Buscar

Adelgaza sin sufrir con la “Dieta Instintiva”: menú de verano y 17 consejos para no engordar

Desde la Unidad de Nutrición de la Clínica Tufet nos explican qué hacer para evitar engordar durante el verano basándose en la Dieta Instintiva: cuál debe ser el planteamiento de la dieta veraniega, cómo distribuir los alimentos en el menú diario y 17 consejos básicos que nos ayudarán a adelgazar, incluso en temporadas de excesos.

5m 15s
Gtres
Cuando llega el verano adelgazar se convierte en una prioridad, queremos lucir cuerpazo en bikini y presumir sin complejos con los estilismos más veraniegos, pero todo se complica: comidas con amigos, cenas en las terrazas, aperitivos en los chiringuitos… Aunque parezca muy difícil no cometer excesos en cuanto a la alimentación, es posible seguir disfrutando de las vacaciones de verano y a la vez cuidar la dieta.

Los nutricionistas de la unidad de Nutrición de la Clínica Tufet en Barcelona, nos explican cómo conseguir sobrellevar el verano sin cometer excesos, mientras se sigue una alimentación saludable que impedirá engordar, basándose en la Dieta Instintiva desarrollada por el Dr. Jaime Tufet.

Claves de la Dieta Instintiva de verano

Podemos adquirir nuevos hábitos de alimentación y descubrir que se puede adelgazar y/o mantener el peso siendo más feliz y sin entrar en conflicto con la comida, incluso en épocas de excesos como puede ser el verano, a través de la Dieta Instintiva.

Para Tufet, el primer paso para el planteamiento de cualquier tipo de dieta es identificar los cuatro principios elementales para adelgazar, también en verano, que son:

1. Picar: Picar es comer con sentimiento de culpa. Debes ser feliz y ordenada sin sentimiento de culpa.

2. Postres: Encuéntrate con ellos cuando los vas a disfrutar a tope. Será una o dos veces por semana.

3. Alcohol: Elige vinos tintos y champagne mejor que cervezas o licores.

4. Cenar: Es el momento clave del día. Recurre a los pescados. Todo lo que sale del agua no engorda.
Pixabay

Menú basado en la Dieta Instintiva y adaptado al verano

La base para no engordar es seguir una dieta basada en: desayunar normal, comer para no engordar y cenar para adelgazar. Y es que la distribución de los alimentos en el menú diario es también un punto clave para el mantenimiento del peso en verano.

Ficha este menú basado en la Dieta Instintiva adaptado a la época veraniega, cuyo objetivo es que disfrutes de la comida y puedas seguir la dieta sin que ésta suponga un esfuerzo, ¡sin sufrir!

Desayuno:

• Café, leche o café con leche
• Pan con jamón, queso., etc.

Media mañana:

• Fruta, yogur desnatado o cortado con hielo

Comida: (el primer plato debe ser proporcionalmente mayor que el segundo)

• Primer plato: diariamente, ensalada o verdura
• Segundo plato: 4 días a la semana, carnes; y 3 días a la semana legumbres, pasta y arroz

Merienda:

• Fruta o yogur desnatado o cortado con hielo

Cena: (el segundo plato debe ser proporcionalmente más abundante que el primer plato)

• Primer plato: diariamente, ensalada o verdura
• Segundo plato: 3 días a la semana pescado (mínimo necesario); 2 días a la semana tortilla de 2 claras y 1 yema); 2 días a la semana frutas y/o yogur.

¡Ojo con la cena! "La cena es la ingesta del día que más nos ayudará a engordar o a adelgazar. Debe ser la comida que más adecuadamente realicemos sin cometer ningún tipo de exceso", explica el Dr. Tufet. Descubre aquí los alimentos que no debes cenar si quieres adelgazar y varias ideas de cenas ligeras, rápidas y saciantes.
Pixabay

17 consejos básicos de la Dieta Instintiva para no engordar en verano

Los nutricionistas de la Clínica Tufet han elaborado una lista de reglas básicas para adelgazar, adaptadas a contextos como el verano, época en la que es habitual cometer excesos. Eso sí, olvídate de contar calorías y del sentimiento de agresión o castigo al cuerpo. La clave es recuperar los hábitos perdidos y plantear unas normas de alimentación sanas y equilibradas:

1. No usar azúcar, excepto en el desayuno.

2. No usar leche entera, usar leche desnatada y con moderación.

3. No comer helados, flanes, cremas heladas o cualquier otro producto que contenga azúcar o grasas lácteas. Sustitúyelos por helados caseros con zumos de frutas naturales.

4. No comer harinas refinadas (bollería, galletas…).

5. No comer más de dos rebanadas de pan por día (mejor por la mañana con el desayuno).

6. No comer más de 3 piezas de fruta al día, y comer la fruta siempre separada de las comidas, ya que si se consume de postre hará un efecto tapón sobre la digestión.

7. Evitar el alcohol y sustituirlo por cócteles bajos en calorías y batidos de frutas.

8. No comer patatas, arroz, pasta o legumbres en la cena.

9. Evitar los cafés demasiado fuertes.

10. No saltarse nunca una comida.

11. Intentar mantener los horarios, especialmente en época de vacaciones.

12. Aumentar la proporción de proteínas (pollo, pescado, huevos…) en la dieta, de forma más marcada en la cena.

13. Practicar ejercicio de forma regular. Aprovechar el verano para nadar en el mar o la piscina, pasear por la playa, practicar deportes acuáticos, etc.

14. Masticar la comida repetidamente y lentamente, disfrutando de lo que se come.

15. Ser consciente de lo que se come y pensar antes de hacerlo.

16. Pesarse en la misma báscula, de forma periódica.

17. Nunca tener sentimiento de culpabilidad de lo que ya se ha comido.
Temas relacionados  ››  

Te puede interesar