Buscar

Alopecia postparto: ¿cómo recuperar mi melena?

La alopecia postparto se presenta entre el segundo y el cuarto mes tras haber dado a luz y, en algunos casos, puede prolongarse hasta un año. Descubre las claves que te ayudarán a mejorar el cuero cabelludo y a que el pelo se recupere cada vez más fuerte y sano, adaptándose a las necesidades de la nueva mamá.

4m 23s
Gtres

A lo largo de la vida, la mujer sufre diversos cambios hormonales que repercuten en el ánimo, el cuerpo e incluso en el cabello. Éste se ve afectado fundamentalmente en dos etapas más críticas, durante la menopausia y durante el embarazo, sobretodo, en el postparto.

¿Por qué se cae el pelo después del parto?

Durante el embarazo, los cambios hormonales son notables. En el comienzo de la gestación se producen altos niveles de progesterona. Más adelante el cuerpo producirá prolactina para preparar a la mujer para la lactancia. Y hacia el término del embarazo, de cara al parto, predominará otra hormona, la oxitocina.

Este desequilibrio hormonal afecta de forma positiva a la salud capilar de la mujer ya que la progesterona bloquea los receptores de andrógenos que existen en el bulbo piloso. De esta manera se evita que el folículo se atrofie y se produzca la caída del cabello.

Pero tras el parto, el proceso se revierte. Los niveles hormonales disminuyen, provocando que el cabello, que durante el embarazo ha permanecido en fase de crecimiento, pase bruscamente a la fase de caída. Las madres experimenta el efluvio telógeno del postparto que hace referencia a la caída del cabello que suele producirse de forma más acusada a partir del segundo mes después del parto dado el déficit de ciertos oligoelementos y micronutrientes, así como por la disminución del nivel de progesterona y el aumento del cortisol. Este tipo de alopecia se manifiesta entre los dos y los cuatro meses después del parto y afecta al 50% de las mujeres. El estrés postparto que sufren algunas mujeres influye negativamente, intensificando la caída.

Para mantener una buena salud capilar, el director médico de MC360, clínica especializada en salud capilar, el doctor Pablo Naranjo, aconseja evitar el abuso de acondicionadores o tratamientos anticaída, ya que algunos de sus componentes podrían ser perjudiciales durante los nueve meses de gestación. “Para tratar el cabello graso es recomendable utilizar un champú neutro, mientras que para el pelo seco se hará uso de un champú con efecto reparador pudiéndose aplicar, también, tras el lavado, una mascarilla”, señala Naranjo. Respecto a los tratamientos capilares, nunca se han efectuado tests específicos en mujeres embarazadas que evidencien la aparición de efectos secundarios relacionados, por ejemplo, con el uso de tintes. A pesar de ello, los tratamientos de alisado permanente sí están desaconsejados porque tienen en su composición sustancias no recomendadas, así como el moldeado que también está contraindicado debido a que puede alterar la estructura del cabello.

Cuidados especiales para el cabello tras el embarazo

Gtres

Los expertos de Svenson aconsejan, para prevenir los efectos negativos del embarazo sobre el cabello, seguir durante la gestación una dieta que incluya todos los nutrientes necesarios, con especial atención al hierro.

Por supuesto, no olvidar los cuidados básicos para el pelo, como son no abusar de secador o planchas, utilizar champús y mascarillas adecuadas o cepillar diariamente el cabello, entre otros.

Además, es necesario reducir el nivel de estrés tanto como sea posible. Así, practicar técnicas de relajación y llevar una dieta equilibrada que incluya frutas, verduras, pescado y frutos secos, te ayudarán a relajarte. No olvides incluir en tu alimentación alimentos ricos en hierro como la carne roja, lentejas, frutos secos, espinacas, brócoli, uvas, cereales y mariscos.

Con el fin de evitar dicha caída del pelo, el doctor Naranjo destaca que “es conveniente ingerir alimentos ricos en biotina, arginina, metionina, cistina, vitamina B6, vitamina E, hierro, calcio, yodo y zinc”. La biotina se encuentra en el arroz integral, cereales, pescado, yema de huevo y frutos secos. Por su parte, la arginina se localiza en la carne de aves, lácteos, pescados, semillas de girasol, nueces y avellanas. Por su parte, la metionina está presente en carnes, pescados, huevos, cereales y semillas de sésamo y la cistina se encuentra en carne de cerdo, carne de ave, lácteos, brócoli, avena y germen de trigo.

Tras el parto, se recomienda además someter al cabello a un tratamiento que ayude a incrementar la densidad capilar, estimulando el crecimiento del cabello y reduciendo su caída.

Svenson recomienda diferentes soluciones, dependiendo de la intensidad de la caída del cabello y de su estado (tratamientos en centro o bien productos de aplicación en casa), adaptándose también de esta manera a la nueva agenda de la mujer, dedicada casi en exclusiva al cuidado de su bebé.

Temas relacionados  ››