Buscar

Limpieza facial paso a paso: los mejores consejos y cosméticos para tu cutis

La limpieza facial es un paso ineludible en tu rutina de belleza diaria del cutis. Descubre cómo y cuándo debes limpiar tu rostro y los productos más recomendados según tu tipo de piel.

   17/9/2019 - 2:52 6m 8s
Storyblocks

Cuidar tu piel comienza, indiscutiblemente, con una adecuada higiene, es de vital importancia si quieres preservar la belleza del cutis, ya que diariamente una gran cantidad de sustancias, propias y ajenas, se acumulan en el rostro, siendo más susceptible a las agresiones externas.

La limpieza facial es un momento decisivo en la rutina diaria del cuidado de la piel. No puedes pensar en tener un cutis radiante y libre de impurezas si descuidas este paso, o si utilizas productos poco adecuados. Tan importante es una buena higiene facial por la mañana como una eliminación total del maquillaje por la noche: esenciales ambos para tener la piel sin puntos negros ni espinillas.

Existen un montón de productos cosméticos que puedes utilizar: la leche limpiadora, los jabones naturales, los geles detergentes… Es normal que surjan dudas respecto al producto que debes utilizar, por eso queremos ayudarte a que tengas las ideas claras y ofrecerte los mejores consejos para que sepas qué producto es el que mejor se adapta a tu tipo de piel.

Gtres

Pieles secas

La dermis seca y sensible necesita ante todo hidratación. Si la piel es seca y con tendencia a sufrir tirantez o incomodidad, deberás evitar las lociones que contienen alcohol. Son excelentes las leches hidratantes y limpiadores con texturas cremosas que no necesitan aclarado y se eliminan con un algodón o un tissue sin necesidad de emplear agua. Esta recomendación es la más indicada durante los meses más fríos, que es precisamente cuando la piel está más seca. Una vez llegan temperaturas más cálidas, lo ideal es optar por limpiadores hidratantes que requieran enjuague.

Además, te vendrá genial un exfoliante suave diseñado para limpiar la piel a fondo gracias a sus microgránulos, pero no deberás hacer un uso excesivo o tu piel se resecará aún más.

Como opción al tónico, utiliza los sprays de agua termal, que eliminan los restos de producto sin producir tirantez y dejan la piel suave y confortable.

Pieles mixtas y grasas

Gtres

Este tipo de pieles necesitan una limpieza a fondo que actúe en profundidad. En este caso, deberás evitar los productos con concentración grasa o en aceite. Lo que mejor te irá serán los geles o espumas ya que son más ligeros y penetran de forma más profunda que las cremas y lociones, además de ayudarte a controlar el exceso de sebo. Para eliminar las impurezas y las células muertas puedes utilizar un exfoliante diario.

Además, para el exceso de sebo va genial el jabón de azufre, el árbol de té y los cosméticos que tengan extracto de limón o pepino. Existen en el mercado jabones antibacterianos que son perfectos en algunas ocasiones, pero al ser productos farmacéuticos es recomendable que consultes previamente con tu dermatólogo.

Cuando además la piel tiene problemas de granitos o espinillas, conviene añadir después del limpiador, un tónico facial astringente indicado para pieles grasas y con tendencia al acné. Así conseguirás eliminar cualquier rastro de impurezas en los poros. Te aconsejamos que guardes el tónico en la nevera y lo apliques bien frío en el rostro para conseguir cerrar los poros y ejercer un efecto tensor inmediato en la piel. Es un truquito muy sencillo pero realmente eficaz.

Un tónico totalmente natural y muy efectivo para combatir los problemas de las pieles grasas y el acné, es el té verde. Prepara una infusión de té verde (sin endulzar) y cuando esté fría, empapa un disco de algodón y aplica en el rostro. Te ayudará a eliminar el acné y lucirás una piel suave y luminosa dada su gran cantidad de antioxidantes.

Limpieza de noche

Cuando se trata de la higiene facial nocturna, es necesario que sepas diferenciar entre los productos más recomendados para eliminar el maquillaje y aquellos diseñados para eliminar el sebo o las impurezas depositadas en el rostro. Los geles limpiadores sirven principalmente para eliminar todo rastro de maquillaje del cutis, pero si tuvieses la piel grasa, es mejor que utilices aceite de jojoba, fantástico para combatir el acné e ideal también para eliminar el maquillaje, ¡dos en uno!

¿Por qué es tan necesario limpiar el cutis mañana y noche?

Fotolia
  1. Restos de maquillaje. La base, las sombras, delineadores, colorete… todos los productos de maquillaje deben ser eliminados a diario antes de aplicar cualquier producto de tratamiento y siempre antes de acostarte.
  2. La polución ambiental. El polvo y otras sustancias ambientales están cargadas de agentes tóxicos que se adhieren a tu piel y que deben ser retirados cada noche. De lo contrario los poros se obstruyen, aparecen granitos, hipersensibilidad y falta de luminosidad.
  3. Deshechos metabólicos. La piel acumula sustancias que impiden una correcta oxigenación y renovación de la piel. El sudor, la grasa y las células muertas que el proceso natural de exfoliación produce, son elementos que deben eliminarse a diario para que la piel respire, aunque no te maquilles.

Limpieza facial profunda en 4 pasos y en poco más de 5 minutos

Ya sabes que una buena higiene de la piel resulta imprescindible cada mañana si quieres lucir un rostro luminoso y una piel sana. Sin embargo, a veces olvidamos la importancia de hacerlo en profundidad, probablemente porque pensamos que nos llevará mucho tiempo. No hay excusas, 4 pasos en en poco más de 5 minutos y estarás lista. ¡Toma nota!

Fotolia
  • Paso 1. Limpia tu piel con un jabón neutro o de glicerina. La condición indispensable es que sea muy suave y sin perfumes, respetando tu piel.
  • Paso 2. Aplica un producto de limpieza de acuerdo a tu tipo de piel, en gel, emulsión o leche, mediante un suave masaje circular con la yema de los dedos. Aplica el producto por todo el rostro sin olvidar la línea del nacimiento del pelo, las cejas y debajo de la mandíbula. Después, retira el producto con discos de algodón desde el centro hacia fuera, o con agua tibia, según el cosmético elegido.
  • Paso 3. Tras la limpieza, aplica con un disco de algodón una loción adecuada a tu tipo de piel, refrescante, calmante, astringente…
  • Paso 4. Hidrata la piel con una crema nutritiva, hidratante o con efecto purificante, conforme a las necesidades de tu piel mediante un suave masaje hasta su completa absorción.

Resultarán excelentes aquellas opciones que incluyen protección solar para obtener tratamiento y protección en un solo gesto. De lo contrario, tras la hidratante será necesario aplicar un protector solar para el rostro aunque no sea verano, ya que tu piel necesita estar permanentemente protegida de los rayos ultravioletas.

Temas relacionados  ››  

Te puede interesar