Buscar

Relajación profunda con la meditación

Relajación profunda con la meditación
3m 23s

La meditación propone un viaje a tu interior muy atractivo, una experiencia que hace posible ahondar en lo más profundo de nuestra mente con el fin de encontrar el verdadero "yo". Pero para alcanzar el conocimiento de uno mismo no hace falta ni retirarse a un monasterio budista ni encerrarse en una habitación durante horas, sólo se necesita tener una mente despierta y seguir una serie de pautas.

Aunque las técnicas más populares proceden del budismo y el hinduismo, la meditación no es por sí misma una actividad espiritual y reliosa. Para silenciar la mente existen miles de escuelas y técnicas procedentes de distintas tradiciones que producen a su vez diferentes efectos en la mente; pero en todas ellas la postura y el control de la respiración son fundamentales para alcanzar la sensación de paz profunda y armonía interior.

CÓMO LOGRAR LA TRASCENDENCIA


Un lugar
El lugar elegido para realizar el ejercicio será limpio, en un asiento firme, ni muy alto ni muy bajo, con una tela, una piel o hierba kusa encima. Siempre es mejor huir de la luz artificial.

Una postura
Existen diferentes posturas para sentarse a meditar, pero básicamente el cuerpo permanecerá erecto e inmóvil, con la cabeza y el cuello firmes, mirando fijamente la punta de la nariz y sin mirar alrededor. La postura del Loto (Padmásana), que consiste en sentar ambos pies sobre los muslos, es la que emplean los yoguis y la más adecuada para mantener la atención mental durante más tiempo, aunque su dificultad no es apta para principiantes.

Las manos
Jnana mudra, o el gesto del conocimiento, es la posición de manos que se utiliza en las corrientes hindúes. Los pulgares se unen con los índices formando un pequeño círculo, símbolo del yoga y que significa unión. Los restantes dedos se estiran relajados y el dorso de las manos se apoya en las rodillas.

La respiración
Hay que dominar nuestra inspiración (Puraka) y espiración (Rechaka), ya que éstos ritmos son un reflejo de nuestro estado mental. Cada vez que inspiramos tenemos que tomar conciencia de que la vida está entrando en nosotros, ya que retener el aliento con los pulmones llenos representa la vida y expandirla en el organismo, difundirla, percibirla en su totalidad. La espiración, sin embargo, está asociada a la tristeza y el abandono, a la muerte simbólica; por ello cada vez que espiramos tomamos consciencia de que el soplo vital sale y se aleja de nosotros.

Abstración o Pratyahara
Se trata de "aislar los sentidos", de escapar de todo lo que es externo, de toda forma material. Esa sensación, la que produce desprenderse de todo lo que nos rodea es toda una experiencia, pero no es fácil de conseguir. Sólo se puede alcanzar siendo fieles al ejercicio y muy constantes.

Concentración
Desarrollar una fuerte concentración es similar al desarrollo de la fuerza física. El objetivo es ayudar a dominar la mente hasta concentrarla en un punto concreto, ya sea un objeto o una puesta de sol.

Visualización
Ver con la mente; es lo que hacemos en el tránsito entre la concentración y la meditación se encuentra esta fase intermedia a través de la cual creamos imágenes en nuestra mente, visualizamos una situación que hace que se detengan nuestros ritmos mentales.

Meditación
Es la meta que nos fijábamos desde un principio; hemos llegado al interior. Sólo desde esta nada se puede comenzar un auténtico proceso del conocimiento.
Publicidad

Te puede interesar