Adiós al pelo enquistado (foliculitis) ¡para siempre!

Ficha las claves para decir adiós al vello enquistado y lucir una piel lisa y suave.

   actualizado el 21/8/2020 - 4:21 4m 36s
Fotolia

Casi todos hemos sufrido alguna vez las desagradables, antiestéticas y dolorosas consecuencias de tener un pelo enquistado o infectado tras el afeitado o la depilación con cuchilla, hilo o cera (según las estadísticas, el 80% de las personas se depilan de forma habitual el vello facial y corporal). Un problema tan común que afecta a hombres y mujeres de todas las edades y nacionalidades, a unos en el rostro, a otros en el cuerpo (ingles, axilas, glúteos, muslos, piernas), causando una infección que en la mayoría de los casos se hace recurrente.

¿Qué es y cómo se inicia la foliculitis (pelos enquistados)?

La foliculitis es una afección cutánea causada por la inflamación de uno o más folículos pilosos en el rostro o el cuerpo. Se inicia cuando los folículos se dañan o bloquean, normalmente por fricción contra la ropa, tras el afeitado y muy comúnmente como consecuencia de la depilación con cera, ya que muchas veces se queda pegada, obstruyendo el poro y por tanto impidiendo que el pelo salga, quedándose enquistado bajo la piel. Un problema que suele terminar en infección causada por estafilococos (bacterias que normalmente habitan en la piel), entre otras.

¿Cuáles son los síntomas de un pelo enquistado?

Se manifiesta con pequeñas pápulas y pústulas (granos con pus) en ingles, nalgas, muslos o barba, aunque puede ocurrir en cualquier otra parte de la piel, incluso en el cuero cabelludo. Suele producir inflamación, dolor leve o intenso (si hay infección y dependiendo de la zona), prurito e irritación, y es bastante molesta, aparte de antiestética.

¿Qué es la pseudofoliculitis?

La pseudofoliculitis es la inflamación de la piel alrededor de los pelos que crecen hacia dentro enquistándose bajo la piel, especialmente en la barba de los hombres. Es uno de los problemas más frecuentes tras el afeitado. Generalmente suele aparecer en hombres con una barba densa y rizada cuyos pelos tienen tendencia a curvarse y enquistarse. También puede observarse en pacientes que tienen tendencia a afeitarse en exceso y en contra de la dirección del crecimiento del cabello. La utilización de hojas o maquinillas viejas hace que la superficie de corte del pelo tenga más facilidad para clavarse de nuevo en la piel y producirla.

Depilación con cuchilla

¿Cómo prevenir el pelo enquistado?

No hay duda de que los pelos enquistados bajo la piel son un obstáculo si se desea lucir una piel sana, uniforme y suave. En la mayoría de los casos es fácil solucionar este problema con constancia y los cuidados adecuados.

La clave: exfoliación

Para que el vello no se entierre en la piel y la depilación resulte un éxito, es necesario realizar una vez por semana una exfoliación corporal que eliminará las capas de piel muerta y evitará que ésta crezca sobre el vello que comienza a salir. Emplea un exfoliante suave de gránulos, o bien un guante de crin no demasiado abrasivo. También puedes apostar por una solución exfoliante natural.

Resultado: Al cabo de 1-2 meses, si se ha sido constante y no se olvidaron las exfoliaciones semanales, el vello crecerá a ritmo normal y los pelos enquistados ya no comprometerán la belleza de la piel.

Recuerda la importancia de limpiar diariamente tu piel con jabones y geles que respeten el pH y aplicar después una loción hidratante específica.

Cuando existe predisposición se aconseja mantener una higiene adecuada con el uso de jabones yodados y antisépticos tópicos o lociones con clorhexidina en las zonas afectadas y tras la depilación. También se recomienda evitar la ropa ajustada, utilizar prendas transpirables (tipo algodón), y, en el caso de los hombres, cuidar la piel de la barba frecuentemente con productos recomendados por el dermatólogo.

Lo que nunca se debe hacer

Jamás se debe intentar sacar el pelo enquistado con pinzas o apretar con los dedos, dejará pequeñas marcas y cicatrices, además de que los poros pueden infectarse y crear así un problema mayor.

Tratamientos específicos para acabar con los pelos enquistados para siempre

Agencias

En caso de que la exfoliación no sea suficiente para acabar con el pelo enquistado, derivando en quistes o granos, será necesario recurrir a un profesional que prescriba el tratamiento adecuado. Es muy importante acudir a un dermatólogo para obtener un diagnóstico real y así evitar posibles complicaciones que puedan producir extensiones de la infección (forúnculos, quistes), quemaduras y cicatrices.

Sin duda, una solución con carácter permanente para acabar con la foliculitis es la depilación láser, ya que destruye el folículo, evitando así el crecimiento del vello.

La depilación láser consiste en producir un calentamiento sobre la matriz pilosa, que es la que se encarga de producir el vello. Con este calentamiento dañamos las estructuras pilosas, impidiendo que el folículo pueda volver a producir pelo.

La depilación láser, por un lado, evita la depilación de la zona con otros métodos no duraderos que favorecen el trauma continuo, y, por otro, al destruir el folículo, previene las lesiones desde la primera sesión. Los resultados son rápidos y muy efectivos.

Temas relacionados  ››