Buscar

¡Defiende a tu pelo del frío! Consejos de belleza para el cabello en invierno

Nuestro cabello afronta una dura prueba cuando llega el invierno. Sin embargo, si te apoyas en estos trucos conseguirás mantener a salvo tu pelo y lucirlo más bonito que nunca. ¡Toma nota!

   actualizado el 23/1/2020 - 1:24 7m 50s
Publicidad
Gtres

Según vamos acercándonos al final del año las horas de sol van disminuyendo, el clima cambia y nuestros hábitos alimenticios también. Esto, junto al viento o a las temperaturas extremas, cada vez más frías, afecta a la cutícula del cabello, que pierde vitalidad y elasticidad. Por ello, en esta época del año también debemos prestar una atención especial a nuestro cabello.

El frío no solo afecta a la piel, agrieta los labios o provoca cambios en el estado de ánimo, también el pelo es uno de los más perjudicados cuando llega el otoño y el invierno, afectando especialmente a los cabellos secos o con poca densidad, ya que el frío tiene un efecto vasoconstrictor que daña al cuero cabelludo.

Un cabello que se apaga con el frío

Uno de los problemas más frecuentes del pelo durante la época de frío es la escasez, o incluso ausencia, de brillo. La cutícula del cabello está constituida por placas córneas en forma de escamas superpuestas. Cuando éstas se encuentran distribuidas homogéneamente, el pelo luce con brillo.

Elegir un champú no adecuado, abusar del secador o planchas del pelo y factores climatológicos como el frío o el viento afectan directamente a estas placas, que se levantan, lo que se traduce en una falta de brillo, y al tacto podemos sentirlo áspero.

Para mantener el cabello a salvo de las bajas temperaturas que amenazan su salud y belleza, toma nota de los consejos que nos ofrecen los expertos en el cuidado del cabello de Sachajuan y Svenson:

  1. La alimentación es clave para mantener la salud del cabello. Seguir una dieta rica en vitaminas y minerales y beber mucho agua, ayuda a mantener el cuero cabelludo hidratado. Las frutas y las verduras de color verde como el brócoli y las espinacas ayudan a fortalecer el cabello por su alto contenido en vitaminas C, E y zinc. Y es que comer sano proporciona beneficios por dentro que tienen su reflejo por fuera. La ingesta de kiwi, lima, uvas verdes, pimiento verde y brócoli estimulan la microcirculación capilar, favoreciendo la oxigenación de la fibra capilar fortaleciendo el cabello y protegiéndolo de los agentes externos como el frío, gracias a su alto contenido en vitamina C. También te será útil conocer qué alimentos son efectivos contra la caída del cabello, así como la dieta a seguir para lucir un pelo fuerte, sano y brillante. Además, ficha los mejores consejos dietéticos para que tu pelo crezca más rápido.
  2. Evita a toda costa el agua caliente, pues debilita el pelo, lo vuelve más quebradizo y lo deshidrata. El calor provoca la dilatación de las escamas que conforman su cutícula, favoreciendo un aspecto deslustrado y quebradizo. Lo ideal es lavar el cabello con agua tibia. Realiza el último aclarado del pelo con agua fría.
  3. El peluquero de celebrities como Madonna o las supermodelos Kate Moss o Christy Turlington ya lo revelaron en su día, y es que aclarar el cabello con agua mineral después de aplicar el champú es muy beneficioso a la hora de limpiar los restos de agua dura y ayudar a mantener el equilibrio del pH de tu cuero cabelludo. Debes saber que el agua con cal contiene niveles más altos de calcio y magnesio, que pueden adherirse al cabello, haciéndolo más quebradizo y apagado. Además, puede afectar a la manera en la que el pelo absorbe otros productos, provocando que pierdan su eficacia. No lo dudes, si además de beberla utilizas el agua como aliado de belleza notarás una mayor hidratación y brillo en tu melena.
  4. Con objeto de reducir el encrespamiento que provoca la lluvia, la niebla y la humedad, evitando a su vez la deshidratación que se produce en esta época del año, emplea un champú nutritivo y muy hidratante, combinado con una mascarilla o un acondicionador. Te recomendamos una mascarilla casera con miel, yogur, zumo de limón y aceite de oliva. Deja que actúe durante 20 minutos en el cabello con un gorro para que el calor ayude a que penetren mejor todos los ingredientes. Esta mezcla casera también se puede usar en el rostro, se trata de una mascarilla muy nutritiva con un efecto lifting. Recuerda que es muy conveniente utilizar productos capilares que reanimen el pelo, le devuelvan el brillo y eviten el frizz.
  5. Gtres
    Los aceites capilares son indispensables para el cabello cuando llega el frío. Es aconsejable aplicar una generosa cantidad una media hora antes del lavado o una pequeña cantidad en las puntas antes y después del secado, para sellar las puntas e impedir la deshidratación. El aceite de coco es un maravilloso cosmético natural que hidrata y protege la piel y el cabello. Tiene un efecto reparador y revitalizante, ya que protege y nutre en profundidad. En cualquier época del año, pero con más énfasis en invierno, llévalo como aliado en el bolso a cualquier parte ya que tan solo aplicando un par de gotas en las manos y repartiéndolo por las puntas evitaremos el incómodo efecto frizz que produce la humedad y el aire frío. Además, utiliza un acondicionador hidratante después de cada lavado. Con el uso continuado de cremas acondicionadoras, el cabello retiene humedad y adquiere flexibilidad en el interior y brillo en el exterior.
  6. El humificador impide que el ambiente se vuelva seco debido a las altas temperaturas de la calefacción. Para ello, es recomendable tener en casa un humidificador para aumentar la humedad en el aire y que el cabello no se reseque. De ese modo, mantendremos la hidratación durante más tiempo y castigaremos menos nuestra melena con los cambios bruscos de temperatura. Un truco muy eficaz también para mantener la hidratación de la piel y evitar que se reseque.
  7. El invierno puede ser la época del año perfecta para cambiar nuestro look y que además suponga un beneficio para el cabello. Dale un descanso, sáltate la plancha, y procura dejarlo secar dentro de casa a su aire. En cambio, si vas a salir, dado que no es saludable llevar el cabello mojado, sécalo con un difusor a una temperatura media dejando que coja su forma natural y utiliza una coleta o una juvenil trenza para protegerlo del viento.
  8. Limita en la medida de lo posible el uso del secador y las planchas, ya que utilizados en exceso dañan la raíz del pelo y provocan su posterior caída. Para secar y moldear, lo ideal es elegir un secador iónico y herramientas con placas cerámicas. Estos secadores neutralizan la carga eléctrica y las superficies cerámicas provocan que el calor penetre de forma más uniforme. Además, procura evitar realizar en esta época tratamientos agresivos como los alisados o permanentes.
  9. Utiliza un perfume para el cabello. Además de refrescarlo y perfumarlo, hay algunos que contienen agentes hidratantes, protegen de las temperaturas extremas y reducen la electricidad estática.
  10. Gtres
    Aunque sea una obviedad en invierno, nunca salgas a la calle con el pelo mojado, pues el cabello expuesto a bajas temperaturas absorbe la humedad y se hiela fácilmente, algo que provoca la ruptura de las fibras capilares.
  11. Del mismo modo que se recomienda en verano, envuelve el cabello con un pañuelo de seda o satén cuando el frío es intenso. Los gorros o sombreros que se utilizan contra el frío, a veces pueden encrespar el pelo e, incluso, algunos materiales pueden llegar a dañarlo. Envolverlo en un pañuelo de seda o de satén antes de poner el gorro resuelve el problema.
  12. Aquellos días de otoño o invierno en los que el viento sea protagonista, hazte una coleta. El viento enreda el cabello y lo llena de nudos. El remedio más sencillo, especialmente si tienes una melena larga, es recogerlo en una coleta para evitar el encrespamiento y que el pelo se quiebre.
  13. No olvides visitar al peluquero para retocar el corte del cabello. Tras los efectos del verano, es de vital importancia preparar la melena para las bajas temperaturas con un corte que sanee las puntas, pues las herramientas de calor como planchas, secadores o tenacillas, las agreden aún más. También es aconsejable el uso de tónicos capilares y otros productos como la henna neutra. Esta sustancia está compuesta de moléculas afines a la queratina del cabello, por lo que lo reestructura a la vez que le aporta un plus de brillo sin agredir la cutícula.
Temas relacionados  ››  
Publicidad