Buscar

Colorete perfecto: qué color te favorece y cómo aplicarlo ¡los mejores trucos!

El colorete es la clave para un semblante luminoso y un aspecto fresco y saludable. Te ayudamos a elegir texturas, colores y te aconsejamos la manera adecuada de aplicarlo para un resultado perfecto y favorecedor.

   actualizado el 13/8/2019 - 15:03 5m 2s
Colorete - Gtres

Un blush para cada mujer, un blush para cada piel. Porque los coloretes también contienen texturas distintas y tienes que conocerlas todas para elegir la que más se ajusta a tus necesidades:

En polvo

  • El colorete en polvo es un clásico, la textura básica aplicada con brocha que deja un efecto aterciopelado.
  • Va bien a cualquier tipo de piel, pero especialmente a los cutis grasos y con tendencia a los brillos.
  • Es el más usado para modelar las facciones.
  • Se aplica tras empolvar el rostro.

En crema y barra

  • Los coloretes en crema son perfectos para las pieles secas, manteniéndolas hidratadas.
  • Es muy fácil de usar y el acabado resulta muy natural.
  • Se aplica con una esponja, con las yemas de los dedos o directamente sobre la piel, difuminando bien.

En líquido (fluido y gel)

  • Su principal ventaja es que se fijan perfectamente a la piel y son muy duraderos.
  • Conviene aplicar muy poca cantidad, pues su poder de coloración es intenso.
  • Se aplica con una esponjita para poder extenderlo perfectamente sobre la tez.
  • El efecto es muy natural.

En mousse

  • Lo último es la textura en mousse, una fórmula ligera, suave y también muy duradera.
  • Obtendrás un resultado muy natural en tus mejillas.

Cómo aplicar el colorete según la forma del rostro y tono del cutis

Son numerosas las técnicas que hacen del colorete una herramienta con la que esculpir las facciones y sacar partido al óvalo facial. Sin embargo, para no fallar con su aplicación, lo mejor es no excederse e iluminar las mejillas reproduciendo el tono natural que sube cuando tienes calor o te sonrojas. Para que no te equivoques y obtengas un resultado perfecto, sonríe ligeramente y aplica en la parte más sobresaliente del pómulo, desde la manzana hacia las sienes. Sobre todo, no te excedas, la regla general es iluminar las mejillas ligeramente.

Por otro lado, la regla general prescribe utilizar el mismo tono para el colorete y para los labios, pero lo que nunca falla es elegir tonos rosados para las pieles claras y tostados-anaranjados para las oscuras. Además, toma nota de estos trucos infalibles:

Colorete - Gtres
  • Óvalo redondo. Debes buscar la verticalidad, trazando un arco desde el extremo de los labios hasta la oreja y hacia las sienes, para estilizar al máximo los pómulos, logrando alargar visualmente el rostro.
  • Óvalo estrecho. Lograrás acortar tus rasgos dibujando un trazo horizontal que vaya desde lo alto de la oreja hasta el centro de la mejilla.
  • Óvalo delgado y huesudo. Aplica el colorete sólo en el centro de la mejilla y en forma circular.
  • Pieles claras. Te favorecen los tonos rosados y luminosos. También los tonos melocotón muy suaves. Conseguirás un look fresco, juvenil y vital. Evita los tonos tierra o naranjas.
  • Pieles oscuras y bronceadas. Los colores cálidos como el albaricoque te favorecerán muchísimo. También los tonos con matices anaranjados, bronces y marrones. Los rojizos, vino y burdeos aplicados sutilmente, destacarán tus pómulos de forma espectacular.
  • Pieles mate. Te favorecerán los dorados, marrones y albaricoque, evitando así los tonos muy oscuros y rosas.

Sonríe sin forzar, y sigue la línea ya mencionada una vez que ya sabes las pautas de la forma de tu rostro. Eso sí, nunca apliques el colorete cerca del contorno de ojos si presentas arruguitas en esta zona, pues las resaltarías.

Si quieres crear un efecto volumen en tus pómulos, usa un colorete dúo (con dos tonos). Utiliza el tono oscuro para delimitar el contorno de la mejilla y aplica el claro en el centro.

Los coloretes granates o rojos burdeos, resérvalos para situaciones concretas, como fiestas o eventos nocturnos especiales. Son tonos muy bonitos pero hay que saber aplicarlos bien, y sobre todo, no excederse con la cantidad.

  • ¡Truco! La remolacha puede sacarte de un apuro cuando necesitas dar color a tus mejillas y labios. Rebana una de estas raíces en crudo y aplica el zumo con un disco de algodón.

Instrumentos para aplicar el colorete

  • Imprescindible una brocha redonda y tupida para aplicar un toque de rubor en el centro de la mejilla y lograr un aspecto lozano.
  • No debe faltar una brocha lisa y plana con el contorno redondeado, es perfecta para acentuar los relieves del pómulo.
  • Ten siempre a mano una esponjita para ayudarte a extender los coloretes en crema, barra o gel.

¡Trucos para un colorete perfecto!

Colorete - Gtres
  1. Antes de aplicar el colorete sacude la brocha para retirar el exceso de producto y evitar que queden marcas sobre la piel.
  2. Si el colorete elegido es en crema o barra, aplícalo antes de que la base hidratante se absorba del todo. El resultado será una tez mucho más natural.
  3. Para graduar el tono y no arriesgarnos a colorear demasiado, maquíllate antes los ojos y los labios.
  4. Si te has excedido con la cantidad de colorete, pasa suavemente un pañuelo de papel seco o un disco de algodón por las mejillas. Si no es suficiente, pasa después un poquito de papel o algodón ligeramente humedecido. Si el exceso es leve funciona muy bien aplicar con brocha polvos sueltos translúcidos abarcando toda la zona del pómulo.
  5. Sí, es cierto que el colorete está destinado a iluminar los pómulos, pero también puedes esculpir tu rostro si das unos ligeros toques sobre la frente, el tabique nasal, el arco ciliar, en las sienes y la barbilla. ¡Pruébalo!

Para terminar, pasa las palmas de tus manos para fijarlo bien y ¡lista!

Temas relacionados  ››  

Te puede interesar