Buscar

Adiós al pelo enquistado

Ficha las claves para decir adiós al vello enquistado y lucir una piel lisa y suave.

1m 23s
Fotolia
Los pelos enquistados bajo la piel son un obstáculo si se desea lucir una piel sana, uniforme y suave. En la mayoría de casos es fácil solucionar este problema con constancia y los cuidados adecuados.

LA CLAVE: Exfoliación

Para que el vello no se entierre en la piel y la depilación resulte un éxito, es necesario realizar una vez por semana una exfoliación corporal que eliminará las capas de piel muerta y evitará que ésta crezca sobre el vello que comienza a salir. Emplea un exfoliante suave de gránulos, o bien un guante de crin no demasiado abrasivo. También puedes apostar por una solución exfoliante natural.

Resultado: Al cabo de 1-2 meses, si se ha sido constante y no se olvidaron las exfoliaciones semanales, el vello crecerá a ritmo normal y los pelos enquistados ya no comprometerán la belleza de la piel.

Recuerda la importancia de limpiar diariamente tu piel con jabones y geles que respeten el pH y aplicar después una loción hidratante específica.

Lo que nunca se debe hacer

Jamás se debe intentar sacar el pelo enquistado con pinzas o apretar con los dedos, dejará pequeñas marcas y cicatrices, además de que los poros pueden infectarse y crear así un problema mayor.

Tratamiento médico

En caso de que la exfoliación no sea suficiente para acabar con el pelo enquistado, derivando en quistes o granos, será necesario recurrir a un profesional  que prescriba el tratamiento adecuado.
Temas relacionados  ››