Combate la acidez y la digestión lenta y pesada con estos alimentos, consejos ¡y una postura correcta!

Una de cada tres mujeres sufre de digestiones pesadas y las comidas copiosas causan acidez de estómago a un 40% de españoles. Basta modificar algunos hábitos dietéticos y en el estilo de vida para superar la mayoría de problemas digestivos. Además, elegir los alimentos adecuados y cuidar la postura corporal en la mesa son claves para favorecer una adecuada digestión.

   actualizado el 27/12/2021 - 8:51 14m 54s
Storyblocks

La Navidad es sinónimo de comidas copiosas en las que solemos ingerir alimentos que no acostumbramos a comer en otros momentos del año. Deliciosos platos vuelven a nuestras mesas: turrones, polvorones, corderos, mariscos, jamón... y todo regado de un buen vino. En esta época del año, se acumulan las reuniones en las que nos juntamos para comer y beber con amigos, sin olvidar las comidas y cenas familiares de Navidad y fin de año. Excesos culinarios que pasan factura a nuestra salud digestiva. El estreñimiento, la hinchazón, los gases, el dolor y acidez de estómago, así como las digestiones lentas y pesadas son algunos de los inconvenientes que traen consigo comidas y cenas con demasiadas grasas, azúcares y bebidas alcohólicas. En definitiva, durante las fiestas desequilibramos nuestra alimentación, alejándonos de una dieta saludable. Tanto es así que, de media, se engordan unos tres kilos en estas fechas.

Los problemas digestivos más comunes de las fiestas navideñas

Los siguientes problemas digestivos son bastante habituales en este tipo de eventos. Suelen ser leves, pero muy molestos:

Acidez y ardor

Suelen ir de la mano, pues se producen por el mismo motivo: un exceso de ácido en el estómago. Después de una comida copiosa, el estómago trabaja más de lo habitual y llega a producir más ácido de lo normal. La acidez son las molestias que ese exceso causa en la parte alta del abdomen. Es habitual que el dolor se acentúe al agacharse o recostarse.

Además, es posible que los ácidos lleguen hasta el esófago. Este órgano cuenta con una válvula (llamada cardias) que se cierra para evitar que los jugos del estómago lleguen a la garganta; sin embargo, en algunas ocasiones, esa válvula no cierra adecuadamente (por ejemplo, si hay un exceso de ácido tras una digestión pesada). Cuando los ácidos llegan a la garganta, notamos esa sensación de quemazón, tanto en la garganta como en el pecho, que es lo que se denomina ardor. Estas molestias son más habituales e intensas entre personas con sobrepeso y embarazadas.

Reflujo

Otro problema muy ligado a la acidez y el ardor. Después de una comida abundante, es posible tener un sabor agrio en la boca, una sensación similar a como si la comida volviese desde el estómago. Esta molestia, junto con la acidez y el ardor, suele ser algo puntual. Sin embargo, si se convierte en frecuente (dos veces por semana o más), es conveniente visitar al médico. Por ejemplo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico causa acidez y otras molestias, por lo que estos síntomas pueden ser un primer aviso si se vuelven habituales.

Gases

Durante las comidas navideñas, hablamos mientras comemos y bebemos, y eso implica tragar mucho aire. Ese exceso de aire se acumula en el esófago y tiene que salir a través de los eructos. La acidez también puede provocar la necesidad de eructar con frecuencia. Por su parte, las flatulencias son comunes cuando se toman ciertos alimentos, como las judías, el repollo o las bebidas gaseosas.

Por otra parte, el molesto hipo son contracciones involuntarias del diafragma, un músculo situado en el abdomen. Tragar demasiado aire, tomar alcohol o bebidas gaseosas o comer mucho son algunos de los factores que lo producen.

Náuseas

En ocasiones, el escape de los ácidos del estómago hacia el esófago puede producir ganas de vomitar. Hay otros motivos por los que aparecen, como una intoxicación alimentaria, una alergia o intolerancia a algún ingrediente.

Indigestión

Es una molestia en la parte superior del abdomen acompañada de la sensación constante de tener el estómago lleno, incluso aunque no hayamos comido demasiado. La indigestión también suele acompañarse de acidez y náuseas.

Empachos

Los empachos son muy habituales en las fechas Navideñas ya que solemos comer más de lo que nuestro estómago puede procesar en condiciones normales. Lo suelen provocar, además, los alimentos con mucha grasa, las carnes, frituras, dulces, el alcohol y las bebidas gaseosas, que no suelen faltar en las mesas durante esos días. Los síntomas van desde dolor estomacal, acidez, gases, estreñimiento, diarrea, vientre hinchado, falta de apetito e incluso vómitos.

Intoxicaciones

El consumo de alimentos en mal estado, crudos o poco cocinados son las causas principales de las intoxicaciones alimentarias en las Navidades. Mariscos, pescados crudos y carnes poco cocinadas son las comidas más afectadas por virus, bacterias y parásitos, por lo que siempre es muy recomendable que seamos nosotros los que cocinemos o cozamos los mariscos, congelemos los pescados y nos aseguremos de que las carnes están bien hechas, además, siempre hay que guardar la comida que compremos en la nevera y tener mucho cuidado con las mayonesas caseras, limpiando los huevos antes de utilizarlos y desechando la que no hayamos consumido de un día para otro si ha estado mucho tiempo fuera de la nevera. ¡Mejor preparar otra!

Diarrea

Se trata de otro síntoma típico de las Navidades, normalmente es debido a las intoxicaciones alimentarias y a los cambios bruscos en la alimentación. Deberemos reponer líquidos y sales minerales bebiendo agua y zumos y recurrir a los medicamentos antidiarreicos que nos recete nuestro médico en caso de ser necesario.

Agencias

Los alimentos que ayudan a evitar problemas digestivos

Para evitar que el estómago y el intestino se resientan a causa de una “sobrecarga de trabajo”, estos alimentos ayudarán a conseguir un mayor confort digestivo:

  1. Papaya: esta fruta exótica contiene una sustancia llamada papaína, capaz de digerir tanto las proteínas animales (carnes, pescados, mariscos, queso, huevos), como las vegetales (legumbres, frutos secos), ayudándonos a digerir mejor los alimentos y a sentirnos deshinchadas. Sentará ideal en las ensaladas que se preparen para las comidas navideñas o en los postres.
  2. Alcachofa: gran aliada en la digestión de grasas, favorece la secreción de bilis, con lo que es ideal como guarnición o acompañamiento de platos con un aporte graso, como las frituras, las salsas o los quesos curados. Además, su contenido natural en inulina, ayuda a mantener una flora intestinal saludable.
  3. Alimentos integrales: son esenciales para el buen estado de la flora intestinal, por lo que en estas comidas copiosas es recomendable apostar por canapés de pan integral, para ganar en salud digestiva.
  4. Espárrago: muy característico de las comidas de Navidad, tiene un elevado efecto diurético que lo convierte en un alimento esencial para la eliminación de toxinas y reducción de la sensación de hinchazón.
  5. Calabacín: esta hortaliza contiene unas sustancias llamadas mucílagos, que le confieren propiedades emolientes (suavizantes) para el sistema digestivo. Al tratarse de un alimento fácil de digerir y con un ligero efecto laxante, resulta recomendable en caso de problemas digestivos y estreñimiento.

La acidez se puede prevenir

Si seguimos unos hábitos alimentarios adecuados y mantenemos un estilo de vida saludable, se puede prevenir la acidez de estómago. Ficha estos sencillos y eficaces consejos:

Gtres
  • Come con tranquilidad y sin prisas. Tómate tu tiempo y siempre que sea posible busca un lugar tranquilo.
  • Procura comer frecuentemente y en pequeñas cantidades. Lo ideal es no saltarse el desayuno, tomar un tentempié a media mañana, comida no demasiado copiosa, una merienda ligera, cena suave y tomar algo antes de dormir, por ejemplo un yogur.
  • No tomes los alimentos ni demasiado calientes, ni muy fríos. Lo ideal es ingerirlos a una temperatura intermedia para evitar que se irrite la pared del estómago.
  • Evita los alimentos y las bebidas que puedan agravar los síntomas, tales como alimentos grasos, fritos, el picante, chocolate, los cítricos, el tomate, el alcohol, café, té y bebidas gaseosas o con cafeína. Lo más adecuado es evitar los fritos y guisos contundentes, no obstante, si tendrás una comida copiosa donde vayas a consumir este tipo de preparaciones culinarias, procura alargarla y comer despacio masticando bien los alimentos, para ayudar a digerirlos.
  • Uno de los remedios más eficaces contra la acidez estomacal es diluir una cucharadita de vinagre de sidra en medio vaso de agua. Beber durante las comidas.
  • Cena temprano, entre 2 o 3 horas antes de acostarte. ¿La razón? Conforme se acerca la noche, las hormonas que se encargan de digerir los azúcares y los hidratos de carbono disminuyen. Eso implica que, si hacemos una gran cena muy tarde, el organismo tendrá más dificultades para digerirla.
  • Sigue una dieta saludable e intenta mantenerte en tu peso ideal.
  • Resiste las tentaciones: si fumas, intenta fumar menos o aún mejor, deja de fumar, ya que favorece la acidez.
  • Cuida el nivel de estrés.

Consejos para evitar las digestiones pesadas

Hinchazón, ardor, estreñimiento o diarrea son algunos de los síntomas más comunes de una mala digestión, un problema que padece una de cada tres mujeres españolas. Ten presentes una serie de consejos que, pasan por modificar hábitos alimenticios y estilo de vida, a fin de que tu digestión sufra lo menos posible y las digestiones pesadas y lentas no te amarguen el día:

Gtres
  • Prefiere las comidas ricas en proteínas: pescado, pollo, queso fresco…
  • Cuidado con los medicamentos. Los antibióticos degradan la flora intestinal. En estos casos y para promover una flora intestinal sana, asegúrate de consumir habitualmente alimentos ricos en inulina, una fibra vegetal prebiótica presente en la raíz de la achicoria, alcachofas, ajo, cebolla, puerros y espárragos.
  • Toma más yogur: sus microorganismos ayudan a regenerar la flora intestinal. Si lleva bífidus, mejor.
  • Aumenta el consumo de fibra (entre 30 y 50 gramos diarios) a fin de estimular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento. Para conseguirlo, elige alimentos de origen vegetal, que debes tomar la inicio de la comida (verduras, ensaladas…), para saciarte, dejando los segundos platos más calóricos para después, cuando tu apetito haya disminuido.
  • Bebe mucha agua y practica ejercicio, al menos media hora diaria, puede ser caminando, nadando, corriendo o montando en bicicleta. Ayudarás a tu digestión.
  • Viste ropa holgada. La ropa ajustada ylos cinturones apretados presionan la zona abdominal y pueden empeorar los problemas del estómago.
  • Reduce el consumo de sal. Te ayuda a disminuir la retención de líquidos y la hinchazón abdominal.
  • Evita las frituras y las salsas, pues al ser muy ricas en grasas favorecen las digestiones pesadas y lentas, así como la acidez y el ardor.
  • En un restaurante, pide cantidades moderadas, ya que una comida copiosa provocará una digestión larga y pesada. Es preferible pedir una cantidad moderada sólo para saciar el apetito y a las 2-3 horas tomar algún tentempié ligero, por ejemplo una pieza de fruta. Descubre aquí 6 alimentos ricos en fibra para frenar el hambre entre horas.
  • Cena ligero y temprano para que su digestión no cause reflujo. Tomar una infusión de manzanilla tras la cena también es muy beneficioso para favorecer la digestión.

Remedios caseros para mejorar la digestión

Si aún teniendo presentes los consejos anteriores se sufre hinchazón, dolores de estómago y malas digestiones, te recomendamos tomar estos remedios e infusiones que pueden aliviar los síntomas y hacer que sea más llevadero:

Infusión de canela

La infusión de canela es un buen remedio para estas fechas ya que alivia flatulencias y estimula las digestiones lentas. Media cucharadita de canela en polvo es suficiente, se echa en una taza de agua hirviendo y se bebe lentamente.

Jengibre

El jengibre mejora las digestiones pesadas y alivia las posibles náuseas. Un par de rodajas de jengibre fresco ayudará a sentirse mejor tras una comida demasiado copiosa y aliviará la hinchazón estomacal y los gases que pudieran producirse. Se pueden masticar directamente o prepararlas en infusión.

Un vaso de agua templada

Un vaso de agua templada ayuda a relajar el estómago y a reducir posibles inflamaciones. Si, además, la indigestión se transforma en descomposición o diarrea, beber agua a pequeños sorbos nos ayudará a reponer los líquidos perdidos.

Semillas de chía

Es conveniente en estas fiestas tener semillas de chía. Hay que dejar la noche antes un puñado en remojo y al día siguiente de la gran comilona desayunarlas con leche o agua. Ayudará a regular el tránsito intestinal de forma más rápida.

Infusión de manzanilla

Desde siempre, cuando a uno le duele la tripa se toma una manzanilla, pues para estos casos también es bueno ya que reduce la posible inflamación, relaja los músculos estomacales y hace que la hinchazón mejore, esto es debido a un principio activo llamado bisabolol.

Anís verde

El anís ayuda a reducir eficazmente los gases estomacales, así que es bueno tomarse una infusión de anís verde tras una comida copiosa.

Pimienta

La pimienta es otro de los ingredientes estrella esta Navidad, contiene piperina que estimula la secreción de jugos gástricos que hacen que la digestión se haga de una forma más fácil, así que es un buen ingrediente para los platos de estos días.

La postura en la mesa también importa

La posición corporal antes, durante y después de comer también afecta significativamente al proceso de digestión. Pedro Torreño, personal trainer de Nutrición Center, ofrece las siguientes recomendaciones:

Storyblocks
  • Antes: procura haber realizado al menos 30 minutos de ejercicio físico antes de comer, esto, junto a respirar de forma profunda entre 8 y 10 veces justo antes de sentarte a la mesa, te ayudará a comer de forma relajada y sin estrés. De este modo, se evitará ingerir alimentos de forma rápida y compulsiva, un claro condicionante de las digestiones pesadas.
  • Durante: siéntate recta y algo adelantada, es decir, próxima al extremo del asiento y sin apoyar la espalda en el respaldo. Esta postura, lejos de resultar incómoda, facilita la entrada de alimentos hacia el estómago, contribuyendo a un procesamiento ágil de los alimentos y a combatir las digestiones lentas y pesadas.
  • Después: evita permanecer sentada mucho tiempo una vez hayas terminado de comer, pero tampoco realices ejercicios bruscos hasta que se haya realizado la digestión de los productos ingeridos. Recoger la mesa, barrer o fregar los platos es una buena opción para mantenerte activa sin realizar movimientos perjudiciales para el procesamiento de los alimentos.

Remedios farmacológicos

Si las molestias son muy incómodas, una opción fácil y rápida es con la ayuda de medicamentos sin receta. Para el ardor y la acidez hay diversos productos que se encargan de neutralizar el ácido del estómago o crean una barrera protectora para impedir el paso hacia el esófago. Otra opción son las sales de frutas, un remedio conocido por todos para aliviar los problemas estomacales. También hay suplementos alimenticios con probióticos.

¿Intestino irritable?

Un estudio publicado en la revista American Family Physician, asegura que el aceite de menta puede ayudar a aliviar los síntomas del intestino irritable.

Los investigadores afirman que el 79% de los pacientes con intestino irritable que toman un suplemento de aceite de menta tres veces al día experimentan una notable mejoría. Se debe a que esta sustancia relaja los músculos gastrointestinales que producen los espasmos.

¡Cuidado! Abusar del omeprazol puede ser muy peligroso

El omeprazol es el segundo medicamento más consumido del mundo después del paracetamol. En 12 años su uso se ha multiplicado por cinco, según los datos ofrecidos por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Se trata de un fármaco inhibidor de la bomba de protones que evita la formación de ácido en el estómago por lo que protege de problemas tan comunes como la irritación por reflujo gástrico o las úlceras. También se utiliza para la protección gástrica frente a medicamentos.

Durante estos años, este medicamento ha sido prescrito de forma un tanto airada por médicos y se ha consumido de manera abusiva por los pacientes. Lo que hay que tener claro es que este protector de estómago se debe tomar únicamente cuando se necesite y no como método preventivo. Recientes estudios han comprobado que el abuso de este tipo de medicamentos impide una normal asimilación de la vitamina B12 que puede derivar en demencia, daño neurológico o anemia.

Las investigaciones confirman que las personas que durante dos o más años han tomado diariamente este principio activo, tienen un 65% más de probabilidades de tener niveles bajos de vitamina B12 que quienes no han ingerido estos fármacos de forma tan continuada. Lo aconsejable es disminuir la cantidad de ingesta del medicamento tan pronto como sea posible. Llevando un consumo responsable, no correremos el riesgo de padecer los problemas neurológicos derivados de su uso abusivo.

Te puede interesar
3 remedios caseros antiinflamatorios ¡deshínchate rápidamente!

3 remedios caseros antiinflamatorios ¡deshínchate rápidamente!

Alimentos y complementos alimenticios para no engordar y evitar las digestiones pesadas en vacaciones

Alimentos y complementos alimenticios para no engordar y evitar las digestiones pesadas en vacaciones

Consigue una figura más esbelta y gana atractivo y elegancia con una buena postura

Consigue una figura más esbelta y gana atractivo y elegancia con una buena postura

Temas relacionados  ››