Trucos de belleza y consejos dietéticos para el embarazo y postparto ¡funcionan!

Ficha los trucos de belleza esenciales para sentirte más guapa que nunca durante el embarazo, luciendo radiante en tu dulce espera. Además, los mejores consejos dietéticos durante la gestación y en el postparto para favorecer la imagen de la madre durante y tras el embarazo.

   actualizado el 20/7/2021 - 8:38 10m 13s
Storyblocks

Con el embarazo tu cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios preparándose para la gestación y para la llegada del esperado bebé. La naturaleza se pone de tu parte y comprobarás que eso que dicen sobre la belleza especial de una mujer embarazada es cierto. La piel se ilumina, la mirada irradia luz y hasta el cabello luce más bonito y vigoroso.

Es un hecho que cuando una mujer está embarazada tiene un brillo especial, en su mirada, en su rostro, en su piel, en su curvilínea figura… Pero hay que tener en cuenta una serie de cuidados básicos durante y después del embarazo para que el cuerpo no se resienta.

Gtres

Por supuesto, el primer consejo de belleza que debes seguir es mantener, en estos meses, una adecuada alimentación. Un dieta equilibrada no es sólo imprescindible para tu salud y la del bebé, sino también para que te veas radiante. Vitaminas y minerales son básicos para evitar cualquier carencia en tu organismo y en el de tu hijo. Come de todo, pero no caigas en la tentación de comer “por dos”. Frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados... sus nutrientes son esenciales para que salud y belleza vayan de la mano. No te prives de un antojo pero ¡cuidado!, estar embarazada no significa tener sobrepeso.

La correcta alimentación puede ir acompañada de algo de ejercicio moderado siempre que no exista impedimento para realizarlo (consulta a tu ginecólogo). Existen tablas de ejercicios específicos que, no sólo harán que te sientas ágil mientras mantienes a raya los kilos de más, sino que además, te ayudarán en el momento del parto.

La ingesta de agua y líquidos (al menos dos litros diarios) es otro de los consejos saludables que además contribuirán a que te veas radiante. El agua te ayudará a depurar tu organismo evitando uno de los problemas más comunes durante los últimos meses de embarazo, la retención de líquidos. Toma zumos naturales, infusiones y abundante agua y olvídate de los “típicos” tobillos hinchados o de la sensación de pesadez en las piernas.

Gtres

Por otra parte, la ingesta de líquidos resultará esencial para aportar elasticidad a tu piel, algo especialmente importante en estos meses en los que, sobre todo la zona del abdomen, se estirará de manera evidente. En este sentido, hidratar la piel de todo tu cuerpo es vital para mantenerla tersa y suave y para prevenir la aparición de las temibles estrías. Aplica diariamente una buena crema de alto poder humectante (retendrá el agua), que nutra e hidrate en profundidad y, para las zonas más conflictivas (senos, caderas y abdomen), puedes recurrir a un producto específico antiestrías. Descubre aquí las mejores soluciones contra las estrías.

El pecho es una de las zonas que más cambios experimentará en esta etapa de tu vida (aprovecha y ¡presume de escote!). Cuida tus senos de manera adecuada con cremas que ayuden a fortalecer su delicada piel. Presta especial atención al sujetador y elige el correcto (ten en cuenta que aumentarás de talla). Un buen sostén hará que te sientas bella y cómoda. Utiliza aquel que te proporcione la sujeción adecuada sin oprimir.

Relax y descanso. Son fundamentales para que tu rostro luzca espléndido. Es muy común en los primeros meses que te sientas algo cansada y que el sueño te invada. ¡Olvídate del estrés y disfruta de tu estado! Duerme todo lo que puedas y comprobarás que las ojeras o la “mala cara” son algo impensable en una embarazada.

Gtres

Además, para presumir de un cutis envidiable que irradie salud y naturalidad no descuides tu rutina diaria de limpieza, siempre utilizando una crema limpiadora no agresiva y un tónico refrescante que no contenga alcohol. La hidratante cotidiana tampoco puede faltar y una buena elección para estos meses es optar por una crema con potente filtro solar, incluso pantalla total, ya que, la aparición de manchas cutáneas pasajeras en el rostro es algo habitual durante el embarazo (en la mayoría de los casos son consecuencia de los cambios hormonales). Estos cambios pueden hacer, además, que tu piel experimente un aumento de grasa o por el contrario que se muestre más seca de lo habitual. Si detectas alguna variación, recuerda que será algo temporal pero, mientras tanto, escoge la crema que mejor responda a las necesidades cutáneas del momento.

Durante el embarazo (especialmente pasado el primer trimestre) tu pelo y tus uñas se verán más vigorosas. ¡Sácales partido! No olvides cepillar en profundidad tu melena cada mañana y cada noche antes de dormir y tal vez, sea el momento perfecto para hacerte una manicura que haga que tus manos estén más bonitas que nunca.

Gtres

Por último, en cuanto al maquillaje, no abuses. Una embarazada necesita muy poco para brillar con luz propia y, la naturalidad, es tu mejor arma de belleza.

Consejos de belleza esenciales en el embarazo

  • Las estrías: son muy complicadas de eliminar una vez que aparecen. Hay que prevenirlas con muchísima hidratación para lo que se recomienda llevar una crema hidratante específica a mano y aplicarla cuando pique un poco la piel, ese picor es la señal de que van a aparecer estrías. 
  • Dolores de espalda: siempre que el médico esté de acuerdo, lo más recomendable es un buen masaje. Tú misma puedes aliviar el dolor de espalda con un automasaje relajante usando una pelota de tenis.
  • Retención de líquidos: como consecuencia, aparecen dolores de piernas y sensación de pesadez. Para evitarlo es muy aconsejable un drenaje linfático, que debe ir siempre acompañado de mucha agua y poca sal en la dieta. Tampoco se debe abusar de los hidratos de carbono.
  • Cabello: durante el embarazo el cabello no se cae, pero tras él hay que prestarle especial atención y cuidado porque es el momento en el que este problema comienza. También puede ocurrir que aparezca pelo en zonas poco habituales por causa de las alteraciones hormonales que se sufren.
  • Manchas: aparecen con mucha facilidad durante el embarazo en forma de melasma, de un tono más oscuro y en zonas como frente, pómulos y labio superior. Lo más importante es protegerse del sol con crema protectora, si bien durante los nueve meses hay que evitar exponerse al sol. Las manchas hormonales son las más complicadas de eliminar, por lo que una buena prevención ahorrará muchos disgustos futuros.
  • Línea alba: suele aparecer alrededor del cuarto mes de embarazo en forma de mancha vertical que va desde el pubis hasta el ombligo. No podemos evitar su aparición, pero es conveniente utilizar crema protectora en esa zona y continuar aplicándose protección total hasta que no desaparezca del todo. De no ser así, la marca puede quedarse de por vida.
  • Varices y edemas: se debe cuidar la circulación sanguínea y linfática para tratar de evitar estos problemas. Si después de dar a luz se tienen varices, lo mejor es esperar seis meses como mínimo antes de comenzar un tratamiento; muchas de ellas desaparecen con el paso del tiempo.
Storyblocks

Consejos dietéticos para recuperar tu cuerpo en el postparto

Si todo va bien durante el embarazo y el ginecólogo no dice lo contrario, podemos permitirnos algún que otro capricho y flexibilizar la dieta, pero después de dar a luz, para una buena recuperación hay que ser un poco más estricta.

Los primeros kilos son más fáciles de eliminar, ya que se empieza por perder el exceso de líquido. Posteriormente hay que “atacar” la grasa y para ello se necesita más tiempo. Día tras día se va adelgazando y en unas semanas o meses, dependiendo de los kilos que se hayan cogido en el embarazo, se verá reflejada una bajada de peso de forma progresiva.

Las dietas milagro, rápidas y sin esfuerzo solo sirven para perjudicar la salud. Además es imposible seguirlas durante un largo plazo, pueden poner en riesgo la salud, provocan cansancio e incluso flacidez. Entonces, ¿cómo debe ser mi alimentación tras el parto? ¿existen alimentos prohibidos? ¿necesito tomar complementos? ¿debo ponerme a dieta rápidamente?

"Lo primero a tener en cuenta es que el peso que se ha ganado durante la etapa del embarazo no se pierde hasta los siguientes 6 o 12 meses posteriores al parto, por lo que es importante no obsesionarse con recuperar la figura, y más aún comenzar un régimen de adelgazamiento, lo que tiene todas las posibilidades de perjudicar la salud de madre e hijo", asegura la doctora Susana Monereo, especializada en endocrinología.

Storyblocks

Durante el puerperio se recomienda potenciar el consumo de nutrientes esenciales como calcio, hierro, ácido fólico, magnesio y vitaminas, ya que las necesidades fisiológicas del organismo de la mujer se ven incrementadas en este periodo, no solo con respecto al consumo habitual, sino también en referencia al embarazo, debido a la producción de leche, y es que se estima que se consumen alrededor de 700 kcal para generar 1 litro de leche materna, por lo que el aporte energético a través de los alimentos también debe ser mayor, en torno a unas 500 kcal más respecto al consumo habitual.

Según la doctora Susana Monereo, "una dieta ideal contempla 5 comidas al día, repartiendo en todas ellas todo tipo de alimentos. Estamos hablando de cereales, vegetales, frutas, productos lácteos y alimentos proteicos (carne, pescado y huevos). Conviene restringir el consumo de grasas, así lo recomendable es que la leche sea desnatada, las carnes se cocinen a la plancha o cocidas y el aceite se tome crudo. Los alimentos con fibra son nuestros grandes aliados, en especial cuando existen dificultades para comer, ya que sacian el apetito a la vez que favorecen la digestión, aunque conviene prestar especial atención al consumo de cebolla, ajo, pimiento, legumbres, espárrago, alcachofa y variedades de la col, ya que pueden modificar las propiedades de la leche materna, aunque no siempre".

Tras el periodo de lactancia, conviene volver progresivamente a la dieta habitual, pero manteniendo el consumo saludable que se ha adoptado, de hecho, los cambios en la alimentación que provoca un embarazo dan pie a mejorar nuestros hábitos.

Los alimentos a evitar tras dar a luz:

  • Azúcar
  • Bebidas gaseosas
  • Sal (muy poca cantidad)
  • Bollería
  • Grasas
  • Salsas
  • Alcohol
  • Embutidos
  • Harinas
  • Lácteos
  • Comida precocinada
  • Aceite (2 cucharadas diarias)

Trucos e indicaciones dietéticas básicas para los primeros meses después del parto

  1. Comer con moderación, hasta sentirse llena en un 70%.
  2. Masticar bien la comida.
  3. Dividir la comida en trozos muy pequeños.
  4. Dejar los cubiertos en el plato entre bocado y bocado.
  5. No ver la televisión mientras se come.
  6. Hay que tener cuidado con las cantidades (las raciones de pescado y carne deben ser de la longitud y anchura de la propia mano).
Storyblocks

Como último detalle para que el abdomen se reduzca, uno de los productos estrella son las fajas reductoras. Su uso desde el principio del postparto es muy positivo para presionar la tripa y disminuirla. Además, mediante un cinturón especial a la cadera se puede lograr reducir el perímetro incluso más que antes del embarazo si se utiliza adecuadamente.

Temas relacionados  ››