellos largos y abundantes con tendencia a la sequedad. Con su utilización la melena se vuelve más sedosa, más fácil de desenredar y peinar.

Spray

La versión en spray destaca por su facilidad y comodidad de uso, siendo muy recomendables para cabellos semilargos y largos que no presentan problemas claros de deshidratación ni fragilidad. El resultado final es muy natural, flexible y sin apelmazar, previniendo la sequedad y la pérdida de color en un cabello sano y equilibrado.

  • Modo de uso: Extender o nebulizar dependiendo el producto elegido de forma uniforme sobre el cabello seco o mojado antes de exponerlo al sol, siendo recomendable insistir en medios y puntas. Distribuir por todo el cabello con ayuda de un peine de púas y renovar la aplicación cada 3-4 horas mientras dure la exposición al sol.

Así, para cuidar nuestro cabello al máximo durante la temporada estival, toma nota de las siguientes recomendaciones:

Gtres
  1. Aplica un protector solar para el cabello 20 minutos antes de la exposición, repitiendo la aplicación cada 3-4 horas o siempre que se moje.
  2. Aclarar el pelo en profundidad tras bañarse en la piscina o en la playa para eliminar los restos de cloro o salitre.
  3. Dejar secar el pelo antes de utilizar gorros o sombreros para evitar que se abra y se caiga.
  4. Utilizar un champú suave -incluso de forma diaria- para reparar los efectos del sol, el cloro y el salitre.
  5. Aplicar mascarillas hidratantes para nutrir el pelo y el cuero cabelludo, logrando evitar la sequedad excesiva.

"Son consejos muy sencillos, fáciles de recordar, que seguro beneficiarán a nuestro cabello. En esta época solemos tener algo más de tiempo para nosotros mismos, así que no hay que olvidarse de cuidar el pelo, para así estar preparados ante el otoño cuando se producirá un mayor nivel de caída", concluye el Dr. Juan Ruiz Alconero.

Claudia di Paolo

El lavado del cabello en verano, paso a paso

Para mantener el brillo de la melena y la sequedad a raya en verano, minimizando los daños y consiguiendo una melena suave y brillante que reluzca bajo el sol, un correcto lavado es fundamental, llegando a optimizar la calidad del pelo mucho más de lo que imaginas. Descúbrelo con los consejos de la especialista en cosmética Claudia di Paolo:

  1. Usa agua tibia. Debe ser lo suficientemente caliente para eliminar la grasa, pero no tanto como para que dañe el cabello. Además, en verano es muy agradable la sensación de notar el agua a una temperatura más fresca.
  2. Lava el cabello siempre con champú, pero apuesta por los champús sin sulfatos. El pelo se lava con más frecuencia en verano y, muchas veces, son los propios componentes del champú los que pueden amenazar la fortaleza de la melena. Si vamos a incrementar los lavados del cabello, más vale hacer uso de champús sin sulfatos para que limpien con suavidad. Te recomendamos elegir champús específicos para después del sol, que además de eliminar los restos de sal, arena o cloro, contienen una base limpiadora muy suave que permiten usarlos frecuentemente sin agredir la estructura capilar. Además, calman el cuero cabelludo posiblemente irritado y nutren las fibras capilares.
  3. Si vas a pasar muchos días en la playa o disfrutando de la piscina, usa un champú antiresiduos al menos 1 vez a la semana para limpiar bien el pelo de sal y del cloro de la piscina.
  4. Lava siempre el cabello con la yema de los dedos mediante movimientos circulares, primero el cuero cabelludo con champú, de forma suave para no activar la producción de grasa; las zonas medias y bajas, que suelen estar secas, lávalas con la espuma que cae, frotando siempre en el sentido del pelo y no a la contra. No olvides que los movimientos deben ser en todo momento suaves y delicados.
  5. En verano se lleva una vida más dinámica y social, por lo que puedes sentirte tentada a eliminar fases, sin embargo, huye a toda costa de los “2 en 1”. Utilizar champú y acondicionador en un mismo producto impide el correcto efecto de ambos, ya que realizan funciones opuestas en el cabello. Estas soluciones dejan el pelo absolutamente mate, incluso apelmazado y sin movimiento. Utiliza champú y acondicionador en cada lavado, pero por separado y asegurándote de aclarar a fondo el cabello.
  6. Gtres
  7. Debes usar el champú adecuado para tu tipo de cabello y textura, que puede ser graso, normal, seco, fino, grueso... La clave es encontrar el champú correcto diseñado para tu cabello. Si usas el champú adecuado verás que se mantiene bonito por más tiempo.
  8. El aclarado final es una de las fases más importantes y menos valoradas en el proceso de lavado del cabello. Un aclarado perfecto entre champú y acondicionador no puede faltar, pero más importante aún es el aclarado final, que debe prolongarse hasta que el pelo rechine.
  9. Por último, es muy importante no irse a dormir con el pelo mojado o húmedo. Es lógico que durante el verano se huya del secador, pero si tienes previsto lavarte el pelo, asegúrate de que se seque al aire antes de acostarte. Si duermes con el cabello mojado o húmedo, pueden aparecer hongos que provocan la formación de caspa.

Bálsamo y mascarilla

Los bálsamos solares son indispensables tras una jornada en la playa, reequilibran y reparan el cabello debido a que son especialmente ricos en sustancias acondicionadoras que hidratan en profundidad, evitan el encrespamiento y devuelven al cabello la sedosidad y el brillo que caracteriza un pelo sano. Aplícalos tras el lavado.

Las mascarillas son tu arma para contrarrestar de forma efectiva la sequedad y fragilidad del cabello. Nutren, hidratan y reparan en profundidad la fibra capilar. En verano, empléalas al menos una vez por semana, y hasta tres veces si el cabello está muy reseco, encrespado y apagado.

Mujer de Elite
Temas relacionados  ››