Buscar

Trucos para ahorrar en tu casa y en tu cocina ¡sin renunciar a nada!

¿Cómo ahorrar y seguir comiendo bien? ¿Cómo poner más orden en nuestras casas y evitar gastos innecesarios? Ficha estos trucos para ahorrar en tu hogar y en tu cocina ¡sin renunciar a nada!

   20/1/2019 - 5:17 4m 44s
Storyblocks

Cuando iniciamos un nuevo año casi todos nos planteamos objetivos y propósitos de ahorro para gestionar mejor el dinero y compensar el gasto que supuso la Navidad. También nos proponemos lograr más orden en nuestras casas y en nuestras vidas. Cualquier experiencia de otros nos ayuda a ponernos las pilas porque nos preocupa cómo llegaremos a fin de mes y, sobre todo, necesitamos pasar al siguiente sin que se nos descabalen las cuentas y la cabeza.

Pues bien, para evitar sobresaltos económicos sin renunciar a la rutina diaria y una alimentación saludable, pequeños gestos bien pensados harán que el nuevo año sea mucho más llevadero. Primero nos centraremos en los trucos para ahorrar y seguir comiendo bien. Toma buena nota de ellos y llévalos a la práctica:

Lista de la compra

Haz lista de lo que realmente necesitas. Déjala enfriar unos días y dale otra vuelta, seguro que eliminas cosas. No compres nada que no vaya en tu lista. Ahorrarás dinero. Persevera.

Compra alimentos de temporada

Menor impacto medioambiental, menor coste, y más sabor. Las frutas y verduras de temporada se hacen esenciales a la hora de ahorrar en el supermercado y evitar alimentos tratados en exceso con pesticidas y conservantes. Estar al día del calendario de alimentos de temporada permite comprar verduras y frutas en su punto perfecto y natural de maduración.

Compra a granel

Prioriza comprar a granel y evita mayoritariamente productos que vengan pelados y cortados. Los frutos secos a granel salen a mejor precio que comprarlos en bolsas ya preparadas. Otro consejo es aprovechar los alimentos para distintas elaboraciones: los huesos de un pollo o la parte menos comestible de las verduras, son bases perfectas para elaborar caldos o sopas que además se puede congelar para aprovechar más adelante.

Sólo una unidad de cada cosa

Acostúmbrate a comprar solo una unidad de cada cosa y estrictamente lo que necesites. El “por si acaso” no suele llegar y mientras, te has gastado dinero, los alimentos se estropean, te toca consumirlos y te ocupan espacio. Tendrás que limpiar más. Sé implacable.

Storyblocks

Pon al día la despensa, la nevera y el congelador

Puedes hacerlo cualquier mes del año, aunque enero es fabuloso para poner los marcadores a cero en todo, especialmente en los alimentos de la despensa, nevera y congelador. La segunda semana revisa todo lo que tienes almacenado y ajusta tus menús a los alimentos que van a caducar y a los que tienes abiertos y estrena la tercera semana con una compra nueva. Date esa alegría, pero siempre con tu lista, no la dejes.

Practica el “meal planning” y congela (mucho)

Practicar el “meal planning” o lo que es lo mismo, plantear menús semanales y prepararlos con antelación evitará el momento “no tengo nada de cena” que se traduce en “pedir comida a domicilio”. Además, al cocinar en grandes cantidades un día y congelar las sobras, no existen excusas para no comer sano y sobre todo, rápido.

Haz el calendario de menús cada semana o cada 15 días. Luego haz la lista de la compra; está demostrado que quienes lo hacen ahorran un 40%. No vayas de visita al supermercado; no es un museo ni una galería de arte.

  • ¡Truco! Si te sobra pan de un día para otro, o la falta de tiempo para hacer la compra te obliga a acumularlo, puedes proceder a congelarlo tranquilamente. Envuélvelo en una bolsa de plástico o en papel de aluminio y llévalo al congelador. Sácalo el día anterior al que lo vayas a consumir y deja que se descongele solo. Estará tan fresco como recién comprado.
Storyblocks

Trucos para ahorrar y poner orden en tu casa y tu armario

  1. Cada día de la semana, abre un armario, saca todo, limpia, analiza bien lo que contiene, recupera prendas que ya tenías olvidadas y trata de deshacerte de lo que no hayas usado o tengas viejo o repetido. Hazlo en la cocina, en el cuarto de baño, en la ropa blanca, las habitaciones, el trastero… con todo. En 15 días tienes los armarios a punto. Si necesitas alguna cosa será solo una, no veinte. Ya me entiendes. Persevera en el orden porque muchas veces se compran cosas innecesarias al no recordar que tienes cuatro pares guardados en ese armario revuelto.
  2. Dona en condiciones adecuadas y con estilo. Si vendes haz lo mismo. Date un plazo y si no lo vendes; dona. Sé rápida, despeja zonas y aprende a disfrutar de los espacios vacíos; tienen su belleza.
  3. Aprende a hacer listas de cosas y de las acciones que cada una de ellas necesita. Revísalas a diario. Vete tachando y pasa a la siguiente acción hasta haber completado esa “cosa”. Ahorrarás tiempo y dinero.
  4. Además, ten bien a mano el presupuesto de gastos que empezaste a trabajar en octubre y con el que te has comprometido este año. Estudia el calendario de compras y actúa.

Artículo elaborado con los consejos de Kaiku Sin Lactosa y Pía Nieto

Temas relacionados  ››  

Te puede interesar