Buscar

Aprende a ser feliz: las claves, en 12 pasos

La felicidad es el fin prioritario del ser humano. Todos buscamos alcanzarla, pero en ocasiones creemos que no depende de nosotros mismos. Descubre los pasos a seguir para aprender a ser feliz y cambia tu vida.

   actualizado el 26/12/2019 - 2:50 10m 55s
Gtres

El nuevo año llega cargado de buenos propósitos que muchas veces nacen de nuestros hábitos y comportamientos, pero pocas veces profundizamos en qué sería llevar esos propósitos a nuestro interior, al origen, a nosotros mismos.

Apuntarnos al gimnasio, aprender inglés y dejar de fumar nos ayudarán a sentirnos más atractivos, a encontrar un trabajo mejor y a estar más sanos, pero, ¿son realmente ésas las barreras que nos impiden vivir una vida más plena y feliz?

Todo el mundo quiere ser feliz, pero son pocos quienes lo consiguen. Existen infinidad de libros y estudios plagados de consejos y hábitos que nos pueden ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo, aprendiendo a tomarnos la vida con mucha más filosofía positiva.

Aunque existen estudios que desvelan que cuanto más pescado tomemos, más felices seremos, gracias a unos ácidos grasos de la familia Omega 3 presentes en este tipo de alimento, lo cierto es que también es necesario que nosotros mismos pongamos de nuestra parte para conseguir alcanzar la felicidad.

El fin prioritario del ser humano es alcanzar la felicidad, pero con frecuencia caemos en el error de creer que ésta solo depende de las circunstancias externas y ajenas que se escapan de nuestro control.

Según reconocidos investigadores de Psicología y Neurociencia, la felicidad depende de tres factores: la predisposición genética, las condiciones de vida y las actividades voluntarias. Estas últimas supondrían el 50%, por eso, la felicidad depende de nuestras decisiones diarias, nuestras actitudes, comportamientos, reacciones, emociones frecuentes…, En resumen, alcanzar la felicidad depende en gran medida de nosotros mismos.

Fotolia

"Las cosas no dejan de hacerse porque sean difíciles, sino que se vuelven difíciles porque no se hacen", reza con sabiduría un viejo proverbio oriental, que convendría tener presente a cada instante.

Los tibetanos creen que hay un reino oculto en la cordillera Himalaya, donde impera la belleza y la bondad y no hay sufrimiento. Quien tiene la suerte de llegar allí, a menudo debido al azar, debe aprovechar la oportunidad única que se le presenta y entrar en él, porque de lo contrario nunca más volverá a encontrarlo. Según cuenta la leyenda, las puertas de este mítico mundo se abren una sola vez en la vida de cada persona, y aquella que no las atraviesa quedará fuera para siempre.

Este mito enseña que la vida no espera. Si se tiene un sueño, hay que tratar de hacerlo realidad. Hay que actuar en vez de postergar. Si no se toma la iniciativa con el primer entusiasmo, difícilmente se hará más adelante.

"Encontrar un nuevo mundo, los cambios, la felicidad, requiere no sólo valor y optimismo, sino también trabajar y actuar con inmediatez", señala Reyes Ollero, terapeuta transpersonal.

"Es preferible actuar y errar cien veces, de donde siempre se aprende algo, que someterse a la rutina. Hay que descartar los factores que nos inmovilizan, como dudar permanentemente, temer que se agrave la situación, resignarse o depender de las opiniones de los demás. ¡Es ahora o nunca!", agrega la experta.

Curiosamente, y aunque parezca un contrasentido, uno de los principales enemigos de la acción es la anticipación mental de lo que podría llegar a suceder, la mayoría de las veces infundada. "Es una actitud que a menudo nos conduce a la postergación y, finalmente, a la parálisis y a no hacer ni resolver nada, porque, cuando nos situamos en un escenario futuro, pueden surgir una serie de miedos sin fundamento e irracionales, y preferimos permanecer en la inacción para no enfrentarlos", dice Ollero.

"La anticipación de determinados riesgos y peligros, nos protege y ayuda a sobrevivir, porque permite prepararnos lo mejor posible para afrontar las amenazas y activar nuestro cuerpo para responder ante una situación que compromete su seguridad", señala la psicoterapeuta.

Aleja los miedos, actúa

Cuando las desgracias que anticipa nuestra mente no se asientan en la realidad y son abstractas, exageradas o de origen desconocido, nos paralizan y limitan el disfrute de la existencia. Suelen ser memorias fotocopiadas del dolor pasado que se proyectan al futuro.

"Hay personas cuyas mentes acostumbran a crearse tensión e incertidumbre acerca de lo que pueda llegar. La continua anticipación negativa de acontecimientos dolorosos les genera un sufrimiento en el presente por lo que puede suceder en el futuro. Es un hábito mental que les quita energía y mortifica, les contrae emocionalmente y que no sirve para nada", señala Ollero.

Según la psicoterapeuta, "esta ideación tóxica puede corregirse permaneciendo atentos a nuestra corriente de pensamiento para detener a tiempo las cadenas de ideas negativas y anticipaciones de adversidades que comienzan a intoxicarnos, quitarnos vitalidad, hacernos replegar en nosotros mismos".

También es útil preguntarnos de qué tenemos miedo. Si lo que pueda suceder tiene solución, ya se la daremos cuando llegue el momento. Por el contrario, hay que volver al momento presente, en vez de ocupar la mente con ideas que no concluyen ni resuelven nada, con especulaciones, conjeturas o suposiciones que se repiten y te introducen en un círculo vicioso en el cual damos vueltas sin avanzar y seguimos en el mismo sitio. "Estoy aquí y vivo ahora", es una poderosísima frase que tiene una potente influencia espiritual cuando se recita, señala Ollero.

Según esta experta, hay un lugar sereno, donde desaparecen los problemas mentales y emocionales: el preciso instante que vivimos, el único momento en que transcurre la vida. "Si actuamos centrándonos en la conciencia del presente, nuestro desasosiego desaparece. Cuando enfocamos la atención en la vida diaria, en todo lugar y actividad -desde conducir en medio de un tráfico endiablado hasta fregar los platos en la cocina o mantener una reunión de trabajo- nos ponemos en contacto con la alegría de vivir y la paz interior", señala.

De ese modo, nuestra mente deja de viajar al pasado y el futuro. Nos ocupamos sanamente de resolver nuestros asuntos, en vez de preocuparnos enfermizamente por ellos.

Gtres

Paso a paso

Te equivocarás trazando un plan demasiado ambicioso, repleto de objetivos inalcanzables a corto y medio plazo. Así lo asegura Ata Pouramini, orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos, para quien la felicidad no se puede programar, pero a la que, con un poco de realismo y organización se puede dar un pequeño empujón.

Como primera medida, el experto recomienda ahondar en aquello que de verdad te hace infeliz. En el caso de que no puedas cambiarlo porque no dependa de ti, sí puedes modificar tu respuesta al problema, minimizando el daño que causa. Pouramini pone como ejemplo una relación de pareja rota que no podemos recuperar, pero sí tratar de olvidar llenando nuestro tiempo libre de actividades placenteras que nos ayuden a amortiguar el impacto del desamor. En el desarrollo de dichas actividades, además, es posible que conozcamos a otras personas que puedan llenar el vacío que sentimos.

Otro punto importante para ser más felices es evitar abandonar los proyectos al poco tiempo de su inicio. Para ello, es necesario tomar consciencia de que la recompensa no suele obtenerse recién comenzado el esfuerzo. Todo lleva su tiempo. Perder peso requiere el esfuerzo del deporte y de la privación de algunos alimentos que nos gusta comer. No es tarea de un día. Si abandonas, nunca saldrás del círculo vicioso de la infelicidad.

Tampoco debes olvidar, y este error es muy común, que es más sencillo fijar cada meta por separado y en diferentes espacios de tiempo. Si se consigue la primera, te sentirás más fuerte para acometer la segunda. ¿Y si fracasas? Tienes que volverlo a intentar.

Gtres

Aprende a ser feliz en 12 pasos

Es preferible la acción a la especulación. Siempre es mejor ocuparse que preocuparse. La felicidad no nos está esperando en el futuro sino en el presente. En MujerdeElite te damos las pautas y consejos con los que aprender a vivir desde quiénes somos, encontrar armonía en nosotros mismos y llevar al entorno la imagen y el impacto que nos haga sentir más cómodos. Alcanzar la felicidad es más fácil de lo que crees, ¡empieza ya a cambiar tu vida!

  1. Elige ser feliz. No dudes, la felicidad depende principalmente de ti. Entrena tu mente y conviértela en tu aliada creando buenos hábitos mentales: piensa que eres capaz de ser feliz y enfréntate a tus miedos y temores. Sé feliz cada día, no lo aplaces solo para ocasiones especiales.
  2. Quiérete. Reserva momentos para ti en la agenda semanal. Toma las riendas y dedica tiempo a cuidar tu cuerpo, reflexionar, evadirte o disfrutar en perfecta compañía.
  3. Vive el presente y valora lo que tienes. ¿Cuántas veces te descubres viviendo en tu cabeza un futuro por llegar o un tiempo ya pasado? Te estás perdiendo el presente, todo aquello que te rodea y está ahí para sentirlo y disfrutar. Regálate momentos en los que sólo exista el "ahora". Vive con agradecimiento, no estés todo el día pensando en lo que te hace falta, concéntrate en lo que tienes.
  4. Tú puedes. Si quieres algo, no te pongas barreras, para eso ya están otros o las circunstancias. Cuando pienses que no puedes, recuerda todas las veces en tu vida que has conseguido lo que te has propuesto, esta vez también puedes conseguirlo. Fíjate objetivos y define qué es lo que quieres.
  5. Mira dentro de ti. Pasas tanto tiempo buscando respuestas fuera que no te das cuenta que, muchas de ellas, están dentro de ti. ¿Vas a dejar que sigan dándote respuestas que no te sirven? Cree en ti. Dedícale más tiempo a conectar con tu interior. La naturaleza o la meditación pueden ser unos buenos elementos para el autoconocimiento.
  6. ¡Arriésgate! Dijo Albert Einstein que quien quiere resultados diferentes ha de hacer las cosas de manera diferente. Piensa en qué necesita un cambio en tu vida y arriésgate, tú decides cuánto. Invierte en experiencias.
  7. Sueña. ¿Cuánto tiempo hace que no sueñas? Date permiso, sueña, cierra los ojos y visualiza ese lugar, esa situación, esas personas. Conecta a diario con emociones positivas. No te preocupes porque la realidad sea diferente a tu sueño, saber lo que quieres te ayuda a saber qué te ayudará a conseguirlo.
  8. Perdónate. ¿Te sigues acordando de errores pasados? ¿Cosas que salieron mal? ¿Te es útil tenerlo presente? Deja de gastar energías y quédate con lo que te sirve. ¿A qué estás renunciando siguiendo así?
  9. Relájate. Intentas tenerlo todo controlado y te crispa no tenerlo. La vida tiene sus decisiones y un ritmo que no siempre está en sintonía contigo. Tómate tiempo para poder relajarte y procurar ser más flexible, improvisa y descontrola de vez en cuando, te sorprenderás de lo mucho que puede ayudarte en el camino a tu felicidad.
  10. Hazte responsable. Cada vez que eches la culpa a otra persona de algo, mírate a ti. ¿Qué parte de responsabilidad tengo? ¿Qué podría haber hecho yo de manera diferente? Ser siempre la víctima es muy cómodo, pero también muy abrumador porque nada está en tus manos. ¿Qué sería diferente si empiezas a ser protagonista del guión de tu vida?
  11. Da más. El secreto de la vida consiste en dar, te reportará mucha más felicidad que recibir. Disfruta más de tus seres queridos y pasa tiempo con ellos.
  12. Cuida tu cuerpo. El deporte o la alimentación pueden ayudarte a sentirte mucho mejor contigo misma. Llena la cesta de la compra de alimentos frescos y practica ejercicio siempre que puedas, te ayudará más de lo que crees a sentirte feliz. Además, procura hábitos de sueño saludables, ya que un buen descanso puede ser el mejor secreto de belleza, así como un hábito muy necesario para nuestro equilibrio interior.

Por último, echa la mirada atrás y apunta al menos diez cosas en el último año que has aprendido o que son dignas de celebración. Lleva esa sabiduría contigo y celebra el nuevo año siendo más grande por dentro.

Te puede interesar
¿Por qué mentimos ¿Podemos controlar la mentira

¿Por qué mentimos? ¿Podemos controlar la mentira?

Cómo superar el duelo: una ruptura, una muerte, una tragedia…

Cómo superar el duelo: una ruptura, una muerte, una tragedia…

¿Cómo y por qué volver a sonreír Descubre sus beneficios

¿Cómo y por qué volver a sonreír? Descubre sus beneficios

¡Fuera complejos! Sácate partido y aprende a quererte

¡Fuera complejos! Sácate partido y aprende a quererte

Temas relacionados  ››